El caso del Dragon Skin. Nos encontramos ante uno de los casos más polémicos del ejército norteamericano, demostrando escasa preocupación por la seguridad de sus militares y mucha por el negocio montado en torno a la protección.

Todo comenzó en una serie de programas de TV en el cual un novedoso chaleco antibalas, el Dragon Skin, se mostraba impasible frente a docenas de impactos de 9×19 y 7.62×39mm e incluso la explosión de una granada. El secreto radicaba en un diseño revolucionario en lo que chalecos se refiere, pero rememorando las antiguas armaduras de escamas. Un conjunto de discos cerámicos dispuestos de aquella manera, repartía la energía del impacto por todo el chaleco.

Dragon Skin visto con rayos x.
Dragon Skin visto con rayos x.

La curiosidad llevó a comparar el Dragon Skin con el chaleco en dotación en las FAS norteamericanas, el Interceptor Body Armor. Los resultados dieron un claro ganador, el Dragon Skin. Posteriores pruebas exigentes mostraron una clarísima superioridad del nuevo chaleco, y así se mantuvieron los resultados hasta que entró en juego el ejército americano.

Durante las pruebas llevadas a cabo por este, no resultaron satisfactorios, alegando en un primer caso excusas dudosas y luego, bajo un gran secretismo, dieron unos resultados que contrariaban todos los tests llevados a cabo por partes impaciales. Se alegaba principalmente que el chaleco sometido a altas temperaturas durante un tiempo prolongado, perdía por completo sus propiedades protectoras. El pegamento que unía las placas se deformaba, desplazándose los discos y dejando zonas sin proteger Murray Neal, CEO de la compañía que lo fabricaba, Pinnacle Armor respondió a estas acusaciones.

Luego entró en juego un estamento oficial, el NIJ, que es quien certifica los niveles de protección de manera oficial. Se acogieron a una débil excusa, y es que según estos, no estaba demostrado que la garantía de 6 años dada por el fabricante fuera cierta. Así que les negaron el nivel III de protección. Pero el tiempo juegó a favor de Pinnacle Armor, y transcurridos los años necesarios, se testaron los chalecos y demostraron que daban todavía la protección que prometían. Pero tampoco bastó para ello.

El Dragon Skin tiene una capacidad de encajar numerosos impactos de proyectil.
El Dragon Skin tiene una capacidad de encajar numerosos impactos de proyectil.

El caso es que un chaleco que dejó en evidencia a los utilizados por el ejército, que era portado por las fuerzas de operaciones especiales, mercenarios, políticos importantes como Dick Cheney en zonas de operaciones, etc, fue boicoteado hasta que la empresa quebró en 2011.

De esta manera, prevaleció el negocio multimillonario de una empresa que ofrecía un chaleco mediocre, a un chaleco excelente, flexible, algo más pesado, pero con una capacidad de protección mucha mayor.

4 Comentarios

  1. Lei bastante sobre el tema y en una carta de un mercenario en IRAK, que llevaba uno, dice que en una tiroteo en el que se vio involucrado, y en el que dos compañeros suyos murieron, él cuando todo paso y se quito el chaleco contó 12 impactos, que con la adrenalina del momento no se entero, y dice que le salvo la vida.

    Es algo que he leído en internet, y puede ser falso, pero viendo los videos que se hicieron en su momento resulta plausible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here