En el siguiente artículo vamos a tratar la posible evolución de los carros de combate, sobre todo ante la nueva revolución que parece haber comenzado. Esta llega ante la exitosa prueba en combate del sistema de protección activa Trophy, y ante los últimos conflictos en los cuales se ha puesto en tela de juicio la vigencia de estos vehículos.

 

A nuestro parecer la evolución que seguirá el carro de combate será similar a la que vivieron los buques de guerra tras la Segunda Guerra Mundial. Es decir, su protección recaerá en la defensa activa a través de misiles guiados y menos en la protección pasiva de los blindajes. Si en la actualidad los tanques han alcanzado posiblemente su cenit en cuestión de cantidad de blindaje, tal y como lo hicieron el Yamato o los clase Iowa, evolucionarán a algo similar a los Arleigh Burke.

Carros de combate Merkava IV perforado por AT-14 Kornet
Merkava IV perforado en su lateral por un misil contracarro AT-14 Kornet en El Líbano 2006. Incluso los carros más protegidos pueden ser puestos fuera de combate momentáneamente, como en este caso, aunque fue reparado y pudo continuar en la campaña.

¿Qué queremos decir con esto? Que los carros de combate, a pesar de su gran protección, pueden ser puestos fuera de combate por medios económicos como son los RPG-29, tal y como le sucedió a un Challenger 2 en Irak. El blindaje no tiene porqué garantizar una alta supervivencia. Pero los avances tecnológicos han hecho que se empiecen a considerar muy seriamente medios de protección activa, y los israelíes, líderes en el sector, han sido los primeros en poner en servicio uno que garantiza una protección integral frente a misiles y cohetes tipo RPG.

 

Sistemas de protección activa, los impulsores de la evolución

Los inicios de los APS están escritos en la URSS, pues fueron ellos con el Drozd los pioneros, sometiéndolo a prueba de fuego en la invasión de Afganistán. Luego desarrollaron el Arena, y el Drozd-2, pero ambos sistemas eran también primitivos, además de caros para las exhaustas arcas rusas. Por tanto estos comienzos no son más que anecdóticos y demostraron que la tecnología no estaba madura, pero se vislumbró el futuro. El presente actual nos lleva a lo mismo.

Drozd y Arena APS
A la izquierda, el Drozd 2, y a la derecha el Arena.

En la actualidad tan solo hay un APS en servicio y también el único probado en combate, el sistema Trophy. Desde sus inicios superó con creces las expectativas en las pruebas, llegando a una tasa de acierto del 97%. En combate, sin embargo, la tasa que ha alcanzado ha sido del 100%, neutralizando modernos misiles contracarro Konkurs, Metis, Kornet o RPG-29 durante la operacion Margen Protector en Gaza. Si bien este es el comienzo de los sistemas de protección activa, el futuro que les depara es mucho más importante.

Otra firma israelí, IMI, desarrolló otro APS, el Iron Fist, capaz de neutralizar incluso munición de energía cinética (KE). Aunque no la destruye, la desvía de tal manera que al crear un ángulo de ataque, reduce drásticamente su capacidad de perforación.

 

Miniaturización de los misiles

La continua miniaturización de la electrónica nos está llevando a armas que hace pocos años eran mera ciencia ficción. Por ejemplo, el misil Pike de Raytheon, líder mundial en este tipo de armamento. Este es un misil guiado por láser en miniatura, que se puede disparar desde un lanzagranadas de 40mm, con un alcance de 2.200 metros y una cabeza de guerra de 270 gr. Su precisión es de 5 metros o menos, y puede atacar tanto blancos fijos como móviles que se desplacen a poca velocidad.

Misil Pike de Raytheon
Misil Pike de Raytheon. Se abre la veda en el desarrollo de misiles inteligentes de escaso tamaño.

Otro caso soprendente de esta miniaturización del armamento guiado lo tenemos en la munición de 12.7mm guiada por láser EXACTO desarrollada por DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency).

Todo esto nos indica que las municiones guiadas de muy pequeño tamaño son ya una realizad, aunque en un estado primitivo, tal y como en su día lo fue el Drozd.

 

Evolución de los sistemas de protección activa

Los APS pueden evolucionar hacia sistemas cada vez más precisos y con menores efectos colaterales a los actuales. Las municiones no guiadas actuales podrán ser sustituidas por otras guiadas ya sea por IR o radar, pudiendo llegar incluso al hit to kill, es decir, neutralizar la amenaza por impacto directo y no con una explosión. Esto minimizaría los daños colaterales al mínimo, sin apenas perjuicio para la infantería cercana.

El Iron Fist incluye un sistema doble de detección, radar e IR, lo que redunda las posibilidades de detección. Si bien esta capacidad se ha demostrado más que suficiente ante todo tipo de proyectiles (con reservas ante los KE pues no se disponen de datos), son los misiles los que han de evolucionar para hacer frente a ataques múltiples gracias a algún tipo de guía.

Iron Fist APS de IMI Israel
Iron Fist de IMI. Puede dar cuenta tanto de misiles contracarro como de munición KE. Supone un salto en capacidades.

De esta manera, los tanques se convertirán en lanzaderas de misiles de tamaño contenido, al igual que los buques pesadamente blindados perdieron su blindaje y empezaron a portar una gran cantidad de misiles para autoprotección y de la flota.

 

Posible evolución de los tanques

Cuando la tecnología haya alcanzado el grado de desarrollo antes mencionado, y por lo que vemos, no tardará mucho, y hayan entrado en servicio sistemas fiables, entonces los carros de combate podrán modificarse ajustándose a las nuevas circunstancias.

Afganit APS
Afganit ruso, lo último en APS desde Rusia. El T-14 Armata y toda su familia lo incorporará.

Gracias a sistemas de protección activa mucho más eficaces, los carros de combate se podrán deshacer de una buena parte del blindaje y dejar tan solo el necesario para aguantar los impactos de cañones de pequeño y mediano calibre, IEDs, fragmentos de artillería. No merecería la pena desechar los costosos misiles ante este tipo.

El peso que se ahorraría en blindaje daría mayor movilidad, pero también hay que tener en cuenta el dinero ahorrado en ello, ya que los APS son y serán bastante caros. Pero también  el ahorro en material destruido lo compensará.

 

Trabajo en red

Los carros de combate desde hace un tiempo que trabajan coordinados a través de los sistemas de gestión de batalla (BMS), pero con la incorporación de estos nuevos elementos, la colaboración entre los distintos vehículos aumentará. Por ejemplo, dando protección a otros tanques que no dispongan de munición, o que tengan elementos del sistema dañado, o dando cobertura a personal de combate a pie u otros vehículos ligeros desprotegidos.

 

Como siempre ha ocurrido en la carrera armamentística, ante un nuevo desarrollo surge una contra. Y es que no existe el arma indestructible y estos sistemas tan solo aumentarán la supervivencia de los carros, pero se desarrollarán otros métodos para su destrucción. A pesar de ello, creemos que la era en la que la protección de los tanques se basaba prácticamente en el blindaje será cosa del pasado, al igual que nadie piensa ahora en acorazar los buques de guerra.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here