Este viernes el grupo aéreo embarcado en el portaaviones Admiral Kuznetsov abandonó el buque para dirigirse a un aeródromo en tierra firme, poniendo punto y final a la misión en Siria.

 

En octubre de 2016, el portaaviones Admiral Kuznetsov junto al resto de su Task Force, compuesto por el crucero de batalla Pedro el Grande, los destructores antisubmarinos de la clase Udaloy, Severomorsk y Vice-Admiral Kulakov, así como otro buques auxiliares fueron enviados a Siria en su misión de apoyar al gobierno de su país contra los rebeldes y el ISIS.

La misión no estuvo exenta de polémica. Empezando por el seguimiento de la flota por buques británicos, y a la negativa de España de dejar repostar en Ceuta y Melilla a algunos de los buques. También el propio Kuznetsov atrajo las dudas sobre su estado, al emitir una gran cantidad de humo negro en su viaje hasta su destino.

Su-33 portaaviones admiral kuznetsovUna vez allí, su aviación embarcada realizó 420 misiones de combate, de las cuales 117 fueron nocturnas, destruyéndose más de 1.000 objetivos de los rebeldes y el ISIS, según los datos proporcionados por el comandante en jefe de la Flota del Norte rusa, Nikolái Yevménov. Recordemos que su grupo aeronaval incluía a los Su-33, MiG-29KR/KUBR, helicópteros de ataque Ka-52K “Katran”, Ka-31R “Helix” de alerta temprana y control aerotransportado y Ka-27PS “Helix-D” de búsqueda y rescate, este ultimo modelo muy necesario para rescatar a los dos pilotos que se estrellaron al aterrizar en el portaaviones.

Estos dos accidentes relacionados con los aterrizajes de un MiG-29K (14/11/16) y un Su-33 (03/12/16) pusieron e tela de juicio la actuación del Kuznetsov. A pesar del escaso número de aviones embarcados, y de las operaciones realizadas, tuvieron una tasa alta de accidentes al perder dos aviones. El problema fue causado por los cables de frenado en ambos casos, lo que llevó a trasladar a los aviones a la base aérea de Hmeymim.

Sin embargo, el vicealmirante destacó la “técnica admirable, el armamento y la capacidad profesional de los pilotos” a la llegada del portaaviones a la ciudad de Severomorsk. Y es que a pesar de algunes errores, esta experiencia habrá servido de mucho para la armada rusa y mejorar los aspectos en los que hagan falta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
16 × 6 =