El 6 de febrero de 2017, el periódico “The Korea Heral” daba una noticia muy suculenta, los EEUU habían ofrecido a Corea del Sur desplegar el más avanzado destructor del mundo, el Zumwalt, ante las amenazas de los norcoreanos. Analizamos esta noticia.

 

El ministro portavoz, Moon Sang-gyun, dijo en una rueda de prensa que durante una reunión con políticos surcoreanos en Hawai este último mes, el almirante Harry B. Harris, jefe del United States Pacific Command, propuso la idea de estacionar el USS Zumwalt en territorio surcoreano, ya fuera en la isla de Jeju, o en la base naval de Jinhae-gu.

La propuesta vino como respuesta a las peticiones de los surcoreanos, que deseaban que los norteamericanos desplegaran algún activo estratégico que fuera capaz de responder a las amenazas norcoreanas. Según estos políticos, el régimen de Pionyang está en la fase final del desarrollo de un misil balístico capaz de alcanzar EEUU. Si bien se realizó esta propuesta de manera informal, no se ha hecho ninguna oficial según el portavoz.

Zumwalt
El despliegue del Zumwalt en Corea del Sur, sería un golpe propagandístico de gran nivel.

Sin embargo, el representante del Partido Bareun, Kim Young-woo, que preside el comité de defensa parlamentaria, dijo que aunque no tomó parte en la reunión, si que escuchó de otros miembros del panel que las observaciones de Harris fueron vistas como improvisadas.

 

El USS Zumwalt

Con este barco EEUU vuelve a poner sobre las aguas el concepto de acorazado, aunque adaptado al siglo XXI, difiriendo notablemente a los Arleigh Burke. En vez de evitar ser hundido gracias a una gran cantidad de blindaje, lo hace evitando ser detectado por cualquier medio. El sigilo es su principal baza. A su vez, vuelve a recaer en los cañones parte de la capacidad ofensiva.

Su diseño stealth es una de sus características más llamativas, por el aspecto futurista que le da. A pesar de sus 180 metros de eslora y casi 15.000 toneladas de desplazamiento, la firma de radar de éste es semejante al de un pequeño bote de pesca. Y en el apartado acústico e IR la reducción de la señal ha sido enorme.

En el aspecto de armamento, también encontramos novedades respecto a los Arleigh Burke. Por ejemplo, cuentan con dos cañones de 155 AGS. Cada uno capaz de disparar 10 disparos por minutos a una distancia de hasta 150 km con una precisión de 50 metros. Esto le dará una capacidad de apoyo a tierra no vista antes en un buque. Además, hay que contar con sus 80 celdas de lanzamiento vertical, pudiendo disparar decenas de Tomahawk. Sin embargo, la capacidad antiaérea del barco va a ser menor que la de su predecesor.

Este revolucionario barco no ha carecido de controversia debido a su altísimo costo de 3.300 millones de dólares y al replanteamiento de la necesidad de semejante buque. De los 32 planeados, tan solo 3 entrarán en servicio, una cantidad ridícula a la de los previamente proyectados.

 

¿Adecuado para las necesidades de Corea del Sur?

La respuesta rápida es no. Para empezar porque el buque carece de capacidad de combate. De hecho, se encuentra en las pruebas y certificación de su sistema de combate, así como de integración en la flota. Por tanto, desplegar un buque en las condiciones actuales no tiene validez alguna, a menos que sea como muestra de apoyo y compromiso.

Cuando esté plenamente operativo, tampoco será el buque más adecuado para la misión de proteger frente a los misiles balísticos, ya que su radar, el AN/SPY-3, carece de dicha capacidad. Para ello necesitaría el sistema Aegis Ballistic Missile Defense, y el radar AN/SPY-1, de los cuales carece.

LRLAP
Puede que los novedosos proyectiles LRLAP hayan pasado a la historia debido a su altísimo costo.

Cuando esté en plena capacidad operacional, el USS Zumwalt representaría una amenaza para Corea del Norte por su capacidad ofensiva, no por la defensiva, debido a las decenas de misiles de crucero Tomahawk, así como a sus dos cañones de muy largo alcance de 155mm, aunque en este último aspecto se esperan modificaciones por el coste de los proyectiles LRLAP.

Por tanto, el despliegue inmediato del buque no representaría un peligro serio para Corea del Norte, y en caso de que esté plenamente operativo, no degradaría las capacidades nucleares norcoreanas, pero si que serviría para castigar a través de andanadas de misiles de crucero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here