Direct Attack Guided Rocket. Estos cohetes guiados han sido diseñados para llenar el hueco entre los misiles Hellfire y los cohetes no guiados Hydra de 70mm. Supondrán aumentar la flexibilidad de los helicópteros de combate, como los Apache.

Los Hellfire son unos misiles guiados por láser contracarro con una capacidad destructiva enorme, pero a un costo de unos 100.000 dólares por unidad, dependiendo de la versión. También hay algunos modelos, como los AGM-114M/N Hellfire II con cabeza de guerra de fragmentación o termobárica, destinados a objetos 
menos protegidos como búnkeres o infantería.

El Apache puede llevar hasta 64 de estos misiles, junto a su cañón de 30mm y 1.200 proyectiles harán de este helicópeto un sistema más eficaz.
El Apache puede llevar hasta 64 de estos misiles, junto a su cañón de 30mm y 1.200 proyectiles harán de este helicópeto un sistema más eficaz.

Esto es debido a que las versiones anteriores con la munición HEAT no era la más adecuada para los objetivos mencionados. Casi todos los modelos disponen de un alcance de 8 Km, lo que le permite golpear fuera del alcance de la mayoría de los MANPADS, artillería antiaérea (AAA) y fusilería.

Los Hydra 70 son cohetes que carecen de tipo alguno de guía. Son armas para saturar una zona con una salva, contra infantería a pie, columnas de vehículos, etc. Aunque pueden atacar un objetivo concreto, a mayor distancia, la dispersión es mayor. No tiene el alcance del Hellfire, aunque de llegar (algunos modelos), es a costa de una mínima precisión.

Por último lugar tenemos al cañón de 30mm, bastante preciso, pero con un alcance efectivo bastante limitado, menor a 2km. Sus 1.200 proyectiles le dan una capacidad de fuego con el cañón muy superior a cualquier helicóptero de ataque. Para que podamos comparar, el Mi-24P lleva 750 proyectiles, el Mi-28 250 y el Tiger 450.

Los DAGR son totalmente intercambiables por los Hellfire, pero aumentando en 4 la carga por cada misil.
Los DAGR son totalmente intercambiables por los Hellfire, pero aumentando en 4 la carga por cada misil.

Por tanto, para atacar a blancos concretos a largas distancias se necesitaba un arma menos costosa. Es ahí donde el Direct Attack Guided Rocket entra a funcionar. Objetivos poco blindados como APC’s, VCI’s, pozos de tirador, o las típicas pick-up de los insurgentes pueden ser ahora abatidas a un coste de 20.000 dólares, 5 veces más barato que si se tuviera que hacer uso de los Hellfire, y manteniéndose a una distancia de seguridad, a salvo del armamento pesado de esos objetivos.

El Direct Attack Guided Rocket, con su guía láser semiactiva, es capaz de enganchar una señal antes de su lanzamiento, o después de este, lo que le podría permitir iluminadores externos, aunque esto reduciría el alcance. Este es similar al Hellfire, de unos 6 km a baja cota y 12 Km a una altura de 6.000 metros como máximo. Aunque la cabeza de guerra es mucho menor, de 1 kg de HE, la gran energía cinética del cohete ha de tenerse muy en cuenta.

La precisión de este misil ha sido extrema, pues en sus más de 30 lanzamientos de prueba, todos los impactos han dado a menos de 1 metro del láser.

Puede ser lanzado por cualquier plataforma que utilice los misiles Hellfire, no solo los AH-64D Apache, sino también el AH-6 Little Bird and OH-58 Kiowa Warrior, EC665 Tigre o Bell AH-1.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
16 + 3 =