Uno de los aspectos que menos se tienen en cuenta, a pesar de la importancia que radica en él, es la calidad de los pilotos. En este caso, tenemos suficiente información de ambos bandos para decir que los enfrentamientos entre F-14 vs Mig-25 fueron a todas luces equilibrados. (Ilustración de portada, F-14 iraní en dogfight contra un Mig-21)

 

Pilotos iraquíes

Los pilotos de los Foxbat de la IrAF eran lo mejor de lo mejor. El proceso de selección fue duro. Fueron seleccionados por sus habilidades de vuelo y mentales. Era personal experimentado, habiendo sido entrenados muchos de ellos anteriormente por franceses, ingleses e indios, antes de pasar a hacerlo de manera intensa por instructores rusos y de la Alemania del Este.

Pilotos iraníes

Como era lógico ante la joya de la fuerza aérea iraní, tan solo los mejores podían optar a volar el Tomcat, importando tanto la experiencia como las habilidades de vuelo. En 1974 llegan al Naval Air Station en Miramar, California, los primeros pilotos iraníes, todos ellos veteranos del F-4 Phantom. Poco después en ese mismo año les siguen otro grupo, acompañados por técnicos e ingenieros para conocer los motores y radar del avión. También un destacamento de 27 instructores norteamericanos permaneció entre los años 1976/79. Hacia 1976 habían más de 110 pilotos iraníes instruidos en el F-14, y otros 100 en proceso.

A pesar de la revolución, tan solo 27 pilotos huyeron de Irán, ya que muchos se negaron a abandonar su país, aún a riesgo de ser asesinados o torturados. Incluso los que fueron encarcelados y condenados a muerte, por su gran calidad de pilotos, fueron liberados para ponerse a los mandos del Tomcat. Por tanto se desmitifica el que no hubieran pilotos suficientes instruidos o fueran mediocres. Lo que si hubo fue una gran escasez de técnicos, tan solo 80 para una flota de 77, debido a que la gran mayoría huyó con los norteamericanos.

 

Enfrentamientos

4 de diciembre de 1982: dos MiG-25PD penetraron el espacio aéreo al norte de Irán, separándose en búsqueda de un objetivo. Un F-14A Tomcat iraní se dirigió hacia uno de ellos, pero detectándolo en modo pasivo al MiG-25 gracias a su APX-81-M1E, aproximándose hasta una distancia de tiro idónea para lanzar su AIM-54. Una vez que llegó a esta, el AWG-9 fue activado y abrió fuego. El Siren-3 del MiG-25 detectó al radar iraní y aceleró, fallando el misil que pasó cerca del avión. Tras librarse del Phoenix el MiG-25 redujo la velocidad creyéndose a salvo, pero el Tomcat había acelerado hasta Mach 2.2 en su persecución y disparó otro AIM-54, que derribó al Foxbat iraquí.

F-14 vs Mig-25
Repostando en vuelo a 2 F-14 durante la Operación Sultán 10. Gracias al respostaje en vuelo, podían permanecer 12 horas en las patrullas aéreas de combate.

6 de agosto de 1983: otra pareja de MiGs se cuela en el espacio aéreo iraní a través de Turquía, apareciendo cerca de Tabriz, al noroeste de Irán. Como era usual, para evitar ser detectados, un F-14A iba con el radar en standby, realizando una patrulla CAP. Este se dirigió hacia los Foxbat de manera furtiva hasta estar en la NEZ (no escape zone), es decir, en la zona en la cual el enemigo no puede escapar del misil huyendo a toda velocidad. Normalmente cuando se dan los datos de alcance de los misiles, se refieren al enemigo en aproximación, a alta cota, y otras situaciones ideales que nunca se dan en el combate. La NEZ es muy inferior al alcance máximo oficial, ya que el misil ha de ser capaz de alcanzar al avión contrario cuando este huye a toda velocidad.

Una vez que el Tomcat estuvo a la distancia adecuada, encendió el radar y disparó su Phoenix. En cuanto los MiG-25 se percataron de esto, dieron media vuelta huyendo, y acelerando al máximo. Sin embargo fue infructuoso, y el misil explotó cerca del avión, dañando la parte trasera, incluidos los motores.

Un F-5E Tiger II que se hallaba cerca del MiG-25PD iraquí, acabó la tarea del Tomcat, lanzando dos AIM-9 Sidewinder que dieron de lleno en el interceptor, derribándolo.

 

La URSS prueba sus MiG-25BM

En el siguiente caso no tenemos como protagonistas a los MiG-25PD, sino a una versión diferente, dedicada a misiones SEAD (supresión de defensas aéreas enemigas), los MiG-25BM. Estos estaban equipados con el pack Yaguar, que incluía toda la suite electrónica para estas misiones, como el designador de objetivos Sych-M, para dar la posición de las fuentes de emisión de radar a los misiles antirradiación, el sistema de búsqueda y alerta radar Beryoza-L, y los sistemas de contramedidas electrónicas Siren-1D-OZh y Lyutik, eficaces tanto contra radares en tierra como contra los de los cazas.

MiG-25BM armado con Kh-58.
MiG-25BM armado con 4 misiles antirradiación Kh-58.

El fin de este despliegue era testar a los aviones contra los Tomcat y los SAM Hawk, ambos de origen norteamericano. Como siempre, la guerra como campo de pruebas. Fueron desplegados en 1986 durante unas semanas hasta que uno de ellos fue derribado por un Phoenix cuando volaba a máxima velocidad y alta cota. Tras esto, se retiraron. Al año siguiente vuelven a probar, llevando cuatro ejemplares pilotados por soviéticos. El resultado vuelve a ser el mismo:

11 de noviembre de 1987: un MiG-25BM invade el espacio aéro iraní, de manera que fue interceptado por un F-14A Tomcat, que disparó un AIM-54 Phoenix contra él. A pesar de los avanzados equipos de guerra electrónicos soviéticos, el misil fue lanzado en modo Home-On-Jamming, es decir, que se guió hacia la fuente del jammeo. El Phoenix voló hasta el MiG, pero su cabeza de guerra no estalló. Sin embargo, el guiado fue tan preciso que impactó en uno de los estabilizadores verticales, haciendo que el avión tuviera que realizar un aterrizaje de emergencia en el cual la aeronave se destruyó. Pocos días después, con el orgullo herido se retira este destacamento a la URSS.

 

Conclusiones

Aunque al principio los soviéticos no daban mucho crédito a los informes iraquíes que dejaban claro la gran efectividad del Tomcat, la experiencia en combate dejó las cosas claras pronto. Aunque no hemos tratado los MiG-25RB, estos corrieron, como no, un destino igual al de sus hermanos interceptores. No se puede achacar a la calidad de los pilotos iraquíes este fracaso, ya que también algunos pilotos soviéticos cayeron en combate a bordo de los Foxbat. Estos pilotos solían ser la flor y nata de la URSS.

F-14 Tomcat iraní.
F-14 Tomcat aterrizando con una amplia carga aire-aire. A pesar de que los EEUU afirmaron en un primer momento de que habían saboteado todos los Tomcats y Phoenix, tan solo 16 de estos misiles fueron dañados en Khatami por técnicos de Hughes, pero fueron reparados posteriormente con material robado a la US Navy.

Otro aspecto en el cual el F-14A Tomcat destacó, así como sus misiles AIM-54 Phoenix fue en el apartado de la resistencia a las contramedidas electrónicas. Según los pilotos iraníes retirados, durante todo el conflicto no se reportó un solo caso en el cual el radar AWG-9 fuera jammeado, a pesar de que iraquíes y soviéticos intentaron todo tipo de técnicas, incluso enfrentándose a 11 objetivos usando sus ECM contra el Tomcat. También se mostraron imperturbables ante los pod ALQ-234 ECM de Selenia, exitosos contra los SAM Hawk y F-4 Phamton, pero no frente al F-14.

Los testimonios y algunos datos son sacados del libro “Iranian F-14 Tomcat Units in Combat”, de Tom Cooper y Farzad Bishop. Es el mejor trabajo sobre este poco conocido episodio, lleno de bulos y propaganda repetida hasta la saciedad. Los autores entrevistaron a expilotos, pilotos y oficiales de la antigua Imperial Iranian Air Force, la Islamic Republic of Iran Air Force, así como de la Iraq Air Force. También tuvo acceso a numerosos documentos de Arabia Saudí, Irán, EEUU y la URSS.

Para leer la primera parte del artículo:

F-14 Tomcat vs Mig-25 Foxbat en la Guerra de Irán-Irak (I)

5 Comentarios

  1. Pues yo siempre había leído hasta ahora que ese misil había sido totalmente inutil y que no se le atribuía ningún derribo en todo su tiempo de servicio. Y que incluso la US NAVY acabó por retirarlo del servicio.

    • En la US Navy apenas tuvo oportunidades el AIM-54. Y en la Guerra del Golfo de 1991, la falta de IFF apropiado en la US Navy además de otros problemas de interoperatividad evitaron que los pusieran en práctica al nivel del AMRAAM. Se retiró del servicio a la misma vez prácticamente del Tomcat, el único capaz de dispararlo.

      Un saludo y gracias por dejarnos su comentario.

  2. Que consideración se puede hacer sobre los misiles que portaban la fuerza Irani suministrados por EEUU en comparación con su contraparte Iraqui.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here