Uno de los primeros usos de un drone suicida en combate ha sido en el conflicto de Nagorno Karabaj en abril de este año, que enfrentan a los estados de Armenia y Azerbaiyán por esta región desde 1988. El drone es un IAI Harop de fabricación israelí, especializado en SEAD.

En el vídeo podemos apreciar al drone cayendo en picado a gran velocidad, se escuchan unos disparos, posiblemente contra el drone en cuestión, ya que la alarma los tiene en alerta. Posteriormente, el drone suicida se pierde de vista tras una colina, se escuchan unos disparos e inmediatamente después una explosión, por lo que se ve que estos fueron inútiles.

Artsrun Hovhannisyan, portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, afirmó que el drone de manufactura israelí atacó un autobús lleno de voluntarios armenios, matando a siete de estos.

¿Pero cuál es este UCAV (unmanned combat aerial vehicle) y qué tiene de particular?

En primer lugar, y a diferencia del resto de UCAV´s, el Harop no lanza ningún tipo de arma, sino que él mismo es el arma en sí, ya que lleva incorporado una cabeza de guerra de 23 Kg en su propia estructura, sin que se pueda desprender de ella.

En realidad se trata de un arma especializada en misiones SEAD, ya que lleva un sensor radar pasivo para detectar las emisiones y atacar a la fuente. Pero si el radar es apagado y deja de emitir señales, entonces recurrirá a sus sensores electroópticos, lo que le permitirá adquirir sus objetivos con capacidad todotiempo. Para poder acercarse a estos, dispone de un diseño en el cual ha primado la baja firma radar, que unido a su pequeño tamaño (2.5 m de longitud y 3 de envergadura), le garantiza una gran supervivencia. También tenemos que recordar que los UAV disponen de una firma térmica bastante baja de por sí. Esto es una realidad, recordemos la dificultad que tuvieron los israelíes en derribar un drone de posible fabricación suya, pero manejados por los rusos. A pesar de lanzar dos misiles Patriot de las últimas versiones, y un misil aire-aire, este no fue derribado:

Drone ruso burla las defensas antiaéreas israelíes

Drone suicida israelí IAI Harop
IAI Harop en su vehículo lanzador.

El Harop es transportado en un vehículo lanzador, que gracias al gran alcance del UCAV, puede permanecer en zona segura, ya que puede golpear objetivos a 1.000 Km de distancia, o volar durante 6 horas a la espera de que se le asigne, o de que el radar se encienda, y atacar en el momento oportuno. Puede volar de manera autónoma y atacar del mismo modo, o manejado a distancia por un operador. En caso de no adquirir el objetivo, también puede regresar y aterrizar automáticamente.

Además de su uso en misiones SEAD, el drone suicida también puede operar en Apoyo Aéreo Cercano (CAS), de manera que no es necesario depender de medios mucho más costosos como la aviación para poder ofrecer dicho apoyo a la tropa y de manera estrecha.

Los rusos en Ucrania hicieron un uso extenso de guerra electrónica frente a la amenaza de los UAV ucranianos:

Guerra electrónica rusa contra los UAV en Ucrania

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here