Si a algo le caracteriza al A-10 es que es un avión, casi construido alrededor de un arma, el GAU-8/A Avenger, casi tan famoso como el avión, así como su polémica munición de uranio empobrecido, diseñada para penetrar los tanques soviéticos.

 

El GAU-8/A Avenger

El alma del A-10 es su cañón de 30 mm tipo Gatling, es decir, con con siete cañones rotativos que le proporcionan una cadencia de tiro altísima, de 3.900 disparos por minuto. Si bien, esta alta cadencia no es un problema en cuanto a quedarse sin munición rápido, ya que dispone de una tolva de munición con 1.174 proyectiles. En la configuración de combate lleva una mezcla de munición para aumentar su efectividad, con 5 proyectiles perforantes-incendiarios API PGU-14/B de uranio empobrecido (DU) y uno de alto explosivo incendiario HEI PGU-13/B.

Semejante cantidad de munición le permite realizar algo más de 7 ráfagas de 2 a 3 segundos cada una, que es lo que suelen durar, dejando al objetivo con una lluvia de entre 120 a 195 proyectiles. Esto es debido a que para alcanzar la velocidad de disparo máxima, la de 3.900 d.p.m. necesita en torno a medio segundo, por lo tanto, en el primer segundo dispararía 50 proyectiles y unos 70 en los siguientes.

F-16 con el pod GPU-5/A
F-16 con el pod GPU-5/A durante las pruebas.

Decir que el cañón se diseñó en torno al A-10 no es un disparate, es más, fue uno de los requerimientos, ya que de no ser así, podría haber tenido problemas, ya que el poder del GAU-8/A es enorme y puede causar problemas como le sucedió al F-16 en la operación Desert Storm de 1991. A pesar de llevar una versión más corta y de 4 cañones, el GAU-13/A, en un pod central, el GPU-5/A Pave Claw, que se mostró un desastre desde el primer momento en la campaña en Irak. La gran velocidad del F-16, la falta de un software adecuado, el enorme retroceso y poca estabilidad, hacían imposible apuntarlo. El intento de jubilar al A-10 fueron un fracaso.

 

Los colmillos de uranio empobrecido

La munición principal, tal y como hemos visto, era la perforante-incendiaria, denominada PGU-14/B API. El penetrador de uranio empobrecido de alta densidad, tiene una capacidad perforante soberbia, y unos efectos post-penetración terribles en los carros de combate y blindados de transporte de tropa. Si bien el peso del proyectil es de en torno 390-425 gr. dependiendo del fabricante, así como un diámetro de 30mm, el penetrador de DU, envuelto por la cubierta de aluminio, tiene tan solo un diámetro de 16mm y un peso 298 gr.

M-113 destruido por el A-10
M-113 destruido con la munición perforante del A-10. Los actuales VCI y APC poco pueden hacer frente a este cañón.

En los tests que se llevaron a cabo, esta munición perforante, disparada desde un A-10 a 430 Km/h, con un ángulo de ataque de 30º, fue capaz de penetrar 55mm de blindaje de acero a una distancia de 1.200 metros, y 76mm a 300. Estas cifras son suficientes para destruir cualquier carro de combate que no sea de última generación, ya que la parte superior de estos suele estar escasamente protegida. Sin embargo, modelos como los Leopard 2E, o el Merkava Mk IV tienen la zona superior con un gran grosor, para hacer frente desde las amenazas de este tipo a los misiles con capacidad top attack.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here