El conflicto de El Líbano de 2006 y sus lecciones han servido de base a los hutíes para enfrentarse a la coalición saudí y fuerzas yemeníes durante la guerra civil del país. Pero las relaciones entre el bando chií yemení y Hezbolá, así como con el gobierno iraní van algo más lejos, algo que no debe extrañarnos, pues estas dos facciones son apoyadas por Irán.

 

Conexiones entre los hutíes, Hezbolá e Irán

Aunque pueda parecer una obviedad, ya que todos tienen intereses en común, Hezbolá e Irán niegan u omiten el apoyo militar a los hutíes. Pero hay numerosos signos que prueban dicho apoyo. Por ejemplo, un líder de Hezbolá afirmó para el Financial Times que los hutíes habían entrenado con ellos en Irán, y que posteriormente los mismos miembros de su organización habían ido a Yemen a entrenarlos. También otro comandante del brazo armado de Hezbolá, bajo el pseudónimo de Abu Abbas, reconoció para Foreign Policy que Hezbolá ya estaba operando en Yemen, y que eran los responsables del lanzamiento de los misiles Tochka contra Arabia saudí, y no los hutíes. Además, amenazó con que en cuanto acabaran con su trabajo en Siria, se implicarían en Yemen.

Posición saudí atacada con cohetes por los hutíes en Najran.
Posición saudí atacada con cohetes por los hutíes en Najran.

Un vídeo publicado el 24 de febrero de 2016 por la saudí Al Arabiya, en el que sale un supuesto comandante de Hezbolá llamado Abu Saleh reunido con tropas hutíes en Yemen podría ser otra de las pruebas del apoyo militar, esta vez como asesores.

También el numeroso armamento sensible de origen iraní presente en el conflicto revela un apoyo explícito, interceptándose incluso cargamentos, como el 11 de febrero de 2016, en el que Arabia Saudí detuvo un barco que transportaba equipo de comunicaciones con destino a Yemen, temiendo que cayera en manos hutíes. Según el portavoz de la coalición anti-hutí, el buque había iniciado su viaje en el puerto iraní de Bandar Abbas.

Sin embargo, oficialmente, tanto Hezbolá, como Irán han negado cualquier cualquier implicación en el conflicto, aunque han dado su apoyo público a los hutíes. Pero una de las señales de las relaciones entre Hezbolá y hutíes es que estos últimos aplican un método de lucha similar.

 

El Líbano 2006 y la Operación Decisive Storm

Podemos trazar incluso algunos paralelismos entre la Operación Decisive Storm saudí, y la israelí en 2006 en cuanto a la incapacidad de ambas de evitar el lanzamiento continuo de cohetes. Si bien en el caso de Hezbolá no poseía en su arsenal de poderosos misiles balísticos, si que utilizó cohetes de medio alcance como los Fajr-3 y Fajr-5, con alcances de 45 y 75 Km respectivamente. Pero la inmensa mayoría (95%) fueron los famosos Grad de 122mm. Durante el mes del conflicto, se reportaron 4.228 impactos de cohetes en territorio israelí, con picos de 250 diarios. El fuego de artillería contra estos objetivos se mostró ineficaz, debido a que estos ataques eran relámpago, y la aviación pudo prevenir en parte estos ataques gracias a que degradaba las zonas óptimas de lanzamiento.

En Yemen los ataques de los hutíes contra territorio saudí comenzaron de modo semejante. El 5 de mayo de 2015 realizaron diversos disparos de morteros y cohetes Grad contra las poblaciones de Najran y Jizan, matando 5 civiles. Paulatinamente se fue aumentando el tamaño de los cohetes, hasta llegar a misiles balísticos con alcances de hasta 700 Km. Para saber más sobre estos ataques con misiles balísticos, pueden leer este artículo:

La vulnerabilidad de Arabia Saudí a los misiles balísticos de Yemen

Los ataques contra Arabia Saudí se volvieron desde entonces constantes, golpeando con todo tipo de morteros, cohetes y misiles balísticos. Muchos de estos modelos provenían de Irán, como los Zelzal-1, cohetes con un diámetro de 610mm, una cabeza de guerra de 600 Kg, y un alcance de 125 Km. Carece de algún tipo de guía, por lo que su precisión es muy escasa, pero para causar terror es más que válida. En el siguiente vídeo vemos a un camión con tres de estos cohetes siendo lanzados contra los saudíes:

Si la supuesta ayuda de Hezbolá ha llegado a los hutíes, esta ha sido para enseñar las lecciones que tienen bien aprendidas de su constante lucha contra Israel. Ambos se enfrentan a un enemigo que domina por completos los cielos, con buenos sistemas de detección y radares, por lo que el golpeo y la huida, así como el camuflaje deben de haber sido una de las principales lecciones que hayan obtenido de los libaneses. Estas lecciones son perfectamente aplicables al escenario en el que se desenvuelven, contra un enemigo menos capaz que el israelí en todos los aspectos.

Como le pasó a Israel en su día, los de Riad no fueron capaces de evitar el lanzamiento de cohetes, a pesar de que se realizaban cerca de su frontera, tal y como hicieron los libaneses en 2006 y como hacen de manera intermitente desde entonces. Tras crear escuela, la lección ha podido ser bien aprendida y puesta en práctica en otros escenarios. No solo se exportan armas, sino lo que puede ser peor aún para el contrincante, también doctrinas militares.

2 Comentarios

  1. Parece que, tal como Rusia usó el terreno en Siria para estrenar su material bélico más sofisticado, Irán lo hace en Yemen con asesores de hezbollah como intermediarios, aunque claro, también pueden haber unidades Al-Quds en el terreno. Habría que por lo demás mencionar la sorprendente capacidad que han tenido los rebeldes Hutís para suprimir el poder ofensivo terrestre de la coalición, bien demostrando su propia capacidad de combate o simplemente dejando a la luz la mediocridad de las tropas sauditas. Yo me inclino más por la segunda, aunque no se podría descartar que la primera tuviera un poco de apoyo hezbollita.

    Por cierto, buenos artículos. Espero que algún día puedan subir algun reportaje sobre el general Qasem Soleimani, personaje interesante en la guerra de Iraq y en SIria (y quizás en Yemen).

    Saludos.

    • Coincido plenamente con usted en su comentario.
      Al igual que la coalición liderada por EEUU brinda apoyo militar a los rebeldes en Siria, o ciertos países del golfo los financian y arman, incluida Arabia Saudí, Irán y El Líbano juegan a lo mismo en Yemen. Para evitar costes diplomáticos, lo hacen de manera encubierta, pero las señales que muestran son innegables. Nos encontramos con distintas guerras subsidiarias, pero con los mismos protagonistas.
      Nos anotamos su petición sobre Qasem Soleimani, y muchas gracias por su comentario.

      Un cordial saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here