En la Batalla del río Gránico Alejandro obtendría su primer triunfo en tierra asiática, en la que sería su primera batalla campal contra el imperio persa en el año 334 a.C. 

Por Jorge Leopoldo Meotto

(Imagen de portada: autor Richard Hook para Osprey)
Una batalla campal es un encuentro bélico donde ambos ejércitos deciden luchar en un sitio mutuamente elegido y en un momento determinado y donde cada facción tiene la opción de abandonar el teatro de operaciones, antes o poco después del primer choque armado o, postergarlo para mejor ocasión. No es una escaramuza o encuentro azaroso, no es una emboscada, donde uno es sorprendido por el otro ni tampoco implica el forzamiento a un ejército a luchar como sucede en el asedio de una plaza. la Batalla del río Gránico

La batalla campal es un encuentro consensuado por los enemigos que se enfrentan. Así, batallas como Queronea, El Gránico, Issos, Gaugamela o El Hidaspes fueron batallas campales. Mileto, Halicarnaso, Tiro, Gaza, Aornos, Coriennes o el ataque a la fortaleza de los maios fueron sitios. Los combates en Bactriana y Sogdiana en su mayoría fueron escaramuzas o guerra de guerrillas. La batalla del Jaxartes contra los nómades escitas, comenzó como una escaramuza y se transformó en una batalla campal.

En el Gránico, Alejandro había adoptado una táctica consistente en que mientras la falange y parte de la caballería, incluídos una parte de los hetairoi, la caballería peonia y los hipaspistas “fijaban” a la caballería persa desplegada a la orilla del río para impedir el cruce, iniciando el combate, él no trabó combate, sino que se dirigió con otra porción de su caballería de compañeros (la agema real), los agrianos y arqueros a pie, hacia la derecha, extendiendo su línea para poder vadear el río sin oposición y así rebasar el flanco del enemigo, crear una brecha y en lo posible rodearlo. la Batalla del río Gránico

Así Alejandro pudo, a la cabeza del escuadrón real o agema de los hetairoi, cargar contra la caballería que había rechazado a aquella otra que él había enviado como distracción y que inicialmente había iniciado el ataque. Mientras se desarrollaban estas acciones, apareció un escuadrón en forma de cuña, conducido por Mitrídates el cuñado del Darío III, secundado por Resaces y su hermano Espitrídates. Alejandro, que había quebrado dos lanzas, recibió ahora una de un guardaespaldas corintio, Demarato, y se preparó para combatir. Como era muy notorio debido a su casco poblado de grandes plumas blancas, los persas cargaron contra él, en algo muy propio de los combates heróicos homéricos, donde el valor se demostraba en gestas individuales. A Mitrídates, el Magno lo mató mediante un lanzazo en el rostro, entonces Resaces, que asimismo había cargado contra él, alcanzó a darle un golpe de cimitarra en su yelmo, llegando a partirlo, pero no a herirlo, pudiendo Alejandro a su vez, herirlo mortalmente de otro golpe de lanza en el pecho. Fue entonces, cuando estando tal vez aún atontado por aquél fuerte impacto en su cabeza, que Espitrídates alzó su cimitarra para darle el que hubiera sido tal vez un golpe mortal. Pero entonces uno de sus guardias más conspicuos, que había sido oficial de confianza de su padre y hermano de su nodriza, Clito, conocido como “El Negro”, alcanzó a cortarle completamente el brazo al noble persa, salvando así la vida de Alejandro. Tal vez nunca estuvo tan cerca de la muerte.

Batalla del río Gránico
Mapa de la batalla del Gránico. Imagen de Andrei Nacu, modificada por Gizmo II. Licencia Creative Commons Attribution 2.5.

Mientras tanto, los falangitas habían comenzado a abrirse paso entre las tropas de caballería persa gracias a la ventaja que les daban sus largas picas de 4,5 metros, anulando cualquier ventaja inicial que el terreno escarpado y la formación cerrada oriental, pudieran haberle dado a su enemigo. Asimismo, parece que al producirse esta brecha en el medio desde ambos flancos se abrieron paso, produciéndose la desbandada de la caballería persa. La caballería tesalia, la de otros estados y un escuadrón tracio se abalanzaron por la izquierda, mientras que los compañeros, los jinetes peonios, los hipaspistas y los agrianos, lo hicieron por su derecha. Esta desbandada, dejó solos a los 20.000 experimentados hoplitas griegos que no había entrado (inexplicablemente) en combate y que habían quedado en un terreno elevado. Su comandante ofreció una rendición honorable de retirarse para no volver a combatir, pero como Alejandro sabía que no cumplirían con su palabra y volverían al servicio de Darío, los rodeó y al mejor estilo de Queronea, los masacró, dejando apenas a 2.000 sobrevivientes, que terminaron condenados a trabajar en las minas de Macedonia.

Cruce del Gránico, por Gérard Audran, 1672.
Cruce del Gránico, por Gérard Audran, 1672.

Se calcula que los persas perdieron unos 1.000 jinetes mientras que Alejandro apenas sufrió 25 bajas de sus compañeros, 60 de otras caballerías y unos 30 hombres de infantería. Se ordenó el entierro de todos los muertos con honores. El visitó personalmente a los heridos y escuchó pacientemente sus aventuras en batalla. De los 25 compañeros caídos, hizo que Lísipo, su escultor predilecto, les erigiera estatuas que se instalarían junto a las de los reyes macedonios en Dio. Se sabe que las vasijas, mantos imperiales y joyas capturadas se las envió a Olimpia. Asimismo remitió 300 juegos de armadura persas para ser consagradas en el Templo de la Diosa Atenea. Llevaban una inscripción que decía “Alejandro hijo de Filipo y los griegos, excepto los bárbaros lacedemonios que viven en Asia”. Se cree que asimismo realizó obsequios similares a otras ciudades, para demostrar que los griegos eran socios plenos en la victoria. la Batalla del río Gránico

Con este triunfo, quedaba expedito el camino hacia Sardes, la antigua capital del Reino de Lidia, aquella que Ciro El Grande había obtenido luego de derrotar al legendario Rey Creso, allá por el siglo VII a.C. Luego vendría la rendición de Efeso, para entonces enfrentarse a un nuevo gran desafío, el sitio de Mileto. la Batalla del río Gránico

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here