India, en colaboración con Rusia, el fabricante de los misiles antibuque más peligrosos en servicio, desarrollaron un misil que es un reto a las defensas de punto tradicionales como el Phalanx. Misil antibuque BrahMos VS Phalanx CIWS

El Phalanx es básicamente un cañón asociado a dos radares y un FLIR. Un radar de búsqueda, que proporciona la información a la computadora, y esta entonces decide si es una amenaza a derribar. En caso afirmativo, entra a jugar el siguiente radar, el de tiro, que dirigirá los proyectiles contra el objetivo. El FLIR serviría frente a blancos con una firma radar baja como son los misiles antibuque.

Cartucho Mk 244.
Cartucho Mk 244.

EL cañón con que cuenta este CIWS en un M61 Vulcan, de tipo gatling con seis bocas de 20mm de calibre. Tiene una cadencia de tiro de 4.500 d.p.m. y un alcance máximo de 3.600 metros. Con la nueva munición Mk 244 subcalibrada de tungsteno, es un 48% más pesado y mejora la precisión al reducir la dispersión en un 40%. Esto le da una letalidad mayor, no solo ante los misiles antibuque, sino frente a otro tipo de blancos. Con una capacidad de 1.550 cartuchos, puede disparar durante 20 segundos en distintas ráfagas.

El BrahMos es un misil antibuque de 2.500Kg. de peso, de los cuales 200 corresponden a la cabeza de guerra. Tiene un alcance máximo de 300Km, lo que le da cierta seguridad al avión lanzador. Aún así no le permitiría evadir a las patrullas aéreas CAP en ciertas situaciones. La plataforma de lanzamiento, los Su-30 MKI son soberbios aviones con gran capacidad aire-aire, por lo que no andarían indefensos de ninguna manera. Lo que si le lastraría sería el misil, del cual se tendrían que deshacer de él para poder realizar con mayor eficacia las maniobras evasivas, o si entran en combate visual.

Pero la característica más mortífera de este misil es su velocidad, ya que es de Mach 3, capaz de recorrer 1 km/s hacia su objetivo, lo cual da un margen de tiempo mínimo al Phalanx para derribarlo. Tan solo 3.6 segundos teóricos. Su guía radar y GPS hacen que sea difícil que yerre el blanco.

Hay que aclarar que los CIWS son la última barrera frente a este tipo de amenaza, y que para llegar a ella el avión lanzador y el misil han de sobrevivir a las CAP de los Super Hornet asistidos por los AWACS y los Growler, los SAM de largo y medio alcance, y evadir las contramedidas del barco. Por ejemplo, un Arleigh Burke dispondrían de los SM-2 con un alcance de 185 Km, o los mucho más capaces SM-6, que con sus más de 450 Km de distancia máxima, pone en riesgo al propio Su-30 que porte el BrahMos. Además, en pruebas recientes, el F-35 ha sido capaz de guiar con su radar a un SM-6 contra un misil de crucero. Esto le dará a los Carrier Strike Group (CSG) una capacidad de defensa mucho mayor.

Carrier Strike Group XII.
Carrier Strike Group XII.

Como penúltima barrera están los ESSM, un misil diseñado especialmente para destruir a los misiles antibuque supersónicos maniobreros, con un alcance superior a los 50Km y una velocidad de Mach 4. Estos están presentes tanto en los portaaviones como en los buques de escolta.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here