Ante la decisión de no abrir la línea de producción de los F-22 Raptor, los retrasos en el programa del F-35, y con una flota de F-15 que va perdiendo su supremacía con respecto a las nuevas amenazas, Boing ofreció el año pasado a la Fuerza Aérea de los EEUU una actualización profunda del F-15, el llamado F-15 2040C.

De los 750 Raptors iniciales previstos, esta cantidad se vio drásticamente reducida a 187, suficientes para la época en la que se tomó la decisión. No habían perspectivas de otros rivales de 5° generación, tan solo Su-27 y derivados, junto a los Mig-29. Esto unido al cambio drástico del panorama internacional, con la caída de la URSS y la crisis económica rusa, justificaba la decisión, desviándose los fondos a otros programas como el F-35.

Pero a los F-22 había que sumarle la enorme flota de F-18 Hornets y SH, F-15, F-16, etc. que hacía que a los EEUU tuvieran la supremacía aérea de manera incontestable.

Nuevos aires

Rusia y China se han embarcado en varios programas de aviones de 5° generación, como son el J-20, el J-31 y el T-50. Además, han salido modelos derivados del Flanker, como el Su-35, o el 30SM, muy capaces y que ponen en duda la capacidad de los F-15 a hacerles frente con grandes garantías. Aunque un enfrentamiento entre estas potencias es muy improbable, EEUU pretende disponer tanto de la capacidad de disuasión convencional como de poder hacer frente a estos modelos presentes en otras modestas fuerzas aéreas.

Los retrasos en la entrega del F-35 hacen que la flota de 254 F-15 deba mantenerse unos cuantos años más de lo previsto, tanto en EEUU, como en otras fuerzas aéreas como la israelí. Para hacer más grande la brecha tecnológica, el F-15 2040C incorporará numerosas mejoras.

F-15 2040C

Lo que llama más la atención de esta versión es la capacidad de portar hasta 16 misiles AA. Esto se consigue gracias a unos nuevos pilones subalares cuádruples, que le permitirían una carga de misiles, el doble respecto al F-15 C, y 6 más que el Su-35 ruso.

payload-advance-eagleIncorporará un par de tanques de combustible conformables (CFTs) similares a los que porta el F-15E, para dejar los pilones libres para llevar más carga de misiles. Los CFTs del Strike Eagle llevan cada uno 2.840 litros de combustible.

Como trabajaría estrechamente con el F-22, incorpora también el sistema TALON HATE, una data link que le permitirá compartir la información entre todos los elementos que la disponen, aumentando la conciencia situacional táctica. La información aportada por el sistema IRST, radar, RWR, etc. de cada avión es compartida en red, fusionándose con la existente o permitiendo a los Raptor mantener apagado el radar y aumentar así su furtividad.

En cuanto a guerra electrónica también incorpora una sustancial mejora, el Eagle Passive Active Warning and Survivability System (EPAWSS). Este mejora significativamente la capacidad del F-15 2040C para detectar de forma autónoma y automática, identificar y localizar radiofrecuencias (RF) enemigas. Le da también la capacidad de rechazar, degradar, engañar, interferir dichas RF, así como los sistemas electro-óptico/infrarrojos (EO/IR) en ambientes A2/AD. El EPAWSS, además, es capaz de proporcionar el tipo de señal y posición de las amenazas RF basadas en tierra o aéreas, creando la conciencia situacional necesarias para evitar, anular o trabar la amenaza.

Radar APG-63 v(3). Al ser AESA, no necesita que la antena sea móvil.
Radar APG-63 v(3). Al ser AESA, no necesita que la antena sea móvil.

El EPAWSS evitará las amenazas provenientes de sistemas de guía radar e IR, detectándolos antes de que lo enganchen y disponiendo de las contramedidas adecuadas para complicarlo o impedirlo. Además de las medidas preventivas, en caso de darse el ataque, dispone de un amplio abanico de contramedidas, como son chaffs, bengalas, decoys o jammeo.

Respecto al radar, lleva el APG-63v(3), un modernísimo radar AESA que entró en servicio en el 2010. Dispone de las bondades de los AESA, a saber, menor mantenimiento, mayor fiabilidad, debido a que no dispone los elementos mecánicos móviles para mover la antena. Además, una mayor resistencia a las interferencias, rango de alcance, precisión, número de objetivos enganchados al mismo tiempo, etc. También puede interferir con bastante éxito radares menos modernos, como los PESA, y disparar a numerosos blancos muy separados entre si. El diámetro de la antena le permite llevar unos 1.500 módulos T/R, frente a los 1.100 del Super Hornet o los 1.000 del F-16 Block 60.

yourfile
IRST21 en una de sus variantes.

Como complemento al radar, el F-15 2040C llevará el IRST21, un sistema de detección y seguimiento por infrarrojos de largo alcance contra blancos aéreos. Este sistema puede aportar la imagen fusionada con el resto de sensores (radar, RWR) aumentando la conciencia situacional. Pero si se quiere operar con mayor sigilo, puede darla aislada, evitando ser detectado por los equipos RWR enemigos, y pudiendo ver sin ser visto, no afectándole las interferencias electrónicas al ser un sensor pasivo IR.

Aunque las mejoras le situan de nuevo un escalón por encima de sus principales rivales en muchos aspectos, Boing podría haber aportado alguna medida de reducción de la firma radar como en el Silent Eagle, aunque no tan drástica, ya que supondría casi un nuevo modelo de avión.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
25 ⁄ 1 =