La armadura impenetrable de Demetrio Poliorcetes

La eterna lucha entre la armadura y el arma, nos han dado casos curiosos, como el de Demetrio Poliorcetes, que mandó construir dos armaduras impenetrables a cualquier tipo de proyectil para poder asediar Rodas de una manera más segura.

0
2090
Demetrio Poliorcetes

Durante el asedio a Rodas (305/304 a.C.) tenemos mención de extraordinarios ingenios. La gigantesca Helépolis y el ariete-tortuga de Hegetor son los ejemplos más conocidos, pero Demetrio Poliorcetes cuidó hasta el más mínimo detalle, mandando a construir la armadura más resistente de la que tenemos noticia en la antigüedad. Su creador, un ingeniero llamado Zoilos de Chipre. Demetrio Poliorcetes

Nos encontramos ante los preparativos de un asedio de enormes proporciones, al fin y al cabo, Rodas era una ciudad ya de bastante importancia y para Demetrio era crucial su sometimiento. Para ello desplegó a 40.000 soldados de infantería, un número indeterminado de caballería, 200 naves de guerra de diversos tamaños, 170 barcos de transporte. Todo este despliegue suponía un gran negocio, por lo que hasta 1.000 naves civiles, en su mayoría comerciantes, andaban por la zona junto a una horda de piratas.

Armadura de hierro griega, 400 a.C.
Armadura de hierro griega, 400 a.C.

Si todo fue grande en este asedio, despliegue, ingenios de asedio, etc, no lo iba a ser menos el equipamiento personal de los altos mandos. Para ello recurrió a un ingeniero de Chipre, donde se confeccionaban auténticas maravillas en hierro, como la espada que regaló el rey de Citio a Alejandro Magno y que blandió en Gaugamela.

Zoilos, el ingeniero en cuestión, elaboró dos armaduras similares, una para el rey Demetrio, y otra para uno de sus lugartenientes, Alcimos de Épiro, famoso por su gran valor en el combate y fortaleza física. El peso que nos da Plutarco es de un talento (unos 25 kg.) para cada armadura, sin duda algo muy pesado. Sin embargo, si la comparamos con el peso que llevan las actuales tropas durante el combate, veremos que no andan lejos. El Modular Tactical Vest norteamericano tiene un peso de unos 15 Kg. con placas antitrauma, al cual hay que sumar el peso del casco, la mochila de combate, munición, armamento y demás complementos.

Si realizamos unas sencillas operaciones matemáticas podemos obtener el espesor aproximado de la coraza, que puede resultar útil para saber un poco más sobre su confortabilidad. Teniendo en cuenta el peso de la armadura, 25 Kg. así como su superficie, unos 0.6 m2, y la densidad del hierro, obtenemos un grosor de unos 5.7 mm. El dato así aislado no dice mucho, pero si lo comparamos con el espesor máximo de 2 mm. que solían tener las armaduras de bronce, entonces podemos hacernos una mejor idea de las dimensiones de la coraza de Demetrio Poliorcetes.

¿Por qué una armadura tan pesada? es la pregunta que puede surgir al tener en la mano el dato de un talento. Lo que pudo motivar a Demetrio para semejante extravagancia pudo ser el enorme peligro que suponía el alto número de piezas de artillería con que contaban los rodios. Tenemos un dato esclarecedor en Diódoro 20.97.2, según el cual, en tan solo una noche de combates se llegaron a recoger 1.500 dardos de catapulta. Ante esta amenaza, el hijo de Antígono Monoftalmos creyó necesario hacerse lo menos vulnerable posible, lo que nos lleva a la eterna lucha entre la coraza y el arma.

De izquierda a derecha: Oxibeles con mecanismo de tensión, oxibeles de torsión y dardo.
De izquierda a derecha: Oxibeles con mecanismo de tensión, oxibeles de torsión y dardo.

Para demostrar que la armadura era impenetrable, Zoilos hizo una demostración muy curiosa. Cogió la armadura de Demetrio (o la de su segundo), la colocó a casi 40 metros de distancia y disparó un dardo con un oxibeles, impactando de lleno en esta. Tras inspeccionarla, se comprobó que la armadura no había sido penetrada, ni siquiera deformada por el dardo, tan solo había una pequeña muesca como la que deja un punzón. La coraza fabricada por Zoilos estaba lista para ser utilizada por el rey y Alcimos.

Ironías de la vida, Alcimos cayó en combate, cuando junto a 1.500 infantes escogidos, realizó una operación en el interior de la ciudad de Rodas, cayendo junto al teatro tras recibir múltiples heridas. No sabemos si portaba su invulnerable armadura, pero en caso afirmativo, esta tan solo le sirvió para morir más agotado. La coraza sucumbía al arma. Demetrio Poliorcetes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here