Las PMC tienen una protagonista indiscutible, la antigua Blackwater (ahora Academi), famosa por sus más que polémicas acciones en la Irak de posguerra. Y es que este sector ha estado principalmente copado por las compañías norteamericanas, británicas y sudafricanas, pero Rusia en los últimos conflictos en los que ha estado envuelta, ha aprovechado su zona de influencia para hacer negocio. Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps

Documentación de Alexei Malyuta que le vinculaba con la PMC rusa.
Documentación de Alexey Maliuta que le vinculaba con la PMC rusa.

La presencia de mercenarios rusos en Siria saltó a la palestra cuando la documentación de uno de ellos, Alexey Maliuta, es capturada por los rebeldes en unos combates. En la documentación, aparecía como trabajador de Moran Security Group, una PMC rusa, aunque posteriormente se supo que en realidad lo era de Slavonic Corps, vinculada con la anterior. Se destapó el historial de una enorme chapuza. Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps

Crónica de una derrota anunciada

Como todas las chapuzas, desde el comienzo nada se hizo bien. Un anuncio buscando antiguos ex militares y una alta remuneración atrae a los aspirantes, que firman el contrato apoyado este sobre sus rodillas, deprisa y corriendo en la estación de tren de San Petersburgo. 4.000$ al mes, un cómodo trabajo de vigilancia de instalaciones, todo bajo la autorización del gobierno ruso y coordinado con el servicio secreto (FSB), era a todas luces una gran oportunidad para estos mercenarios. El siguiente hito fue volar a El Líbano, y acceder por tierra a Siria.

La base donde fueron desplegados estaba a camino entre Latakia y Tartús, en la cual también habían destinados reservistas sirios. Era un antiguo hipódromo, rodeado de concertina, siendo alojados en lo que habían sido los establos. En total 267 mercenarios, divididos en dos compañías, una de cosacos de Kuban, y la otra de otras zonas de Rusia.

Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps
Mercenarios rusos posando al lado de un Su-24 de la Fuerza Aérea Siria.

Sobre el terreno la cosa cambió. De ser una misión bajo el amparo gubernamental, pasaron a ser mercenarios contratados por una autoridad local bajo su cuenta y riesgo, con armamento digno de museo y una misión totalmente diferente, tomar una zona petrolífera en Deir Ez Zor, a 500 kilómetros de donde estaban. Para llegar allí deberían de pasar por zonas controladas por distintas facciones enemigas.

El armamento con que contaban era de la II Guerra Mundial o algo más moderno, pero en una situación lamentable. Cañones antiaéreos de 37mm M1939, morteros M1943, BMP-1´s de 1979, y cuatro T-72 que estaban en buenas condiciones. Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps

Primera y última operación de combate

El 15 de octubre de 2013 se prepara el convoy para tomar las instalaciones petrolíferas de Deir Ez Zor, para la cual iban a contar con un BMP-1 y los T-72, entre otros vehículos. Pero el blindado estaba en unas penosas condiciones, y los T-72 fueron sustituidos por oxidados y viejos T-62 (entregados a Siria entre los años 70 y 80) que tampoco pudieron unirse a la columna. De esta manera, partieron a bordo de autobuses y pick-ups protegidas y armadas artesanalmente. Si se suponía que iban a tener alguna ventaja en cuestión de potencia de fuego y protección sobre el enemigo, esta se había esfumado de un plumazo.

Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps
Contratista ruso al lado de las pick-ups del desdichado convoy.

Al poco de salir la columna de marcha, un helicóptero de la Fuera Aérea Siria sobrevuela a escasos del convoy por motivos desconocidos. El hecho es que se chocó contra unas líneas de alta tensión y cayó sobre los vehículos. Por suerte tan solo hubieron dos heridos, un contratista y el piloto, que fue llevado hasta el aeropuerto T4 de Homs para ser tratado, a unos 170 km de donde partieron.

En dicho aeropuerto estuvieron hasta el día 18 del mismo mes, cuando son llamados para dar apoyo a las milicias de Assad que estaban siendo atacadas por los rebeldes (de 2.000 a 6.000 según los milicianos) cerca de la ciudad de Sukhnah. Al llegar a dar apoyo a las milicias, quedaron rápidamente empantanados y empezó a ser rodeado todo el batallón, a pesar del apoyo de la artillería y de los aviones de Assad. Los contratistas rusos, al ver la situación, se montaron en sus vehículos y huyeron, contando seis heridos entre las dos compañías, dos de ellos graves. Gracias a una providencial tormenta, su huida fue ocultada y sobrevivieron al enemigo, que se había demostrado muy feroz y capaz. Fue aquí donde probablemente Alexey Maliuta perdió la documentación. Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps

Una retirada penosa

En la retirada hicieron alto en Homs, y finalmente llegaron a la base de donde habían partido. Por retirarse del combate, los sirios no los veían ya con buenos ojos, por lo que les retiraron todo el armamento pesado y finalmente, a pesar de tener firmados cinco meses de permanencia en zona de operaciones, a finales de octubre volvieron todos a Moscú. El recibimiento fue hostil, ya que todos fueron interrogados y los cabecillas de Slavonic Corps y Moran Security Group detenidos por ejercer el mercenariado. El escándalo saltó a los medios rusos y la prensa internacional. Las autoridades rusas, que en un primer momento tenían conocimiento de lo que había sucedido, tras el fiasco de la misión, tomó papeles sobre el asunto para salvar los papeles. Mercenarios rusos en Siria. El caso de Slavonic Corps

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here