El mercado de aviones de combate furtivos ha ido sumando en los últimos años nuevos competidores al norteamericano F-35, y posteriormente al T-50 ruso. En este caso China y uno de sus dos aviones en desarrollo, el J-31, en el cual todos han visto numerosas semejanzas con el F-35. De hecho se cree que los terabytes de información robados del programa norteamericano han influenciado en éste. Sin embargo, hay dudas sobre sus motores, que emiten excesivo humo, además de la posibilidad de ser bimotor, en lo que puede ser por la incapacidad de desarrollar un monomotor lo suficientemente potente.

Pakistán, ante los dos centenares de FGFA (versión india del T-50) que va a adquirir la India, tiene previsto comprar entre 30 y 40 FC-31 (versión de exportación del J-31), un número insuficiente para equilibrar la balanza, y que puede que sea tan solo un primer lote.

Estamos hablando de dos cazas de categorías diferente. Mientras que el FGFA es el equivalente al chino J-20, el J-31 es un avión más ligero y con unas prestaciones menores. Entre ellas podemos destacar la menor capacidad de llevar armamento dentro de las bahías internas, para disminuir la firma radar. El J-31 tan solo portará 4 misiles AA, por 6 del FGFA. En velocidad, maniobrabilidad, alcance radar, etc, también el cazabombardero indio está un escalón por encima del chino.

J-31Recordemos que durante la operación Neptune Spear, en la cual Bin Laden murió a manos de miembros de los SEAL, se utilizaron unos Black Hawks modificados para reducir drásticamente su firma radar. Uno de ellos se accidentó y tuvo que abandonarse, pero para evitar que tecnología sensible cayera en manos no deseadas se destruyó. Sin embargo, el rotor de cola quedó intacto, y según algunas fuentes, los pakistaníes, molestos con dicha operación, permitieron a personal del gobierno chino, examinar y llevarse muestras del helicóptero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here