El Comandante en Jefe del Ejército de la Federación de Rusia, el coronel general Oleg Leonidovich Salyukov hizo un balance de algunas adquisiciones del Ejército Ruso en 2016. Las fuerzas terrestres recibieron el equipamiento para dos brigadas de los sistemas Buk-M3 y Buk-M2. El M3 es una versión modernizada del M2 que entró en servicio el año pasado. Dispone de electrónica nueva, así como misiles más capaces. El alcance máximo de estos es de 70 Km, y pueden derribar objetivos que vuelen a una altura de hasta los 35 Km, o a muy baja altura. Aumenta el número de misiles de 4 a 6, y son más resistentes a las contramedidas electrónicas y más capaces ante los misiles de crucero y de baja firma radar.

BTR-82A. Imagen de Vitaly V. Kuzmin/CC BY-SA 4.0.

Además de estos sistemas SAM de medio alcance, se han provisto de dos batallones de Tor-M2 y Tor-M2U, de corto alcance, así como el novísimo MANPADS Verba, el equivalente al Stinger norteamericano. Utiliza tres tipos de sensores, uno más que el Igla-S, lo que lo hace más difícil de ser engañado, y con un techo de 4.500 metros.

Además de los sistemas antiaéreos, se han recibido 130 BMP-3 y BTR-82A. Ambos son de lo más moderno en lo que respecta a VCI y APC en Rusia, aunque los nuevos modelos que entrarán en breve, los Kurganets, etc, posiblemente limiten el número de adquisiciones de estos más antiguos.

Anecdóticos son los 20 Tigr-M, vehículos blindados 4×4 con una torreta Arbalet-DM. Esta va equipada con una ametralladora pesada de 12.7mm 6P49 con 450 cartuchos y con capacidad de disparar de día y de noche.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
24 + 13 =