La muerte de Alejandro Magno en el año 323 a.C. inaugura una era de gran esplendor conocida como período helenístico. La gran cantidad de recursos materiales puestos a disposición de los reinos resultantes de la división del enorme imperio del Magno, junto al desarrollo técnico y la enorme competencia entre dichos reinos, dieron como resultado una carrera hacia el gigantismo en la construcción naval. tessarakonteres, el barco más grande de la Antigüedad

El máximo exponente de todos esos modelos fue un navío de 40 bancos que fue construído para Ptolomeo IV Filopátor (221-203), soberano del reino de Egipto:

Filópator dio al barco de 40 bancos que construyó una eslora de 280 codos (124,32 m) y 38 codos (16,87 m) de una borda a otra, así como una altura de 48 codos (21,31 m) hasta el adorno de proa. Desde los adornos de proa hasta la línea de flotación había 53 odos (23,53 m). Había cuatro remos-timón de 30 codos (13,32 m) que, debido al plomo contenido en sus empuñaduras y al peso de su parte interna, estaban lo suficientemente bien equilibrados como para ser fáciles de gobernar. Tenía dos proas y dos popas, y poseía siete espolones; el primero era el más importante, los demás eran de tamaño decreciente, y algunos protegían las serviolas de proa. Estaba revestido con doce cables de cinta, cada uno con una medida de 600 codos (266,40 m). Era extremadamente bien proporcionado y, por otra parte, la ornamentación del navío admirable. Tenía mascarones de proa y popa con no menos de 12 codos (5,32 m), y no había rincón que no estuviera adornado con pinturas al encausto. Desde los remos hasta la carena estaba rodeado de hojas de yedra y de tirsos. Tan grande era la riqueza de su aparejo, que no había rincón del barco que no lo tuviera. Durante un crucero de prueba, llevó a 4000 remeros y 400 hombres para las maniobras; en el puente, 2850 infantes de marina; y, además, bajo los bancos, mano de obra complementaria y una gran cantidad de alimentos.

Ateneo, Deipnosofistas, v, 203 y ss

Ptolomeo Filopátor construyó una de cuarenta órdenes, que tenía de largo doscientos ochenta codos y de alto, hasta el remate de la popa, cuarenta y ocho. Acomodábanse en ella, fuera de los remeros, cuatrocientos hombres de tripulación, remeros cuatro mil, y cabían además de éstos, en los entrepuentes y sobre cubierta, poco menos de otros tres mil, ésta no sirvió mas que de espectáculo, pudiendo ser mirada como un edificio fijo destinado a la vista y no al uso, por ser muy difícil de mover, y aun no sin peligro. No así las naves de Demetrio, pues ni su belleza les quitaba el servir para el combate, ni el esmero en la construcción las hacía inútiles, sino que más bien que por su grandor eran admirables por su buen movimiento y su buen servicio.

Plutarco, Demetrio, 43

Uno de los barcos de Calígula en el Lago Nemi. El tesserakonteres casi doblaba
la longitud de estos barcos, cuya enormidad se aprecia perfectamente.

Sin duda un coloso de los mares. Probablemente no se tratara más que de una costosísima ostentación de poder, riqueza y prestigio, un juguete real que haría temblar a más de uno. No tenemos constancia de que participara en batalla alguna, solo fue exhibido, pero a pesar de que careciera de maniobrabilidad, sería una plataforma espléndida para la artillería e infantería. tessarakonteres, el barco más grande de la Antigüedad

Según Lionel Casson (The age of supergalleys. Ships and Seafaring in Ancient Times, 1994) el “cuarenta” de Ptolomeo era simplemente dos barcos de veinte bancos unidos entre sí a modo de catamarán. De este modo, habrían 1.000 remeros a cada lado de cada “veinte”, dispuestos en 3 niveles. Por tanto, ocho en la posición de los tranitas, siete en el de los cigitas y cinco donde los talamitas. Da la casualidad (o no) que esta estructura de catamarán de dos cascos unidos por una cubierta, es similar a la que creó Alejandro Magno en el asedio de Tiro para disponer una torre de asedio. tessarakonteres, el barco más grande de la Antigüedad

Como vemos, no solo sorprendieron al mundo los griegos con su Coloso de Rodas, o su famoso Faro en Alejandría, sino que llegaron a construir un barco digno de estar entre las Maravillas del Mundo Antiguo.

 

Nota: Imagen de portada: Además del tessarakonteros, Ptolomeo IV construyó un palacio flotante de tamaño algo inferior, un thalamegos para surcar el Nilo con un lujo proverbial. tessarakonteres, el barco más grande de la Antigüedad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
3 + 29 =