Nos encontramos en los inicios del desarrollo de los helicópteros de ataque, unas posibilidades abiertas por el UH-1 en los EEUU, y desarrolladas específicamente en el AH-1 Cobra. Sin embargo, el US Army quería algo mucho más capaz que el pequeño cobra, y Lockheed dio una respuesta revolucionaria, el AH-56 Cheyenne. El AH-56 Cheyenne, el precursor del Apache

 

Primeros helicópteros antitanque

EEUU no se pudo llevar la palma con este tipo de sistemas, aunque fue pionero en ellos. El primer helicóptero contracarro fue el francés Alouette III, armado con misiles AS-11, que entró en servicio con la I División Acorazada en 1963. Nos encontramos con un modelo similar al poco posterior UH-1, que copió el concepto francés, e incluso adquirió EEUU el AS-11. Pero el US Army se encontraba con un modelo improvisado, sin la velocidad, carga e instrumentación adecuadas para la guerra del Vietnam.

Posteriormente, con el AH-1 Cobra consiguieron una solución provisional, hasta que el programa para un helicóptero de ataque más especializado, el Advanced Aerial Fire Support System (AAFSS), diera sus frutos. Dos compañías compitieron para llevarse el pastel, Sikorsky y Lockheed, siendo esta última la ganadora en noviembre de 1965, y al año siguiente firman un contrato para el desarrollo de 10 prototipos.

Este programa contó con la oposición de la USAF, que veía sus competencias pisadas por el US Army. Recordemos que las competencias de cada brazo de las fuerzas armadas de los EEUU se establecieron el el Acuerdo de Key West de 1948.

 

Diseño

Sigue un diseño similar al del Cobra, con los asientos en tándem, con el piloto en la parte de atrás, y el artillero en el delantero. Este último se sentaba en un asiento giratorio asociado a la torreta armada bajo el fuselaje, de manera que este giraba a la misma dirección que ella, con vistas al objetivo, mientras que el helicóptero podía seguir una dirección distinta. El piloto también podía apuntar la torreta gracias a un visor de casco, algo también muy novedoso para la época.

AH-56 Cheyenne lanzando cohetes no guiados de 70mm durante los tests. Su labor principal sería la de apoyo aéreo cercano. La cabina le permitía una visibilidad excelente para esta labor.

La aerodinámica del AH-54 Cheyenne estaba bastante conseguida, ya que debía alcanzar una velocidad máxima en torno a los 400 Km/h. Disponía de dos alas, no solo para poder portar armamento, sino que le eran útiles para alcanzar dicha velocidad.

El helicóptero contaba con un AFCS (Automatic Flight Control System) que incluía un radar de seguimiento del terreno para volar a muy baja cota a gran velocidad para evitar los radares. El AH-56 Cheyenne, el precursor del Apache

 

Armamento

Bajo las alas podía llevar lanzacohetes de 70mm y misiles contracarro TOW. Estos últimos eran de nuevo diseño para la época, siendo de los primeros guía SACLOS e iban en un montaje triple. Lo cierto es que el Cheyenne fue concebido en un principio como cañonero, para misiones de apoyo aéreo cercano, que era lo que buscaba el US Army, aunque luego se le potenció con el TOW. Las misiones contracarro en Vietnam eran marginales, y tan solo la amenaza soviética en Europa hacía necesario este armamento. Bajo el fuselaje habían otros dos pods centrales para poder llevar depósitos de combustible para aumentar su autonomía de vuelo.

Posible panoplia del AH-56. El diseño aerodinámico nos recuerda al de un avión, más que al de un helicóptero.

El AH-56 Cheyenne llevaba dos torretas, una en el morro, y otra más atrasada bajo el fuselaje. La de más adelante podía llevar dos tipos de torretas:

  • XM53: portaba tan solo una ametralladora XM-196, una leve modificación de la M134 Minigun, con 6 cañones rotativos de 7.62x51mm, y una cadencia variable de 2.000 a 6.000 d.p.m. y un alcance máximo eficaz de 1.000 metros. El cargador tenía una capacidad para 11.000 cartuchos.
  • XM51: contaba con un lanzagranadas automático M129 de 40mm, con una cadencia de tiro de 400 d.p.m. y un alcance máximo eficaz de 1.870 metros. El cargador tenía 780 disparos.
En la torreta de la derecha, la XM-53, y la de la izquierda, la XM-52 de 30mm.

La torreta ventral (XM52) estaba armada con un cañón XM140 de 30mm de calibre. Esto era algo totalmente inusual, ya que era muy raro que un helicóptero contara con algo superior a una ametralladora pesada de 12.7mm. En esto el AH-56 abre la senda de los helicópteros cañoneros como el Apache. Era un cañón compacto, que utilizaba el cartucho 30x100B, con una velocidad en boca bastante baja, de 670 m/s, y un alcance máximo de 3.000 m, aunque el eficaz sería bastante menor. El depósito de munición llevaba 2.010 cartuchos. La torreta podía girar 200º, y moverse en elevación y depresión +26°/-60°.

Para manejar todos estos sistemas de armas, el Cheyenne tenía medios de visión nocturna y telémetro láser. El AH-56 Cheyenne, el precursor del Apache

 

Esquema con el sistema de propulsión del AH-56 Cheyenne.

Propulsión novedosa

Lo primero que nos llama la atención del AH-56 Cheyenne es el sistema propulsor que lleva, con un rotor principal convencional de 4 palas, y en la cola otro antipar para contrarrestar al principal, como es usual en todos los helicópteros, y otro más con el cometido de impulsarlo horizontalmente para que pudiera adquirir una gran velocidad. El requerimiento de una aeronave difícil de batir por su rapidez se cumplía con este ingenioso sistema. El motor que lo impulsaba era un turboeje General Electric T64-GE-16 con 3925 cv de potencia. El AH-56 Cheyenne, el precursor del Apache

Cancelación del proyecto

Tras el accidente catastrófico de un prototipo y una serie de fallos técnicos que comprometían las fechas para la producción de modelo en serie, el US Army cancela el contrato de producción en mayo de 1969. Pero con la esperanza de que se solucionaran a tiempo para que no fracasara el programa, se mantuvo el desarrollo de este.

Las modificaciones necesarias para solucionar los problemas, entre otros motivos, llevaron al aumento del precio del AH-56A, que además, se había quedado anticuado ante los nuevos sistemas digitales. Incorporarlos habría hecho incrementar todavía más el costo. Además, con la nueva experiencia reunida en Vietnam, y los requerimientos para enfrentarse a los soviéticos, el anterior programa quedaba descatalogado, por lo que se inició uno nuevo tras la cancelación del AAFSS, el Advanced Attack Helicopter (AAH). Lockheed intentó competir con una modificación que se adaptaba a los requerimientos del AH-56, fracasando en el intento, y por fin el US Army obtiene su deseado helicóptero de ataque, el AH-64 Apache. El AH-56 Cheyenne, el precursor del Apache

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here