En 2005 un extraño suceso ocurrió en Irak. Dos miembros del SAS británico disparan contra policías iraquíes, son detenidos y acusados de ir con indumentaria árabe, armas y un coche bomba. En pocas horas son liberados en un enorme operativo que incluyó la toma de la prisión. La sombra del atentado de falsa bandera manchó al Reino Unido. falsa bandera por el SAS británico

 

Las tensiones entre las fuerzas británicas y las autoridades locales chiíes comenzaron en septiembre de 2005, con una serie de ataques en los que murieron tres soldados británicos. El domingo 18 de septiembre, un día antes de los sucesos que vamos a narrar, un líder del ejército del Mahdi es detenido como responsable de las acciones contra las tropas británicas. Con Basora como zona caliente, habían suficientes ingredientes para lo siguiente.

Warrior VCI ardiendo
Disturbios en Basora, 2004. Un año después se volvería a ver imágenes similares.

Debido a que este suceso tiene dos versiones totalmente contrapuestas, y que incluso dentro de estas dos, la británica y la iraquí, hay discrepancias, vamos a tratarlas desde los dos puntos de vista.

falsa bandera por el SAS británico

Versión Británica

Los medios ingleses, de manera intencionada o no, jugaron al despiste, dando cada uno una versión, manteniendo vigente aquello de que la primera víctima de la guerra es la verdad. Para ilustrar esto, dejamos un breve resumen de las versiones dadas por orden cronológico:

  • UK Telegraph: Los SAS estaban realizando una patrulla de observación, y como a veces los insurgentes se disfrazaban de policías, por ello no hicieron alto cuando se les requirió. Pero esto no explicaba del todo el que abrieran fuego.
  • The Herald y The Times poco después intentan desacreditar a la policía, al fin y al cabo había que justificar el que hubieran abierto fuego. Según estos dos medios estaban ahí para investigar las posibles conexiones entre la policía iraquí y los rebeldes chiíes de al-Sadr. Aunque sí que es cierto que el jefe de la policía había denunciado que entre sus miembros habían miembros del “Ejército del Mahdi”.
  • The Telegraph vuelve con otra teoría el 16 octubre, que va más allá que la de los dos anteriores. Según el periódico inglés, por fin sabían la verdad de los hechos ocurridos. Los operativos estaban investigando a un líder de la policía iraquí que estaba torturando prisioneros en la cárcel, cuando se vieron envueltos en un tiroteo con 4 policías de paisano. Uno de los operativos respondió al fuego enemigo al temer por su vida, mientras huían en coche. Después lo abandonaron al pensar que tendrían más posibilidades a pie, contactaron con su cuartel general, mientras se dirigían a un punto de reunión. A mitad de camino fueron interceptados por policías uniformados iraquíes de un checkpoint próximo, por lo que optaron por rendirse. Esta versión podría pretender justificar el escape de los reclusos de la cárcel como consecuencia de la operación.
  • The Sunday Times el 25 de octubre ofrece una teoría diferente, y es que un equipo de SAS estaba desplegado en la ciudad para evitar que entraran bombas iraníes. Esta teoría carga contra el principal apoyo de las milicias chiíes, Irán.

Por último, tenemos la versión de uno de los SAS, Colin Maclachlan, ofrecida el 1 de mayo de 2009. Según este, él y su compañero volvían de escoltar a dos operativos del MI6 a la frontera con Kuwait. El vehículo del ejército en el que viajaban se dañó, algo nada raro según Maclachlan, por lo que se vieron obligados a robar un taxi para volver a la base, cuando fueron parados en el checkpoint. falsa bandera por el SAS británico

SAS capturados Basora
Imágenes publicadas por los captores, que supondrían un shock.

Tras esta experiencia, abandonó el ejército desilusionado por el precario equipamiento, como el vehículo que utilizó, quejándose varias veces del estado de estos, de los elementos de protección individual nada adecuados, de las tácticas, y sobre todo de que el alto mando les iba a dejar en manos de los captores, tal y como veremos en el siguiente artículo. Tras diez años en los Royal Scots, siete en el SAS, y habiendo servido en Irlanda del Norte, Sierra Leona, Afganistán e Irak, abandonó las fuerzas armadas. falsa bandera por el SAS británico

Debemos añadir a las “extrañas” circunstancias que rodearon este suceso, el suicidio del Cap. Ken Masters, el responsable de la investigación de la detención de los dos SAS, casi un mes después del incidente. falsa bandera por el SAS británico

 

Versión iraquí

Los dos miembros del SAS viajaban en un Toyota Cressida, vestidos como civiles árabes y en posesión de explosivos. Un funcionario en Basora, Muhammad al-Abadi afirmó que los británicos iban a gran velocidad por la noche, lo que llamó la atención de los policías que estaban en un checkpoint a las afueras de la ciudad. Tras darles el alto uno de los policías se aproximó al coche, disparando contra él uno de los operativos ingleses. Hay dos versiones, una primera en que había muerto el policía, y la otra, que resultó herido. Según los británicos, un policía muerto y tres heridos. Tras esto fueron capturados.

armamento SAS británico
El equipo que se puede apreciar en las imágenes publicadas es el siguiente: un fusil C8 CQB, una ametralladora mini PARA, un lanzacohetes M72 LAW, radios y kit médicos.

Al-Abadi se quejó de que los operativos se negaron a decir cual era su misión, y que sugirieron que le preguntaran a su comandante. Al llamar a las tropas británicas, apenas ofrecieron información sobre la actividad de estos operativos.

Las fuentes iraquíes los acusaron rápidamente de llevar un coche cargado de explosivos, tal y como dijo el portavoz del lídel rebelde chií Moqtada al-Sadr, Sheik Hassan al-Zarqani, y que este coche se iba a utilizar para atentar en algún mercado u otra instalación civil. Según éste, iban con ropajes similares a los de sus hombres para culparlos, a modo de atentado de falsa bandera, y que por considerarlos terroristas, los policías iraquíes se negaron a liberarlo.

También una fuente anónima del Ministerio del Interior informó a la agencia de noticias china Xinhua que el coche estaba cargado de explosivos. Versión también dada a Al Jazeera por Fattah al-Shaykh, miembro de la Asamblea Nacional Iraquí.

SAS británico
El coche blanco de la imagen es en el que iban los miembros del SAS.

Sin embargo, aunque disponemos de las imágenes del equipo y armamento que llevaban en el coche, no ha habido ninguna de explosivos. Si la acusación principal desde el lado iraquí era que los operativos extranjeros iban a cometer un atentado de falsa bandera con un coche cargado de explosivos, no hicieron nada para documentarlo. La única imagen del coche disponible se encuentra rodeado de soldados británicos que no parecen temer nada ante un coche bomba. Por tanto, esta teoría carecería de base. Que los dos sujetos parecían en un principio que iban a realizar dicho acto y que por eso se les detuvo, no cabe duda.

Tenemos que tener en cuenta el contexto del momento. Además de la escalada de tensiones, había un precedente de acusación por parte de los seguidores de al-Sadr a los británicos como responsables de atentados. Esto sucedió tras la serie de coches bomba el 22 de abril de 2004. También los norteamericanos habían sifo acusados numerosas veces de atentados de falsa bandera para crear tensiones entre las distintas facciones iraquíes.

En el siguiente artículo hablaremos de la gran operación que se montó para la liberación de los dos SAS británicos.falsa bandera por el SAS británico

Operación de rescate del SAS británico en Basora 2005

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
9 + 15 =