Formación militar creada por Filipo II de Macedonia al comienzo de su reinado para hacer frente a los ilirios que habían asestado un duro golpe al reino de los argéadas. En la falange macedonia formación pueden verse claramente influencias de Ifícrates en el equipamiento, o de Epaminondas en la táctica. Profundizando en cada uno de sus aspectos, se verá con claridad.

 

INICIOS

A la llegada al trono en el 359 a.C. Filipo II se encuentra con un ejército bisoño, que viene de sufrir una humillante derrota en la cual hasta el propio rey murió. Para crear una fuerza capaz y creíble, se emplea a fondo durante el invierno en preparar a la levas. No solo las somete a unos duros programas de entrenamiento, sino que equipa a sus tropas a la manera ificrátida, por ser efectiva y poco costosa, en una formación densa y profunda como estilaban los tebanos. Fue así como comenzó la formación que cambiaría la historia de hacer la guerra.

Es con esta formación y con un cuerpo de caballería de gran calidad es con la que Filipo II venga a los macedonios en el 358 a.C. y con la que expande su reino de manera casi imparable, creando unas bases firmes para el asalto a Persia, que por su asesinato, es heredado por su hijo. Alejandro no solo recibe un reino fuerte, sino la maquinaria de guerra más capaz de la época. Aunque se suele considerar a la falange macedonia a la estrella de esta, bien es cierto que no es así. La caballería tenía un papel igual de relevante, así como la infantería ligera y los ingenios de asedio. Todos estos elementos unidos a la formidable falange creada por Filipo componían un ejército en armonía, la cual se fue perdiendo paulatinamente en época helenística.

 

EQUIPAMIENTO

Pelta

Los soldados que forman la falange macedonia se dotan de un escudo pequeño y ligero, que posee además una correa para colgarse al cuello (telamón). Podía estar cubierto de una fina capa de bronce tanto para aportar un aspecto más intimidatorio como para deflectar mejor los golpes y proyectiles. La razón por la que se adopta este escudo en vez del aspis del hoplita es por la nueva arma que portan, la sarissa, que además permite aligerar el equipamiento de protección debido al muro de picas que crea.

Sarissa

Es una pica de cornejo o abedul de gran longitud. En sus inicios es muy probable que fuera de la misma longitud que la lanza ificrátida, alargándose posteriormente en las guerras entre los Diádocos. Esto se debió al intento de obtener ventaja sobre las picas enemigas, pero consiguiendo una mayor rigidez en la formación. La longitud máxima de la cual se tiene noticia es de 16 codos (Polieno, Estrat. 2.29.2), utilizada por el rey Cleónimo de Esparta en el asedio a Edessa. La mínima según los manuales militares griegos, era de ocho codos para ser útil.

Falangita macedonio con toda su panoplia
Falangita macedonio con toda su panoplia. Imagen de Johnny Shumate.

Durante la batalla, no era raro que la punta de la lanza se rompiera, o incluso el asta mismo, aunque en el caso de la sarissa, debido al grosor, era menos probable. Si se rompía, podía ser utilizada la contera, o incluso el hasta mismo partido servía para golpear al enemigo y evitar junto al resto de lanzas que avanzara entre el bosque de madera y metal creado. Como último recurso, podían recurrir a la espada que solían portar, que era de escasa longitud y pensada para el combate cerrado.

Casco

Debido a las características especiales de la falange macedonia, los elementos de protección no eran tan necesarios como en otras formaciones, en especial en las filas traseras. A pesar de ello, la protección de la cabeza era esencial, ya fuera a través de un casco metálico o por un gorro como la kausia. Este es un gorro típico de Macedonia muy parecido al actual pakol afgano.

Al comienzo del reinado de Filipo II se utilizarían sobre todo modelos de bronce como el tracio, aumentando la proporción de estos sobre la kausia según iba mejorando la situación económica. Posteriormente, con Alejandro, antes de su campaña en la India, se dotó de manera masiva de cascos tipo pilos a la tropa. En época helenística tenemos nuevos modelos, desde pilos con carrilleras a otros más complejos como el Sidón.

Casco de tipo tracio con carrilleras
Casco de tipo tracio con carrilleras de un miembro de la falange macedonia en Gaugamela de la película “Alexander” de Oliver Stone.

Grebas

Las grebas serian esenciales para el nuevo tipo de lanza, ya que se podría herir en las piernas de los de las filas de atrás con ella. Estaban hechas de bronce y podían llevarse o una o dos, dependiendo de la situación económica. Si había que optar por proteger tan solo una de las dos piernas, se optaba por la más expuesta, la izquierda, que estaba adelantada.

Estaban hechas en una fina lámina de bronce, por lo que había que forrarlas el interior con cuero o lino para evitar las rozaduras y amortiguar mejor los impactos en la delicada zona de las espinillas.

Coraza

De uso obligatorio por la primera fila, la más expuesta de todas, en el Decreto Militar de Anfípolis, en el resto no era tan necesario, en especial las traseras, que apenas corrían peligro gracias a la profundidad de la formación y a la protección que brindaban las picas que se mantenían verticalmente.
Las corazas utilizadas podían estar hechas de lino o de metal, ya fuera bronce o hierro (menos común). En el caso de las primeras, podían ser reforzadas por pequeñas placas metálicas que apenas añadían peso.

syntagma de la falange macedoniaEspada

Era un arma de un uso limitado, salvo que fueran utilizados los falangitas en otro tipo de operaciones que no requirieran de la fortaleza de la falange macedonia. Eran de una longitud limitada, mejor adaptadas para el combate cuerpo a cuerpo.

 

ORGANIZACIÓN

Como toda formación militar, esta sufrió una evolución a lo largo del tiempo. Conocemos mejor la organización de las últimas etapas debido a los manuales militares de Asclepiodoto, Arriano o Eliano en los cuales se detalla con suma precisión numerosos aspectos, tanto de la organización como de las maniobras, etc. También inscripciones como el Decreto Militar de Anfípolis, u otra en Greia (181 a.C.) confirman lo que nos dicen aquellos manuales.

En los comienzos, la unidad básica de la falange era el lochos, un cuadro rectangular de infantería de 512 hombres con 32 en el frente y 16 en profundidad. Sin embargo, como hemos dicho antes, la falange no fue una unidad inmutable, y más tarde fue sustituido por el syntagma, un cuadro de 256 hombres de 16 filas por 16 columnas, que según la circunstancias tácticas la formación podía doblarse a 32 de profundidad, o reducirla a la mitad, a ocho.

organigrama sintagma falange macedoniaEl syntagma tenía adscrito además de los 256 infantes, otros cinco hombres que no eran contados debido a que permanecían fuera de la formación, los Ektaktoi. Cada uno tenía una función distinta e indispensable para el buen funcionamiento de la formación, sobre todo en la transmisión de órdenes:

  • Stratokerux: era un heraldo militar que se encargaba de transmitir las órdenes a viva voz.
  • Semeiophoros: el portaestandarte, que transmitía las órdenes visualmente.
  • Salpinktes: el cornetín, con la misma función que el anterior, pero con un instrumento de viento.
  • Hyperetes: traía a la formación cualquier cosa que fuera necesaria.
  • Ouragos: desde atrás de la formación, se encargaba de que nadie se quedara rezagado o huyera.

Una falange contenía 64 syntagmas, ya que estaba compuesta por una cantidad teórica de 16.384 hombres según los tratadistas. Esta cantidad coincide con los 16.000 falangitas desplegados por Filipo V de Macedonia en Cinoscéfalos (197 a.C.) o por Antíoco III Megás en Magnesia (190 a.C.). En el cuadro de abajo se aprecian las subdivisiones de una falange:

 

EN EL CAMPO DE BATALLA

Mas cuando después, desprendiendo del hombro los demás Macedonios los escudos, y recibiendo también a una sola señal con las lanzas en ristre a los legionarios romanos, vio la fortaleza de la formación y la presteza del ataque, no dejó de sorprenderse y concebir temor, por no haber visto nunca un espectáculo tan terrible; así es que hacía mención frecuente de aquella sensación y de aquel espectáculo

Plutarco, Emilio Paulo, 18.

Esta fue la impresión de Emilio Paulo, vencedor en la Tercera Guerra Macedonia ante la visión de la falange del rey Perseo. Y es que la visión de una formación cerrada con picas de casi siete metros de largo era dificilmente soportable para la vista del enemigo que tiene que ir contra ella.

La imagen de la falange macedonia, con sus largas sarissas, la espesura de la formación, y las 16 filas en profundidad eran un espectáculo terrible.
La imagen de la falange macedonia, con sus largas sarissas, la espesura de la formación, y las 16 filas en profundidad eran un espectáculo terrible.

La falange se caracterizaba por presentar un frente denso de lanzas como si fuera un puerco espín. Las cinco primeras filas tenían un papel activo en el combate, ya que sobresalían por delante de la primera línea. Por tanto, si estaba en sinaspismos, un legionario romano tendría que hacer frente a 10 enormes lanzas antes de llegar al cuerpo a cuerpo. Esto hacía que la falange, si no estaba la formación quebrada, fuera inabordable por delante.

Pero lo que tenía de poderosa en el frente lo tenía de vulnerable en los laterales y retaguardia, en especial en época helenística debido al aumento de la longitud de las lanzas, que la hacía menos flexible. Si la falange perdía la protección en los flancos, o se rompía la línea debido a los siguientes factores:

  • Accidentes del terreno, como riachuelos, vegetación, terreno abrupto, etc.
  • Falta de disciplina de orden cerrado.
  • Al avance de una parte de la línea de manera desigual al resto.

Entonces, cualquier unidad que gozara de cierta flexibilidad, podría aprovecharse de los flancos expuestos atacándolos. Esto sería más difícil en los choques de falanges contra falanges que se daban entre los reinos helenísticos o las ligas griegas, pero contra la legión romana resultó catastrófico. Así sucedió en Pidna, donde tras una primera victoria macedonia, Emilio Paulo aprovechó la ruptura de la falange macedonia para destrozar al ejército de Perseo.

subdivisiones de la falange macedoniaTras una larga etapa siendo la reina de los campos de batalla, iniciado por Filipo II, seguida de manera todavía más magistral por su hijo, y menos brillantemente por los Diádocos, la derrota de esta frente a los romanos supuso un shock en el mundo heleno. Tras este desprestigio y el auge imparable de Roma en oriente, la falange va desapareciendo de los campos de batalla con la caída de los reinos que la usaban.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
12 × 13 =