El 30 de enero de 1945 los hombres del 6º Batallón Ranger llevaron a cabo una de las operaciones militares más exitosas de la Segunda Guerra Mundial. Los rangers lograron evacuar más de 500 prisioneros del campo de Cabanatuan (Filipinas). La misión terminó siendo conocida como el gran rescate y pasó a los anales de la Historia Militar.

 

Guerrilleros filipinos al mando del capitán de la misma nacionalidad, Juan Pajota. Trabajaron estrechamente con los Ranger para evitar la llegada de refuerzos nipones. Imagen de dominio público (US Signal Corps).

ANTECEDENTES

El 7 de diciembre de 1941 los japoneses atacaron Pearl Harbor, horas después, las islas Filipinas eran bombardeadas. Posteriormente, las fuerzas de tierra niponas desembarcaron en las Filipinas, y los estadounidenses, incapaces de detener la acometida del Ejército Imperial se vieron forzados a replegarse hasta la península de Bataán.

Rodeados por el enemigo y sin poder ser evacuados por la Armada, los estadounidenses se vieron forzados a capitular. Filipinos y norteamericanos se rindieron ante los japoneses. Los nipones, carentes de provisiones para abastecer a todos los prisioneros, les obligan a emprender una marcha brutal de cien kilómetros. Los tropas japonesas golpeaban y mataban a bayonetazos a todo aquel que quedaba atrás o era incapaz de caminar.

Una vez concluida la marcha, los prisioneros fueron recluidos en campos como Cabanatuan, Palawan y O’ Donnell. El trato que sufrieron en dichos recintos fue despiadado, los cautivos murieron a causa del hambre y de las enfermedades.
Sin embargo, en 1944 se produce un cambio drástico en el curso de la guerra y los estadounidenses se lanzan a la reconquista de las Filipinas. El Ejército Imperial sufre un revés tras otro en el Pacífico y empieza a retroceder.

El 1 de agosto de 1944 el Gobierno japonés emite un comunicado que dice lo siguiente respecto a los prisioneros “el objetivo es no permitir que escape ni uno solo, aniquilarlos a todos sin dejar rastro”. Queda claro que los jerarcas nipones prefieren exterminar a los prisioneros que dejar que sean liberados.

 

EL ORIGEN DEL GRAN RESCATE

En 1945, el ejército del general Krueger se aproximaba al campo de prisioneros de Cabanatuan y se temía que los japoneses asesinasen a los prisioneros antes de ser rescatados. Para ello, los estadounidenses encargaron al 6º Batallón Ranger del teniente coronel Mucci la liberación de los prisioneros de Cabanatuan.

Mucci seleccionó a la compañía C de su batallón y también se llevó a un pelotón de la compañía F. Unos 120 hombres debían internarse tras las líneas enemigas y evacuar a los hombres recluidos en el campo de prisioneros de Cabanatuan. El teniente coronel Mucci se encargaría de la dirección de las operaciones, mientras que el capitán Prince planificaría el ataque al campo de prisioneros.

Mapa de la operación. Autor: Jappalang. Licencia CC BY-SA 3.0.

El campo estaba custodiado por aproximadamente 200 japoneses y en los alrededores se hallaban miles de soldados nipones. El sigilo era vital si querían no ser descubiertos. El más mínimo desliz podía provocar que los rangers fuesen aniquilados por tropas muy superiores en número y equipamiento.

 

EL ATAQUE

A las 17:00 horas del 30 de enero de 1945 los rangers comenzaron a topar posiciones en los alrededores del campo de prisioneros. Mientras tanto, la guerrilla filipina se encargaría de volar el puente de Cabu como maniobra de distracción, de ese modo, las tropas japonesas no podrían acudir en auxilio de la guarnición del campo.

A las 18:00 horas, un caza norteamericano P-61 sobrevoló el campo de prisioneros para crear una distracción. Los pilotos cortaron la alimentación del motor izquierdo. Provocaron un fuego controlado y descendieron hasta los 200 pies simulando sufrir una avería.

P-61 Black Widow. Uno de estos aviones del 547th Night Fighter Squadron fue clave en la distracción de la guarnición japonesa. Ilustración de M. Newland.

En la oscuridad, los rangers aguardaban el momento para atacar. A las 19:40 horas se produjo el primer disparo. Los rangers atacaron por sorpresa y con una contundencia demoledora, logrando penetrar en el recinto. El asalto apenas duró media hora. La guarnición japonesa, superada por la situación, fue incapaz de detener la acometida de los rangers.

Mientras tanto, la guerrilla filipina hizo estallar los explosivos colocados en el puente de Cabú. La explosión dañó el puente sin llegar a inutilizarlo. Los japoneses se lanzaron contra ellos, pero los guerrilleros aguantaron el tiempo suficiente para permitir que los rangers evacuasen a los prisioneros de Cabanatuan.
Habiendo logrado su objetivo, los rangers se retiraron del campo del recinto y evacuaron en carros a los prisioneros. La operación terminó con un rotundo éxito, más de 500 hombres habían sido rescatados.

Por esta espectacular acción, el teniente coronel Mucci fue condecorado con la Cruz de Servicios Distinguidos. Por su parte, el capitán Prince también fue condecorado tras su meritoria actuación en Cabanatuan.

 

Autor: David López Cabia nació en Burgos en 1986. Tras cursar sus estudios en la Universidad de Burgos obtuvo la Diplomatura en Ciencias Empresariales, la Licenciatura en Administración y Dirección de Empresas y el Máster de Profesorado. Su página web es www.davidlopezcabia.es.

Apasionado de la Historia y en particular de un periodo tan trascendental como la Segunda Guerra Mundial, desde una edad temprana comenzó a interesarse por el mayor conflicto bélico que ha conocido la Humanidad. Debutó como escritor con su novela “La Última Isla” en la cual narra la crudeza del frente del Pacífico. En su segunda obra “En el Infierno Blanco” cambia de escenario bélico y nos traslada a los campos de batalla de Normandía y las Ardenas.

Si quiere adquirir sus libros, puede hacerlo en la siguiente web:

http://afrontaeditorial.com/david-lopez-cabia.html

 

BIBLIOGRAFÍA
Comandos y Raids, Pere Romanillos.
Operaciones Especiales de la Segunda Guerra Mundial, Manuel J. Prieto.
The Cabanatuan Prison Raid, The Philippines 1945, Gordon L. Rottman.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here