Durante la larga guerra que enfrentó a Irán e Irak (1980-1988) en los cielos de ambos países se dieron distintos tipos de duelos, pero el más interesante desde el punto de vista militar es el que traemos a colación, al F-14 Tomcat vs Mig-25 Foxbat .

 

Para algunos que desconozcan el contexto histórico, les extrañará que el F-14, uno de los más punteros de los EEUU acabara en Irán, pero la verdad que las buenas relaciones con el Shah de Irán y la ingente cantidad de dinero que inyectó en el problemático y costoso programa del F-14, fueron claves. Incluso barajaron el F-15 Eagle, pero no cumplía con las exigencias iraníes, que habían encontrado bastante superior al avión de Grumman.

La posterior revolución islámica rompió por completo las relaciones con EEUU, que canceló el resto del pedido de armamento no entregado, asistencia técnica, etc. Y poco después, en septiembre de 1980, Saddam Hussein ordena invadir Irán, aprovechando el desorden todavía presente en el país, reavivando el conflicto que existía entre ambos países. Es en este contexto en el cual, lo mejor de EEUU en cuanto a interceptores, se enfrenta a lo mejor de la URSS.

El Mig-25P era un avión contemporáneo al Tomcat, pues éste último entró en servicio en la US NAVY en 1974, tres años después que el Foxbat. Por tanto, cuando hablamos del duelo entre los F-14 Tomcat vs Mig-25 Foxbat, no nos referimos a material obsoleto de la URSS vendido a Irak, como si lo era ya en 1991 en muchos aspectos, sino de casi lo último en su arsenal.

 

MiG-25PD (izdeliye 84D)

Los primeros Mig-25 que llegaron a Irak lo hicieron a comienzos de 1980, 10 MiG-25PD y RB, estos últimos de reconocimiento y ataque a tierra. Siendo material militar muy sensible, estos estaban bajo estricto control soviético, destinándose principalmente al entrenamiento de los pilotos de la IrAF (Fuerza Aérea Iraquí).

Nos vamos a centrar en la versión de interceptación, la “PD”, ya que tiene mayor interés que los “RB”, no muy adecuados para enfrentarse a los Tomcat. De hecho, los primeros aviones transferidos al control del personal iraquí eran precisamente los “RB”.

MiG-25 iraquí
MiG-25PDS de la IrAF. © Anatoli. F. Ignatiy.

La versión “PD” de los iraquíes era una de exportación, no tan capaz como la original soviética, sino una mezcla entre ésta y la anterior, la “P”. Cuando en septiembre de 1976 el teniente V. I. Belenko desertó con su MiG-25P a Japón, estos invitaron a personal norteamericano para que estudiaran al preciado avión. Fue devuelto poco más de dos meses después desmontado en cajas a la URSS. Esto supuso una conmoción y la Mikoyan OKB se puso manos a la obra para modernizar el avión, resultando en el MiG-25PD. La otra consecuencia fue que hizo menos reacia a la URSS a compartir con sus aliados el Mig-25. Al fin y al cabo, si los enemigos ya habían tenido acceso a esa tecnología, ya no había miedo a perderla, por lo tanto se podría general un negocio con su venta.

Cabina del MiG-25PD.
Cabina del MiG-25PD.

El radar del MiG-25PD era un Smerch-A2, introducido a mediados de los 70. Aunque al principio los soviéticos llevaron aviones con la versión A1, las fuertes protestas de los iraquíes hicieron que al año siguiente enviaran un cargamento para modernizarlos al siguiente estándar. La versión A2 proporcionaba mayor fiabilidad respecto a la A1, así como resistencia a las ECM. En ese cargamento también iban los R-40RD/TD, así como moderno equipamiento soviético en cuestión de ECM y aviónica.

El Smerch-A2 tenía un alcance máximo frente a bombarderos del tamaño de un Tu-16 de 100 Km, y podía realizar el seguimiento de estos hasta los 60 Km. Carecía de exploración hacia abajo, por lo cual tendría problemas ante los aviones que volaran a bastante menor altura que el MiG-25, que solía volar a alta cota. Podía compensarse levemente con el GCI (Ground-controlled interception), es decir, los radares terrestres. Otro dato negativo del radar del MiG, es que no podía detectar avión alguno por debajo de los 500 metros de altura debido a los ecos del terreno.

Otro elemento indispensable era el alertador radar (RWR), que se correspondía con el excelente SPO-10 Sirena-3, que resultó muy útil en los combates aire-aire, además de los sistemas de contramedidas electrónicas (ECM).

Prestaciones

  • Relación Empuje/Peso     0.66
  • Velocidad máxima al nivel del mar     1.200 Km/h
  • Velocidad máxima a 11.000 m      3.000 Km/h
  • Techo máximo      20.500 m
R-40RD t R-40TD
A la derecha, el R-40RD, y a la izquierda el R-40TD, fácilmente diferenciable por el sensor esférico IR.

Armamento

  • Misil R-60M: este era el más moderno del arsenal. Era un pequeño y ágil misil guiado por un sensor IR, y apto para el dogfight.
  • Misil R-40RD: de guía radar semiactiva, su distancia de lanzamiento respecto al objetivo solía ser de 20/30 Km, aunque la máxima era de 50 Km.
  • Misil R-40TD: similar al anterior, solo que con guía IR. Su velocidad máx. era cercana a Mach 5, y maniobraba hasta los escasos 2.5 Gs. Normalmente se llevaban o 2 R-40TD y 2 R-40RD, o 4 R-60M y 2 R-40 de guía semiactiva.

 

F-14A Tomcat

La joya y orgullo de la IRIAF (Islamic Republic of Iran Air Force), era el mejor interceptor de su tiempo, siendo Irán el único país del mundo que pudo obtener esta maravilla de la ingeniería. Ocurrió en la época del Shah, cuando las relaciones entre ambos países eran excelentes, pero tras la revolución, éstas se rompieron, lo que supuso ciertas dificultades para el mantenimiento de tan complicado material.

Podemos decir que el Tomcat era en sí básicamente tres sistemas de armas en uno: El propio avión, el radar AWG-9 y el misil de largo alcance AIM-54 Phoenix.

pilotos iraníes F-14 Tomcat
Pilotos iraníes con el preciado Tomcat, en la base aérea de Shiraz, septiembre de 1979.

El AWG-9 era el corazón del Tomcat, el que le daba esa gran capacidad como interceptador, unido al AIM-54. Tenía un alcance mayor al del MiG-25PD, incluso a la versión soviética, el Sapfeer-25, siendo este de 185 Km. En modo TWS (track while scan) podía seguir hasta un máximo de 24 blancos, aunque esta es una capacidad teórica limitada por el factor humano, ya que la carga de trabajo para el operador del radar (Radar Intercept Officers, RIO) sería enorme. Además disponía de capacidad look-down/shoot-down, pudiendo dirigir sus misiles contra objetivos como misiles o aviones que volaran bajo.

Los AWG-9 y AIM-54 vendidos a Irán eran parecidos a los de la US NAVY, salvo por la velocidad a la que hacían los saltos de frecuencia sus radares, que era 1/100 menor, lo que afectaba muy levemente a su capacidad de resistir el jammeo del enemigo.

Gracias al sistema IFF APX-81-M1E, que le permitía detectar e interrogar los transpondedores IFF soviéticos, dando los datos de velocidad verdadera (TAS) y distancia, de manera que junto al RWR, no era necesario encender el radar para detectar al enemigo en muchas ocasiones.

Los F-14 iraníes no contaban con el IRST AN/ALR-23, pero no porque no quisieran vendérselos los norteamericanos, sino por la escasa utilidad de este, debido a su rango limitado.

Prestaciones:

  • Relación Empuje/Peso     0.56
  • Velocidad máxima al nivel del mar     1.200 Km/h
  • Velocidad máxima a 11.000 m     2.517 Km/h
  • Techo máximo     15.240 m
F-14 Tomcat con AIM-54, Sparrow y el Sidewinder
F-14 Tomcat con una carga típica, en la cual combinan el AIM-54 con el Sparrow y el Sidewinder para una mayor flexibilidad y eficacia.

Armamento:

  • AIM-54A Phoenix: adquirió 274 misiles, de una cantidad mucha mayor que no pudo ser recibida por la revolución. Durante las pruebas realizadas por la IRAAF, estos fabulosos misiles consiguieron derribos de blancos aéreos desde distancias tan cortas como los 7.5 Km, hasta un máximo de 212 Km. Podía maniobrar hasta los 17.5 G, mucho más que los R-40. Los sistemas de contramedidas electrónicas (ECCM) del misil estaban degradados con respecto a los de la US NAVY.
  • AIM-9P Sidewinder: más de 800 de estos fueron comprados para dotar a los Tomcat. De guía IR y corto alcance, habría que esperar a las posteriores versiones para tener un misil fiable.
  • AIM-7E-4 Sparrow: era una versión específica para poder trabajar con el radar del F-14. Su alcance máximo era de 30 Km. La probabilidad de derribo de este misil era escasa.
  • Cañón Vulcan M61A1: este universal cañón es de 20mm tipo Gatling, con una cadencia de tiro de 6.000 dpm. La tolva de munición contenía 675 proyectiles. A pesar del tamaño del F-14, era un rival peligroso en el combate cercano y el cañón podía ser muy letal.

 

Hemos tratado el material, pero sin los pilotos estos aviones y misiles serían inútiles. A continuación haremos un balance de la calidad de los pilotos iraníes, así como la narración de los combates entre el F-14 Tomcat vs Mig-25 Foxbat

Para leer la segunda parte visite el siguiente link:

F-14 Tomcat vs Mig-25 Foxbat en la Guerra de Irán-Irak (II)

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
24 − 20 =