Reseña de “El carro de combate y su vigencia actual” de Segundo Calpena

0
755

En el número de este mes de septiembre de la revista Defensa, nos encontramos con un artículo que analiza la vigencia presente y futura de uno de los principales medios de cualquier ejército, el carro de combate. Al fin y al cabo, este arma despierta tanto críticas como alabanzas desde todos los sectores, queriendo algunos jubilarlo prematuramente.

Durante las ocho páginas, se hace un recorrido a la situación actual, con el Armata como principal instigador del desarrollo de posibles nuevos modelos. Trata a este vehículo de revolucionario en muchos aspectos, ¿pero qué aspectos pueden ser considerados como tales?

M1 Tank Test Bed.
M1 Tank Test Bed.

Lo único que podemos considerar como novedoso, y tan solo porque no hay ningún carro en servicio semejante, es la torre no tripulada. Pero este sistema es bastante antiguo, tan antiguo como la década de los 80, cuando EEUU probó un prototipo del Abrams con la misma configuración que el T-14 Armata, el M1 Tank Test Bed. Y podemos avanzar todavía un par de décadas antes de la presentación al público del T-14 e irnos a Jordania, donde bajo asistencia sudafricana, hicieron una torre similar no tripulada, la Falcon. Tampoco el sistema de protección activa Afganit es novedoso, ya que uno similar, el israelí Trophy, probado en combate con gran éxito y que lleva en servicio unos años, además de los numerosos prototipos ya muy maduros o listos que ofrecen lo mismo.

La visita a Eurosatory 2016 parece haber condicionado mucho el enfoque del artículo en lo que respecta a las novedades, ya que se centra sobre todo en las alemanas y francesas, obviando al resto de potencias de la OTAN, que como Turquía, tienen mucho que decir en materia de blindados. Al fin y al cabo, estará casi a la cabeza en número de carros si llegan a fabricar los 1.000 Altay previstos y que se van a empezar a recibir en breve. Tan solo una foto de un prototipo antiguo y una breve nota son dedicadas al modelo turco.

Carro de combate Altay, con un aspecto algo diferente al prototipo anterior, mostrado en los ejercicios militares turcos EFES-2016. Altay Main Battle Tank (c) Otokar ‏@OtokarAS
Carro de combate Altay, con un aspecto algo diferente al prototipo anterior, mostrado en los ejercicios militares turcos EFES-2016. Altay Main Battle Tank (c) Otokar ‏@OtokarAS

Del Leclerc, se afirma en el artículo que Francia lo ha sabido vender muy bien, lo cual se aleja bastante de la realidad, ya que el único comprador ha sido EAU, con unos 400 ejemplares. Bien es cierto que el francés perdió algunos concursos por no estar maduro como sus contrincantes, pero comercialmente puede hablarse de un éxito muy mediocre.

Sobre el empleo operacional del carro de combate en los últimos años, no podemos coincidir con la perspectiva del autor, según la cual “el enfrentamiento entre la OTAN y la Federación Rusa es una hipótesis lejana en tierras europeas. Las tensiones de poder, económicas o de influencias de unos y otros se han ido trasladando a otros escenarios y lugares”. Si bien no se espera un conflicto generalizado OTAN-Rusia, las tensiones de poder están más vivas que nunca. Los países Bálticos, Polonia, Ucrania, etc. temen cada día más una invasión rusa, lo que ha llevado a la OTAN a desplegar numeroso material y personal militar a la zona, con una escalada de las tensiones que han llevado a llamar a estas la Nueva Guerra Fría.

21
Torre de un T-72B3 destruido en Ucrania. Este modelo es exclusivo del ejército ruso.

La guerra híbrida, término muy de moda últimamente, a pesar de no ser del todo correcto, incluye enfrentamientos entre unidades acorazadas. Un ejemplo lo vemos en el conflicto ucraniano, donde se han dado numerosos choques entre carros de combate rusos y de Ucrania, y en los cuales eran estos últimos los que llevaban las de perder. En las ocasiones señaladas por el autor (Siria, Yemen, Brasil, etc.), estos medios actúan, salvando las distancias, como los viejos carros de infantería, pero el caso ucraniano, y una posible propagación del conflicto puede hacer que veamos más enfrentamientos clásicos entre carros.

Segundo Calpena cierra el artículo con su visión sobre la vigencia del carro. Está más que acreditada gracias a las bondades mostradas en los últimos conflictos asimétricos, donde su enorme protección ha sido una baza importante. Y en conflictos clásicos, no hay nada que indique que este medio esté desfasado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here