Resuelto el misterio del ejército perdido de Cambises. Es uno de los mayores misterios arqueológicos de todos los tiempos, la desaparición de un ejército persa de 50.000 hombres en el desierto egipcio alrededor del 524 a.C. El profesor de la Universidad de Leiden, Olaf Kaper, parece que ha resulto este enigma.

 

Según el historiador griego Heródoto, debió de ser una tormenta de arena. Este nos narra la historia del rey persa Cambises, que entró en el desierto egipcio, cerca de Luxor (antigua Tebas) con 50.000 hombres. Las tropas supuestamente nunca regresaron; fueron tragadas por una duna de arena. Un relato fantástico que fue durante mucho tiempo tema de muchos debates. Resuelto el misterio del ejército perdido de Cambises

El egiptólogo Olaf Kaper nunca creyó esta historia: “Desde el siglo XIX, se ha estado buscando este ejército perdido: no solo aficionados, sino también arqueólogos profesionales. Algunos esperan iencontrar en algún lugar un ejército entero enterrado totalmente equipado. Sin embargo, la experiencia ha demostrado desde hace tiempo que no se puede morir a causa de una tormenta de arena, y mucho menos puede hacer desaparecer a un ejército entero”.

Petubastis III ofreciendo una ofrenda. Imagen de Juan R. Lázaro.
Petubastis III ofreciendo una ofrenda.
Imagen de Juan R. Lázaro.

Petubastis III 

Kaper ahora está proponiendo una explicación totalmente diferente. Argumenta que el ejército no desapareció, sino que fue derrotado. “Mi investigación muestra que el ejército no estaba simplemente pasando por el desierto; su destino final era el Oasis Dachla. Esta fue la ubicación de las tropas del líder rebelde egipcio Petubastis III. Este finalmente emboscó al ejército de Cambises, y de esta manera logró desde su base en el oasis reconquistar una gran parte de Egipto, después de lo cual se coronó como faraón en la capital, Menfis”.

El hecho de que el destino del ejército de Cambises haya permanecido poco claro durante tanto tiempo es debido probablemente al rey persa Darío I, quien puso fin a la revuelta egipcia con un gran derramamiento de sangre dos años después de la derrota de Cambises. Como un verdadero publicista, atribuyó la vergonzosa derrota de su predecesor a los elementos naturales. Gracias a esta manipulación, 75 años después de los acontecimientos, todo lo que Heródoto pudo hacer fue relatar la versión de la tormenta de arena.

Kaper hizo este descubrimiento accidentalmente. En colaboración con la Universidad de Nueva York y la Universidad de Lecce, estuvo involucrado durante los últimos diez años en excavaciones en Amheida, en el Oasis Dachla. A principios de este año, descifró la lista completa de los títulos de Petubastis III incrita en los antiguos bloques del templo. “Ahí es cuando las piezas del rompecabezas encajaron”, dijo el egiptólogo. “Los bloques del templo indican que este debió haber sido una plaza fuerte en el inicio del período persa. Una vez que combinamos esto con la limitada información que teníamos sobre Petubastis III, el sitio de la excavación y el relato de Heródoto, hemos sido capaces de reconstruir lo que sucedió”.

El descubrimiento se anunció el jueves en una conferencia internacional. Kaper: “espero que haya un gran interés en el tema. Espero con interés los debates que surgirán”.

Fuente: Phys.org. Noticia del 20 de junio de 2014.

Resuelto el misterio del ejército perdido de Cambises

3 Comentarios

  1. Me molesta mucho cuando los medios anuncian a tambor batiente que algo ha sido ´resuelto´ cuando lo que hay es una hipótesis más. Si lo que el supuesto ´descubridor´ dice fuera cierto, cómo explica que después de miles de años no se hayan descubierto en el desierto occidental restos de tal gran ejército ´derrotado´, ya que en la arena lo sepultado aflora con el tiempo y por ello artefactos líticos de diferentes épocas están mezclados en la superficie. No alimenten la imaginación popular que ya de por sí sola inventa tanta cosa.

    • Lo extremadamente raro es encontrar los restos de un ejército. Los casos de Queronea o Teutoburgo son raras excepciones, y por desgracia no es normal ni siquiera acertar con los campos de batalla mejor documentados por las fuentes clásicos.
      De todos modos, es la hipótesis que mejor explica el suceso y parece aclararlo.

      Un cordial saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
19 − 19 =