La propaganda oficial del cristianismo nos señala a Constantino I como el visionario de la fe en Cristo. Cuentan que en un sueño antes de la Batalla del Puente Milvio, Dios le dio al emperador el símbolo cristiano de la victoria con la frase inspiradora “bajo este símbolo vencerás”. La arenga surtió efecto y su ejército aplastó a Majencio, de que las veteranas tropas de Constantino I eran superiores a las de su rival (sobre todo la caballería imperial) no se dice nada.

Legionario de la época de Constantino. Aunque en este caso no porta armadura, las tropas de esta época estaban equipadas con cotas de malla o de escamas. Porta un casco Burgh Castle y todas sus armas ofensivas. Lancea, scutvm (oval o redondo) spatha y plumbatae (dardos que se portaban en el reverso del sctutvm). Imagen del autor.
Legionario de la época de Constantino. Aunque en este caso no porta armadura, las tropas de esta época estaban equipadas con cotas de malla o de escamas.
Porta un casco Burgh Castle y todas sus armas ofensivas. Lancea, scutvm (oval o redondo) spatha y plumbatae (dardos que se portaban en el reverso del sctutvm). Imagen del autor.

Independientemente de las creencias de cada uno y pese a que este sueño pasó a la historia como uno de los pilares de que el cristianismo se instaurara en Roma, no era la primera vez que Constantino tenía este tipo de sueños, o al menos así lo dijo él. Batalla del Puente Milvio

Lo cierto es que el emperador era un veterano y experimentado comandante y sabía que la moral y la superstición de las tropas eran vitales para obtener una victoria y un par de años antes a la derrota de Majencio, en el 310 d.c. ya lo había comprobado. Corrían hachas de guerra por el limes del Rihn y Constantino estaba engarzado en una lucha contra varias tribus bárbaras que presionaban la frontera.

La victoria era para Constantino y sus tropas, y poco a poco la frontera se estabilizaba e incluso los romanos incursionaban a modo de castigo en el territorio enemigo. Pero Constantino tenía otro enemigo, uno interno que no era otro que Maximiano I, antiguo Augustvs con Diocleciano I (por aquel momento había cuatro emperadores) y que asumió poderes imperiales tras la usurpación de su hijo Majencio en el 306 y que ahora residía en la corte de Augusta Treverorum en teoría retirado. Pero ansioso por recuperar el poder de Occidente, diseñó una estrategia para arrebatarle el trono a Constantino y alegó que un correo imperial aseguraba que el emperador había fallecido en el Rihn y por lo tanto a falta de otro candidato sería el quien volvería a lucir el mantón imperial. Batalla del Puente Milvio

La mentira, pese a que venía acompañada de sobornos a los funcionarios y a los comandantes no surtió efecto y tanto la corte cono el ejercito se mantuvo fiel a Constantino quien regresó del Rihn para acabar con la usurpación de Maximiano.

Este se replegó con sus tropas a Massalia (Marsella) donde esperaba resistir hasta que pudiera ser rescatado por el Colegio Imperial pero Constantino sitio la ciudad. Esta estaba lista para soportar un asedio de meses e incluso más y los hombres del emperador estaban agotados. Fue en ese momento donde una mañana, Constantino salió de su tienda diciendo que el Dios Apolo Helios, también llamado Sol Invictvs se le apareció en sus sueños y le anuncio al emperador que ese mismo día la victoria sería suya.

Casualidad o tal vez la acción de algún espía hizo que varios ciudadanos de Massalia se rebelaran a los hombres de Maximiano y abrieran las puertas de la ciudad. Constantino entró en la ciudad y apresó a su rival el cual fue obligado a suicidarse.

Este hecho hoy es ignorado pero en la época que sucedió se interpretó como que los dioses bendecian a Constantino y le habían hecho su héroe en la tierra. Sus hombres lo respetaron y obedecieron y el culto al Sol Invictvs en el ejercito era un hecho constatado. Que casualidad que en ese momento fuera un Dios pagano y luego uno cristiano con tal de dar un pretexto “divinizador” a sus actos.

Medalla de conmemoración de que el Dios Apolo eligiera a Constantino como su paladín en la tierra. En la medalla podemos ver al emperador y tras el el Dios del Sol Victorioso.
Medalla de conmemoración de que el Dios Apolo eligiera a Constantino como su paladín en la tierra. En la medalla podemos ver al emperador y tras el el Dios del Sol Victorioso.

Como prueba de esto, se acuñaron medallas de oro donde Constantino aparece junto a Apolo Helios como la de la foto.
Lo cierto es que Constantino era un auténtico político que supo usar sus cartas en la partida de su reinado y casi seguro que la fe del emperador era aquella que le llevara al éxito fuese la que fuese, aunque las consecuencias de sus actos son que hoy en día sea el cristianismo la religión dominante en el Mundo Occidental. Batalla del Puente Milvio

 

Iago Rodríguez Díaz. Licenciado en Historia por la UNED. Doctor en Historia por la Universidad Complutense con la tesis doctoral acerca de “Los ejércitos romanos desde la monarquía etrusca hasta la caída de Occidente y su repercusión en la mentalidad militar”. Militar de Carrera y miembro del grupo de reconstrucción histórica “Legio VII Gemina Cohors VI Lemavorvm“.

3 Comentarios

  1. Perdona el rollo pedantuelo, pero es Augusta Treverorum, no Augusta “Treborum”, ¿no? También conocida como Treviri o algo así. Es Tréveris, claro (Trier en alemán). Y rebelar de rebelión es con b, que se te ha colado un “los ciudadanos de Massalia se revelaron”. Supongo que por influencia del inglés “to revolt” y del castellano “revuelta” tendemos a escribirlo con v.

    Por pura lógica, el ejército occidental de Constantino sería más pagano que el de Majencio (y que el de Licinio), ya que se reclutó en las zonas que por aquel entonces eran las menos cristianas. Y la oración de Constantino antes de la batalla de Puente Milvio es calculadamente ambigua. Apelaría tanto a cristianos como a los que no lo eran. Otra cosa es que la historia la hayan escrito los palmeros aúlicos de Constantino y los cristianos (la delirante hagiografía cristiana del s.IV sobre las persecuciones romanas es de chiste). El Edicto de Milán, p.ej., no fue de Constantino, sino de Constantino y Licinio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
14 ⁄ 7 =