Fue el casco laconio por excelencia, especialmente desde las Guerras del Peloponeso en adelante, creando una tendencia que influyó incluso a los ejércitos de Alejandro Magno, que lo adoptaron probablemente durante la campaña india. El casco Pilos, el casco de los espartanos

El origen de este casco puede estar en los gorros de fieltro de los que toma el nombre. El término pilos deriva del verbo pileo que significa “comprimir” en especial la lana con la que se realizaba el fieltro de dichos gorros. Estos eran usados por los viajeros y trabajadores y están asociados con la zona del Peloponeso, aunque se ha especulado que también servían para colocarse debajo de los cascos a modo de forro interno. Sin embargo, existe también la posibilidad de que el casco pilos derivara de cascos cónicos anteriores.

Cuando fue adoptado por el ejército lacedemonio, este conoció una amplia difusión, tanto dentro de Liga del Peloponeso, como fuera (especialmente aquellos laconizantes), y por supuesto, los mercenarios, el principal elemento difusor, tal y como se puede ver en la tumba de Payava, un aristócrata licio (375-360 a.C.) en lo que podrían ser peltastas ificrátidas. Es algo bien sabido que los ejércitos triunfantes y reputados suelen ser copiados por el resto, un fenómeno el cual el casco pilos también experimentó.

La introducción y generalización del casco pilos pudo deberse también a dos factores:

  • Táctico: al mejorar la visión y audición, se adapta mejor a un estilo de lucha más complejo y menos rígido.

    casco pilos Tumba de Lisias de Tegea
    Tumba de Lisias de Tegea, uno de los aliados
    de Esparta. Servía en la guarnición de la
    estratégica Decelia. Lleva un casco pilos.
  • Socioeconómico: es un casco fácil de producir, y en un marco donde el empobrecimiento era cada vez mayor, un casco así permitía armar a mayor número de soldados.

Por otro lado, los inconvenientes eran obvios, un menor grado de protección, especialmente facial, tal y como puede verse en este texto de Tucídides:

Por otra parte, el polvo de la ceniza que salía de los lugares donde habían encendido fuego era tan grande en el aire, que no se podían ver, ni por este medio evitar los tiros contra ellos, quedando muy perplejos porque sus cascos (pilos) no los guardaban del tiro, y sus lanzas estaban rotas por las piedras y otros tiros que les tiraban los contrarios.

Tucídides 4.34.3.

Por ello, posteriormente se le llegaron a añadir carrilleras e incluso elementos de protección para la nuca, como en ejemplares itálicos hallados. Y es que en la Magna Grecia también tuvo una difusión este tipo de cascos, desarrollándose pronto variantes locales con elementos de adorno muy llamativos. El casco Pilos, el casco de los espartanos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
12 × 28 =