Un 26 de diciembre de 1943, el acorazado Scharnhorst acaba cayendo ante la superior flota inglesa. En lo que iba a ser una sencilla misión de caza de un convoy logístico, fue una emboscada hábilmente preparada por los ingleses.

Con el acorazado Tirpitz, gemelo del Bismark, dañado durante la operación Source, tan solo el Scharnhorst quedaba disponible como buque capital para atacar los convoyes que iban desde Inglaterra a la URSS con numeroso material y armamento. Su interceptación y hundimiento era importante para debilitar a los soviéticos en el otro frente. Para ello contarían con un cebo, el convoy JW 55B, y dos Fuerzas, una de ellas liderada por el poderoso acorazado británico HMS Duke of York.

Contraalmirante Erich Bey, al mando de la operación de caza del convoy JW 53B.
Contraalmirante Erich Bey, al mando de la operación de caza del convoy JW 55B.

El Scharnhorst, un buque difícil de clasificar

El acorazado o crucero de batalla Scharnhorst ha provocado cierta confusión en su denominación como tipo de buque. Pero más allá de eso, lo importante son sus datos técnicos para entender mejor frente a la amenaza a la que iban a hacer frente la Home Fleet. Desplazaba a plena carga unas 38.000 tn, 4.000 menos que el HMS Duke of York (DoY a partir de ahora). Su armamento principal era muy inferior, con nueve cañones de 280mm en tres torres triples; el inglés, diez de 360mm. Si tenemos en cuenta el peso de los proyectiles, la diferencia es mucho mayor si cabe, 330kg los del Scharnhorst y 721kg los del DoY. La diferencia en cuanto a protección no era muy destacable. Lo que si le podía permitir al Scharnhorst su mayor velocidad era huir en caso de verse en inferioridad, dificultando su caza. Había estado ejerciendo su actividad corsaria gracias a sus buenas características, buen mando y una dosis de suerte. Suerte que no le acompañaría a finales de 1943.

HMS Duke of York

Formaba parte de la serie más moderna de acorazados británicos, los clase King George V. Como hemos visto anteriormente, era superior en numerosos aspectos al Scharnhorst. Otra cuestión en la cual era superior es en el apartado radar, teniendo a finales de 1943 del mejor equipamiento de la Royal Navy. El radar de búsqueda era un Type 273Q, con un alcance máximo para buques grandes tipo acorazado de 42.600m. Además, disponía de un sistema de estabilización para mejorar su rendimiento en mares bravos. Esto fue importante en esta batalla, ya que la visibilidad era pésima y el mar con un fortísimo oleaje.

Duke of York disparando sus poderosas baterías de 360mm en el embravecido mar.
Duke of York disparando sus poderosas baterías de 360mm en el embravecido mar.

El cebo para el Scharnhorst

La presa del Scharnhorst era el convoy inglés JW 55B. Estaba compuesto por 19 buques de carga junto a los destructores de escolta, pero nada capaz de poder repeler un ataque del Scharnhorst. Este convoy partió un 20 de diciembre con rumbo a la URSS, pues era dónde iba destinada la ayuda inglesa, pero a su vez venía otro de regreso, el RA 55A. 22 navíos mercantes, más una escolta de destructores, corbetas y dragaminas lo componían.

El movimiento del convoy inglés no pasó desapercibido para los alemanes. El 23 de diciembre un Dornier Do 15 de reconocimiento y luego un U-boat U-601 informan al alto mando de la partida y posición del JW 55B. Dönitz ordena al contraalmirante Erich Bey la destrucción del JW 55B, abandonando éste el Tirpitz y embarcando en el Scharnhorst junto a los destructores Z 29/34/38 y dragaminas R 56/58/121, partiendo de Langfjord a las 19.00, y uniéndose a la formación poco después otros dos destructores.

La maniobra había salido en principio bien, los alemanes iban a por el cebo y la inteligencia noruega informó de ello.

HMS Sheffield
Imponente vista del mar desde el puente del HMS Sheffield, mientras escoltaba al convoy JW53 a Rusia en febrero de 1943.

A las 7.55 del 26 de febrero, con el mar embravecido y poca visibilidad, Bey ordena a los destructores abrir la formación y dejar 5 millas entre cada uno para buscar el convoy enemigo, al cual no consigue localizar. Por desgracia para el contralmirante, los buques pierden el contacto entre sí.

Por el otro lado, Fraser ordena al JW 55B retornar hacia su posición, mientras que el RA 55A es desviado de su ruta para salir de la zona de peligro. Además, cuatro de sus destructores de escota son dirigidos también en dirección a la Fuerza 1.

 

Primer contacto con el Scharnhost

A las 8.30 y 8.40 los radares del Norfolk y Belfast detectan al Scharnhorst a 30.500 y 32.000 metros respectivamente, sin que el acorazado alemán se percatara de nada todavía. Poco tiempo después, a las 9.21, cuando se encuentra a 12Km, el Belfast abre fuego, junto al Norfolk y Sheffield, lo que provoca la huída del Scharnhorst, aunque cubriendo su retirada con fuego de sus baterías principales. A pesar de que tan solo impactaron dos proyectiles ingleses, uno de ellos dio en el radar principal, el Seetakt FuM027*, lo que en las condiciones meteorológicas tan malas que habían, supuso dejarle prácticamente ciego.  La segunda antena radar situada más a popa tenía un barrido limitado y un alcance de 11 Km, por los 33 del Type 273 del Norfolk. Si la limitada visibilidad perjudicaba al Scharnhorst, el mar embravecido lo beneficiaba gracias a su mayor peso, permitiéndole alcanzar los 24 kn, por los 16 de los cruceros ingleses. Estos cambiaron de rumbo y fueron a lo que era su misión principal, proteger el convoy, ya que desconocían la posición de los destructores alemanes.

A las 10.10 horas, una patrulla formada por tres hidroaviones BV-138 tiene el primer contacto radar de la Fuerza 2. Estos aviones eran muy adecuados para el reconocimiento, gracias a sus 4.500 Km de autonomía, y al radar FuG-200 Hohentweil, que le permitía detectar blancos en superficie hasta los 37 Km. Pues bien, este reporte tan temprano, no fue transmitido a Bey hasta tres horas y media después. De haberlo recibido a su debido momento, hubiera podido librarse de la trampa que le tendieron, ya que estaba fuera de los radares de la Fuerza 1 desde las 10.25.

El Scharnhorst.
El Scharnhorst.

Tras casi dos horas de incertidumbre con respecto a la posición del Scharnhorst, a las 12.04 el radar Type 273 del HMS Belfast recibe un eco a una distancia de 23.800 metros. Pocos minutos después los otros dos cruceros detectaron a través de sus radares al acorazado alemán, lo que se traduce en que todos podrían hacer tiro con los datos de sus radares. Según estos, ambos bandos se aproximaban el uno a otro a una velocidad combinada de unos 40kt.

A las 12.21, cuando el Scharnhorst estaba a 10.000m, el contraalmirante Burnett, tras lanzar proyectiles iluminantes, da la orden de abrir fuego. Los tres cruceros y dos destructores disparan sobre los alemanes, que han sido pillados por sorpresa en medio de la tempestad. Tras un intenso intercambio de proyectiles, a las 12.25 el Scharnhorst cambia de rumbo hacia puerto, cuando ambos bandos estaban a poco más de 3.500 metros. Tras causar leves destrozos en el Sheffield, el Scharnhorst dirige su fuego hacia el Norfolk, en el cual impactan dos proyectiles de 280mm, uno traspasa limpiamente el casco sin causar apenas víctimas, y el otro destroza la torre “X”, creando una columna de fuego. Por suerte para los ingleses, se controla dicho incendio. El radar Type 273 es puesto fuera de servicio por un impacto de 150mm, aunque fue reparado rápidamente y a las 13.47 está de nuevo en funcionamiento. Tras 20 minutos de intenso fuego, la batalla se da por concluida tras la huida del navío alemán, aprovechando su mayor velocidad.

Bey se dirige ahora hacia Altenfjord a 28kt, con toda la Fuerza 1 pisándole los talones, al límite de la visibilidad, 14.000 yardas, ya que la dirección de la tempestad les permitía mantener una velocidad similar. De haber seguido otro rumbo los alemanes, haciéndoles tener que afrontar la tormenta de frente, se los hubiera quitado de encima. Mientras, la Fuerza 2 recibía continuos informes sobre la posición del Scharnhorst por parte de Burnett.

Las dos baterías triples de proa del Scharnhorst.
Las dos baterías triples de proa del Scharnhorst.

A las 14.20, Kapitän-zur-See Johannesson recibe la orden de regresar a la base junto al resto de destructores excepto el Z-33, Aunque finalmente este se uniría más tarde a ellos sano y salvo.

A las 15.45 el Norfolk ha de retirarse de la persecución debido a que se avivó un incendio cerca de los tanques de combustible. Lo que en principio parecía un abandono a puerto, quedó en un simple atraso. Posteriormente, a las 17.00 horas se une a la batalla. Menos suerte tuvo el Sheffield, que por problemas mecánicos ha de reducir la velocidad, de tal manera que no pudo tomar parte en la batalla posterior. De esta manera, la Fuerza 1 quedó temporalmente diezmada y en clarísima inferioridad respecto al Scharnhorst con solo un crucero y unos destructores frente a un acorazado.

Sigue leyendo la SEGUNDA PARTE:

Batalla del Cabo Norte. El Scharnhorst cazado. II Parte

 

*El alcance máximo de búsqueda era de unos 20km y en dirección de tiro de algo menos de la mitad. No solo se encontraba en desventaja con respecto al alcance, sino que los cruceros ingleses tenían localizadores de emisión radar capaces de detectarlos a gran distancia.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here