A pesar de ser uno de los cielos mejor defendidos del planeta, con misiles antiaéreos de todo tipo integrados en una compleja red de defensa antiaérea, esto no evita que sucedan hechos como el que veremos a continuación, en el que un drone ruso burla las defensas aéreas del estado de Israel.

 

El 17 de julio de este año, un UAV proveniente de Siria invade el espacio aéreo de Israel, adentrándose hasta 4 Km, lo que hace saltar las alarmas y se procedió a interceptarlo. En primer lugar se dispararon dos misiles PAC-2/GEM+, que fallan el objetivo, cayendo los restos de uno de ellos en un kibbutz, hiriendo a una niña y causando un incendio forestal. Tras esto, un F-16 intenta lo mismo, pero con un misil aire-aire que también falla en el derribo del drone, que vuelve sano y salvo tras sortear tres ataques de uno de los ejércitos más capaces del mundo. Drone ruso

No es la primera vez que Israel tiene que hacer frente a la amenaza de los drones, y hasta ahora los resultados habían sido satisfactorios. Veamos algunos casos.

  • Irán suministró previamente a la Guerra de El Líbano de 2006 una docena de UAVs Ababil a Hezbolá. Estos son de un tamaño pequeño, de unos 3 metros de longitud, con un alcance de 250 Km y puede portar una cabeza de guerra de 45 Kg. Tan solo tres de ellos despegaron durante los 33 días del conflicto, sin que fueran capaces de causar daño alguno antes de ser derribados por cazas israelíes.
  • En 2013 un drone operado por Hezbolá es derribado por el IDF en la costa de Haifa, posiblemente poniendo a prueba las defensas israelíes.
  • En la operación Margen Protector de 2014 llevada a cabo por Israel en Gaza, tres drones operados por Hamas del también modelo Abadil fueron derribados por cazas F-16 y misiles Patriot. También otro aparato fue interceptado, pero esta vez provenía de Siria, sin que se supiera el modelo.

Como vemos, hasta este año, Israel no había tenido problema en interceptar los UAVs enemigos, en su mayoría modelos iraníes con un diseño sin reducción de firma radar. Rusia, aunque tiene mucha más ventaja tecnológica que Irán al respecto, está muy lejos de países punteros como EEUU o Israel. De hecho, Rusia ha gastado más de 800 millones de dólares en comprar drones a Israel desde 2009. ¿Por qué esta fecha? Pues porque en 2008, en la guerra contra Georgia, una de las carencias más grandes que notaron los rusos fue precisamente en estos sistemas, ya que no disponían de ellos, o eran aparatos anticuados de poca utilidad. De hecho, el propio viceministro de Defensa ruso, Vladimir Popovkin, reconoció que hasta 2008 todos los intentos por fabricar un UAV habían sido infructuosos.

Por lo tanto, a pesar de lo mencionado en algunos medios, con toda probabilidad es que el drone ruso que puso en evidencia al IDF fuera irónicamente israelí, de los muchos que ha comprado Rusia hasta la fecha. Drone ruso

Forpost, la versión rusa del israelí Searcher, posiblemente el modelo protagonista de este suceso. Autor Letagur. Licencia CC BY-SA 3.0.
Forpost, la versión rusa del israelí Searcher, posiblemente el modelo protagonista de este suceso. Autor Letagur. Licencia CC BY-SA 3.0.

Aunque los misiles Patriot utilizados en esta ocasión serán sustituidos por el David´s Sling, un avanzado SAM de fabricación israelí, y son, a pesar de las actualizaciones, un sistema ya superado, ha de llamar la atención sobre las amenazas que pueden representar los UAVs modernos. Tengamos en cuenta que son cada vez más numerosos y avanzados, disponen de una firma radar y térmica baja, lo que suponen un objetivo difícil para sistemas no diseñados contra estos como los Patriot. Además hay que tener en cuenta el impacto económico en el derribo de un UAV puede llegar a ser enorme. Tan solo los dos misiles Patriot suponen un total de dos millones de dólares como mínimo, más el misil lanzado por el F-16, que si era un AIM-9X estaríamos hablando de aproximadamente 600.000 dólares.

Además de los métodos tradicionales como son los sistemas SAM, al ser estos muy costosos, han de explorarse otras vías. El profesor Theodore A. Postol del MIT, experto en el campo de misiles, da como consejo la utilización de métodos rudimentarios pero baratos, como aviones turbohélices armados con cañones. Aunque suene algo jocoso, frente a drones de pequeño tamaño, incluso comerciales, que cuestan unos pocos cientos o miles de euros, es una opción económica y posiblemente eficaz. Otro método es el uso de la guerra electrónica, tal y como han hecho los rusos en Ucrania, tal y como pueden leer en este artículo:

Guerra electrónica rusa contra los UAV en Ucrania

6 Comentarios

  1. Y sin embargo, ya Rusia estudio el dron, quizá pronto salgo la versión rusa y China.
    Si Israel le da la tecnología, no es de extrañar que Rusia haga su trabajo copiandola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here