Henry Tandey, el hombre que pudo haber matado a Hitler

0
1003
hitler tandey
Henry Tandey a la izquierda y Hitler a la derecha.

Cansado y herido, el cabo Adolf Hitler vagaba tras la batalla producida en Marcoing, durante un día de 1918. De pronto se desplomó al suelo y trato de levantarse, al hacerlo vio la silueta de un soldado inglés que lo apuntaba con su fusil. Hitler no hizo amago de defenderse, cansado y aturdido, sin fuerzas, se resignó a su final, pero el inglés no apretó el gatillo y bajó su arma. Se acercó y ayudó al cabo alemán a ponerse en pie. Este le dio las gracias al soldado británico y le preguntó por su nombre. El inglés le contestó que era Henry Tandey y este también le preguntó por quien era y tras identificarse Hitler, ambos se dieron la mano y cada uno regresó a su bando.

Este relato que parece sacado como la precuela de una novela típica de finales del siglo XX, fue totalmente cierto. Tanto Adolf Hitler como el sargento británico Henry Tandey la admitieron en varias ocasiones.

Chamberlain siendo recibido por Hitler en Munich, donde se firmarían los acuerdos de 1938.
Chamberlain siendo recibido por Hitler en Munich, donde se firmarían los acuerdos en 1938.

Una vez estallada la Segunda Guerra Mundial, el Führer jamás volvió a mencionarla, pero sin ir más lejos, durante la cumbre de Munich de 1938 sobre la cuestión de los Sudetes, Adolf Hitler le pidió el favor al Premier Británico Chamberlein que localizara a Henry y le trasmitiera sus saludos y sus buenos deseos, cosa que haría el Premier una vez llegado a Inglaterra.

Se sabe que cuando Hitler llegó al poder, hizo llegar una carta a Tandey en la que le expresa sus buenos deseos y le hace saber que si necesitara algo no tenía más que escribirle. Este sargento que ha pasado de manera anónima a la historia, resultó ser uno de los soldados más condecorados de toda la Primera Guerra Mundial.

Tandey nació en Leamington, Warwickshire en 1891. Era el hijo de un soldado del ejército británico y pasó la mayor parte de su infancia en un orfanato. Siendo un niño fue contratado como fogonero en un hotel, hasta que se alistó en el Howards Green Regiment el 12 de agosto de 1910. Después del entrenamiento básico sirvió en Guernsey y Sudáfrica antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. Tomó parte en la batalla de Ypres en octubre de 1914 y fue herido el 24 de octubre de 1916 en la batalla del Somme. Tras su salida del hospital militar, fue incorporado al 5º batallón de su regimiento el 5 de mayo de 1917. Fue herido por segunda vez el 27 de noviembre del mismo año durante la batalla de Passchendaele. Fue transferido al regimiento del Duque de Wellington, en el que permanecería hasta el fin de la guerra.

Durante la contienda se le concedió la medalla de la conducta distinguida, la medalla al mérito militar y la Cruz Victoria entre otras.

Tras el incidente con Hitler, Henry Tandey, ahora un héroe de guerra por sus hazañas, apareció en un cuadro encargado por su Regimiento al artista italiano Fortunino Matania, en el que se le ve llevando a un soldado herido en Ypres. En 1937, Hitler pidió al antiguo regimiento de Tandey una copia del cuadro y la hoja de servicios del sargento. Regalo que fue enviado a Berlín ese mismo año.

Henry Tandey
Henry Tandey llevando a un herido en Ypres. Cuadro de Fortunino Matania

Tandey sobrevivió a la guerra y prosiguió en el ejército hasta 1925. Regresó a Leamington y se casó. Trabajó durante el resto de su vida como guarda de una fábrica y en plena batalla de Inglaterra, cuando las bombas alemanas caían a su lado, dijo en público que de lo único de lo que se arrepintió en su vida fue el no haber apretado el gatillo aquel día de 1918.

Henry Tandey murió en 1977, sus medallas fueron donadas al museo militar de Halifax.

Como curiosidad de la historia, la copia del cuadro estaba enmarcada en una de las estancias del Berghof y cuando en 1938 Chamberlain se fijó en ella y le preguntó a Hitler acerca de aquel cuadro, este le respondió:

“Ese soldado estuvo a punto de hacer que no volviera a ver más Alemania, pero él y la providencia me salvaron la vida”.

En una contienda como la Gran Guerra, existen cientos de miles de anécdotas y uno no se puede preguntar que hubiera pasado si…. Henry Tandey fue un buen soldado, condecorado por el propio rey Jorge V en persona. Fue uno de entre tantos millones de hombres que lucharon, pero, ¿y si hubiera apretado el gatillo aquel día de 1918?, ¿Cómo habría sido la historia del mundo si este sargento hubiera movido tan sólo un dedo frente a un enemigo que ya se veía frente a las puertas del Valhalla?

 

Autor: Iago Rodríguez Díaz. Licenciado en Historia por la UNED. Doctor en Historia por la Universidad Complutense con la tesis doctoral acerca de “Los ejércitos romanos desde la monarquía etrusca hasta la caída de Occidente y su repercusión en la mentalidad militar”. Militar de Carrera y miembro del grupo de reconstrucción histórica “Legio VII Gemina Cohors VI Lemavorvm“.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here