Cuando los MLRS rusos han entrado en acción en apoyo de los rebeldes, lo ha hecho con una efectividad demoledora. Tanto es así, que gran parte de la victoria de los separatistas fue debido a los MRLS rusos.

 

M26 de un MLRS M270
M26 de un MLRS M270 saudí estrellado en Yemen. Se aprecia la carga de submuniciones DPICM M77.

Aunque a finales de la época soviética, ésta empezó a quedarse relegada en cuanto a sistemas de artillería y MLRS debido a la introducción en la OTAN de submuniciones de nueva generación tipo DPICM (munición convencional mejorada de doble uso), con capacidad top attack, etc, muy superiores a las cabezas de guerra convencionales, lo cierto es que esta tendencia ha ido cambiando, y a su favor. Además, la relación que en su momento había en cuanto a MLRS y artillería convencional, ha aumentado de un MLRS por cada cuatro obuses en los 80, a tres lanzacohetes múltiples por cada cuatro en Ucrania.

En la actualidad no solo disponen de los mismos sistemas que la OTAN, sino que no disponen de nuestras restricciones. El 3 de diciembre de 2008 se firma la Convención sobre Municiones de Racimo, lo cual deja a todos los firmantes en clara inferioridad con respecto al uso de artillería contra los que no se adhirieron. Si bien el fin era bueno, el que una buena parte de la comunidad internacional no la haya firmado es motivo preocupante. No solo por el mero motivo humanitario, sino porque estos tienen mucha mayor efectividad en el uso de la artillería.

Incluso países como EEUU que no lo habían firmado, se comprometieron a observarlo y deshacerse de todo el arsenal que no cumpliera con la Convención. Por contra, Rusia no se ha limitado en su uso, por lo que puede hacer un uso extensivo de las submuniciones. Por ejemplo, el BM-30 Smerch puede sembrar con una salva de cohetes 9M55K una determinada zona con 864 minas antipersonas, negando estas áreas al enemigo.

Como resultado de esto, un batallón de lanzacohetes múltiples rusos pesados puede cubrir un área hasta cinco veces superior al de su homólogo norteamericano. También el uso táctico de drones para observación de la artillería es superior, tal y como afirma el general de dos estrellas retirado del US Army, Robert H. Scales. Durante la batalla de Debaltseve, los ucranianos tenían encima de sus cabezas hasta ocho drones rusos pasando información a sus baterías.

Para conocer mejor las capacidades de Rusia al respecto, vamos a describir los lanzacohetes múltiples utilizados en el conflicto ucraniano:

BM-21
BM-21. Imagen de Dmitry A. Mottl. Licencia CC BY-SA 3.0.

BM-21 Grad: el más conocido de todos los MLRS del mundo. Este viejo sistema, pero todavía resolutivo, consta con 40 tubos para cohetes de 122 mm con un alcance máximo de 20 Km. Pueden ser disparados de manera individual, en salvas de varios cohetes, o todos de una vez en tan solo 20 segundos. Para evitar el fuego contrabatería, puede salir de la posición en dos minutos.

 

BM-21-1.
BM-21-1.

BM-21-1 Grad: versión modernizada de la anterior. Se sustituye el camión Ural-375D por uno nuevo, el Ural-43201. Pero lo principal son las mejoras en cuanto a dirección de tiro, con la moderna ASUNO, que le permite disparar de manera automática con mayor rapidez, además de la navegación vía satélite y nueva munición. Gracias a estos nuevos cohetes, se aumenta el alcance hasta los 40 Km, con capacidad de dispersar submuniciones de todo tipo, antipersonal, anticarro y minas.

TOS-1A
TOS-1A en plena acción. Imagen de Vitaly V. Kuzmin, licencia CC BY-SA 4.0.

TOS-1A: este sistema MLRS se le cataloga como lanzallamas, debido a que la carga de sus cohetes o es incendiaria o termobárica. En este último caso, el poder destructivo es mucho mayor. Sobre la barcaza de un T-72 (por su corto alcance ha de estar protegido al exponerse en el frente) se asientan 24 lanzacohetes de 220mm con un alcance máximo de 6 Km, pudiéndose disparar todos a la vez en 6 o 12 segundos.

BM-27 Uragán.
BM-27 Uragán.

BM-27 Uragán: este es un sistema más pesado que el Grad, por lo que va sobre un chasis 8×8. Éste monta 16 lanzacohetes de 220 mm que pueden ser disparados en tan sólo 20 segundos hasta los 35 Km. Las cabezas de combate pesan entre 90 y 100 Kg dependiendo del tipo de carga que lleven. Éstas pueden ir desde las típicas HE-FRAG (alto explosivo-fragmentación), a dispensador de minas, o DPICM.

9A52-4 Tornado.
9A52-4 Tornado.

9A52-4 Tornado: este nuevo sistema pretende sustituir al resto, utilizando una misma plataforma. En esta ocasión hablamos de la versión con seis lanzacohetes de 300 mm, capaz de disparar los mismos cohetes que su hermano mayor, el Smerch en tan solo 20 segundos y recargarse en 8 min.

 

 

BM-30 Smerch
BM-30 Smerch.

BM-30 Smerch: el más pesado de todos, como bien pueden atestiguar sus 12 alvéolos de 300 mm. Es capaz de poner a 90 Km de distancia una cabeza de guerra de 243 Kg HE-FRAG, y hasta 50 Km si es con el resto. Estas pueden ser desde termobáricas, HEAT/HE-FRAG, a submuniciones antipersonal (72 municiones), antitanque guiadas (5) o minas contracarro (25). Como muestra de la capacidad del Smerch, este vídeo de su uso en Siria:

La artillería, un arma desequilibrante

En Ucrania, los MLRS rusos tuvieron gran culpa del fracaso de la ofensiva del gobierno contra los rebeldes iniciada el 1 de julio de 2014. El bando gubernamental estaba obteniendo grandes victorias, tomando terreno paulatinamente a los rebeldes. Sin embargo, ante esta situación, inasumible para Rusia, entra en juego su artillería el 9 de julio. En tan solo 6 semanas, Rusia realiza 53 ataques de artillería contra 40 posiciones ucranianas. Dicha presión fue fundamental para el vuelco de la situación.

A comienzos de agosto, el gobierno Ucraniano había perdido el control de una parte sustancial de la frontera, viéndose rodeado por los opositores. Todo lo ganado, lo había perdido con la misma facilidad.

 

El devastador ataque en Zelenopillya

Sobre la efectividad de los lanzacohetes múltiples rusos y su táctica de empleo, lanzando ataques masivos sobre unidades enemigas, tenemos el caso del ataque a un campamento ucraniano cerca del pueblo de Zelenopillya, en la región de Luhansk.

T-72 destruido
Tanques destruidos en el ataque. Los lanzacohetes múltiples rusos fueron devastadores.

El 11 de julio de 2014, a las 4.30 de la mañana, unidades de la 24º y 72º Brigada Mecanizada, y la 79º Brigada Aeromóvil, se encontraban acampadas cerca de un checkpoint, cuando fueron atacadas por unas salvas de hasta 40 cohetes en un breve espacio de tiempo. El grado de destrucción fue enorme, no así las víctimas, que se redujeron a entre 23 y 30 muertos (dependiendo de las fuentes) y 93 heridos. Lo que si coinciden tanto los médicos como los testigos presenciales es que las heridas eran horribles.

tanques ucranianos destruidos
Ni los carros de combate mejor protegidos sobrevivieron. Como puede apreciarse, su destrucción fue total.

El primer batallón de la 79º Brigada Aeromóvil fue destruido casi por completo y el resto de unidades seriamente diezmadas. Los verdugos habían sido unos 9A52-4 Tornado situados a 15 Km de distancia en territorio ruso. Recordemos también que estos novísimos lanzacohetes múltiples rusos son exclusivos del Ejército de la Federación Rusa. La combinación de cabezas termobáricas y municiones top attack fueron desastrosas, destruyendo cuantioso material, desde carros de combate protegidos con blindaje reactivo, incluido el techo, a camiones, vehículos de recuperación, VCIs, etc.

 

Conclusión

Mientras que en la OTAN priman los costosos ataques de precisión, ya sea a través de la aviación, o con misiles contracarro, etc, Rusia ha demostrado que con la artillería, en especial los MLRS, gracias a las submuniciones y cabezas termobáricas, pueden dar un vuelco a una guerra destruyendo medios acorazados a un costo menor. Si bien los ucranianos estaban presionados por los norteamericanos para no responder a esos ataques para evitar una escalada del conflicto, los lanzacohetes múltiples rusos han demostrado una capacidad desequilibrante similar a la de la aviación.

Es decir, que sin superioridad aérea, con la debida protección con baterías SAM y unidades acorazadas, los MLRS rusos pueden poner en serio aprieto a un ejército que domine el aire, incluso derrotándolo, tal y como han hecho en Ucrania.

También le puede interesar el artículo sobre 2S1 Gvozdika, otro tipo de uso de la artillería rusa que causó estragos entre las unidades antitanque ucranianas:

2S1 Gvozdika, el cazador de unidades contracarro ucranianas

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here