Tras el descaso de tres días, prosiguen su camino, abandonando Frigia, y llegando a Licaonia, la cual, por orden de Ciro, es saqueada por los soldados. Ahí la reina cilicia es escoltada por el mercenario griego Memnón y sus hombres hasta su tierra, mientras que Ciro continúa por otro camino, deteniéndose en Dana, Capadocia, donde aplasta una pequeña conjura.

Para acceder a Cilicia hay un paso estratégico, las llamadas Puertas Cilicias, el equivalente a las Termópilas griegas. El rey cilicio había ocupado el paso, impidiendo a Ciro continuar, pero al enterarse de que la flota enemiga y Menón habían llegado a sus tierras, lo abandona. Así, “el joven” prosigue hasta la capital, Tarso.

Puertas Cilicias, un difícil paso. Si un ejército tomaba las alturas era imposible atravesarlo. Para ello era necesario una flota para flanquearlo.
Puertas Cilicias, un difícil paso. Si un ejército tomaba las alturas era imposible atravesarlo. Para ello era necesario una flota para flanquearlo.

La escolta griega de la reina al parecer había sufrido el ataque de los lugareños, por lo que en cuanto llegó el grueso del ejército, se dedicaron al saqueo en Tarso. Pero pronto el rey cilicio y Ciro hacen las paces, dando una gran suma de dinero para el ejército. Ahora el problema estaba en los mercenarios griegos, que se negaban a continuar, ya que sospechaban que no iban contra los pisidas, sino contra el rey, apedreando a Clearco cuando los obligaba a marchar.

Gracias a las dotes teatrales, gran oratoria y artimañas de Clearco, consigue que finalmente emprendan el camino, ero a costa de tener que pagarles más Ciro y con la promesa de que iban a enfrentarse a un general del rey persa, y no a este. Pero todo ello a costa de perder 20 días.

Mapa del recorrido realizado hasta ahora.
Mapa del recorrido realizado hasta ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
17 × 10 =