En abril de este año se va a llevar a cabo un ejercicio revolucionario en la Royal Navy, el Information Warrior. Será la primera vez que se haga uso de inteligencia artificial y guerra cibernética en la Royal Navy a gran escala.

 

Liderado por la RN, en el Information Warrior participarán más de un millar de militares, además de buques, submarinos, aviones y los Royal Marines. Además, se trabajará estrechamente con el British Army, la RAF, así como con la industria de defensa.

La explotación de la información es un multiplicador de fuerzas significativo. Debemos ser más ágiles, desarrollar la capacidad de tomar decisiones más rápidas y operar a un ritmo más rápido que nuestros adversarios. Debemos utilizar la información como un arma en sí misma, para producir efectos con mayor precisión tanto en el tiempo como en el espacio; proteger eficazmente nuestra información.

Almirante Ben Key, Comandante de la Flota

Será la primera vez que la RN haya realizado unas maniobras de este tipo a gran envergadura. El ejercicio es el siguiente paso a otro similar, el Unmanned Warrior. Realizado en octubre de 2016, participaron más de 50 sistemas no tripulados de todo tipo, aéreos (UAV), subacuáticos (UUV), y de superficie (USV), integrados en el sistema de mando y control naval de la Royal Navy. Unas 40 compañías y organizaciones trajeron los últimos desarrollos tecnológicos en la materia.

En el Information Warrior, la RN probará su habilidad para defenderse de las amenazas cibernéticas, así como de otras convencionales. Para ello contará con la ayuda del Defence Science and Technology Laboratory (Dstl). La RN es consciente de que los sistemas de combate, comunicaciones, propulsión, etc, funcionan con ordenadores, susceptibles de ataques cibernéticos que podrían dejarlos incapacitados de la misma manera que podría hacerlo un misil antibuque o un torpedo. inteligencia artificial y guerra cibernética en la Royal Navy

La Royal Navy quiere utilizar la inteligencia artificial (AI), para desarrollar una “mente” en el buque, de modo que mejorará la eficiencia de la flota. La toma de decisiones complejas de manera automática y más rápida serán claves en los complicados escenarios del futuro próximo, situando a la armada inglesa por encima de sus adversarios.

inteligencia artificial y guerra cibernética en la Royal Navy
Los buques actuales son susceptibles de ataques cibernéticos que podrían dejarlos inutilizados por completo.

También se pretende demostrar que la fusión de múltiples fuentes de inteligencia, desde satélites, a OSINT, crearán una mejor imagen de la situación que reducirá la carga de trabajo de los analistas. Esta mayor calidad y precisión de los análisis de inteligencia, permitirán una más rápida y mejor toma de decisiones del mando.

El ritmo y la escala del cambio tecnológico en el mundo actual es impresionante, por lo que la Royal Navy, orgullosa de su larga historia como líder en innovación a nivel mundial, se centra en las implicaciones para la guerra naval y costera en la era de la información.

Coronel Dan Cheesman, de los Royal Marines, director del proyecto.

Estas múltiples fuentes de inteligencia requieren de la capacidad para llevar a cabo la vigilancia y reconocimiento, a poder ser, de manera segura. Los sistemas no tripulados permiten en la actualidad minimizar el riesgo, de ahí el anterior ejercicio, el Unmanned Warrior. Pero todas esta información no ha de ser aislada, sino que debe compartirse con las operaciones terrestres, costeras, centros de mando, para que se puedan tomar decisiones en tiempo real. inteligencia artificial y guerra cibernética en la Royal Navy

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
20 × 25 =