Las necesidades de la guerra agudizan el ingenio humano, y el conflicto sirio nos ha dejado numerosos ejemplos. Uno de ellos, el que vamos a tratar, los ZSU-23-4 Shilka del Ejército Árabe Sirio. ZSU-23-4 Shilka sirio

Teniendo en cuenta la naturaleza de la guerra en Siria, que se caracteriza por un predominio del combate en poblaciones, el armamento se ha adaptado a los duros requerimientos de este entorno. La mayor parte de estas modificaciones son improvisadas, aunque bastante ingeniosas. Una de las características del combate urbano son los ataques desde el sector superior, provenientes de las plantas altas o azoteas de los edificios. La mayor parte de los VCI sirios tienen un ángulo de elevación no muy pronunciado, por ejemplo, el BMP-1 de tan sólo 33°, y el BMP-2 de unos más adecuados 75°. Sin embargo, los 4 cañones de 23mm del Shilka pueden elevarse hasta casi los 90°, pudiendo responder a cualquier amenaza desde el sector superior.

Este es uno de los motivos por los que los Shilka del Ejército Sirio han sido reciclados como blindados de fuego de apoyo para el combate terrestre, al fin y al cabo, no hay amenazas aéreas que justifiquen otro uso. Además, los 4 cañones de 23mm son capaces de atravesar cualquier tipo de muro, de dar cuenta de vehículos escasamente blindados, y de hacer blanco hasta los 2.500 metros. Sus 2.000 proyectiles también les permiten luchar de manera sostenida.

Pero, a pesar de las bondades descritas, el Shilka ZSU-23-4 no fue diseñado para este cometido, sino para dar cobertura antiaérea a las unidades blindadas desde la retaguardia, a varios cientos de metros por detrás, fuera del alcance de los proyectiles enemigos. Esto nos lleva a su nivel de protección, nada adecuado para el combate terrestre, y menos en poblaciones, donde las distancias son mucho más cortas y los proyectiles provienen desde los ángulos más insospechados.

El blindaje del ZSU-23-4 es de acero y no alcanza ni los 10mm de grosor, por lo que es vulnerable a ametralladoras pesadas, fusiles antimaterial como el Barret, fragmentos de artillería, RPGs, etcétera. Si a esto le sumamos las cortas distancias antes mencionadas, el problema es mayor todavía. ZSU-23-4 Shilka sirio

 

MODIFICACIONES ZSU-23-4 Shilka sirio

Una de las modificaciones fue la eliminación del radar, ya que era totalmente innecesario, pues las fuerzas del SAA no temían, ni temen amenaza aérea alguna… por el momento*.

La que ha adoptado la 4° División Acorazada es un sistema doble de blindaje, tanto de rejilla como espaciado, similar a los utilizados en algunos carros de combate de su mismo ejército. En primer lugar disponen el blindaje de rejilla, diseñado contra los siempre presentes RPG, con una tasa de efectividad del 50% en la inutilización de estos al impactar. Tras este, se encuentran unos cajones de acero (?), una solución inteligente, ya que se pueden reemplazar con facilidad tras ser dañados. No parece que estén rellenos de algun material, como arena u escombros, sino que son módulos de acero hueco, que pretenden, tanto aumentar el blindaje total del vehículo, como hacer estallar el proyectil a cierta distancia para disminuir la efectividad de la carga hueca.

Aunque fabricados en gran número y para distintos modelos, no deja de ser una solución improvisada y posiblemente mejorable, si fuera fruto del estudio de una compañía armamentística especializada.

Pero el blindaje de rejilla trae consigo un incremento de unas dos toneladas de media, más los módulos mencionados, que en un vehículo como éste, de escasa potencia, empeora todavía más la aceleración y velocidad, ya de por sí bajas. Y es que, con un peso que se iría a las 25 toneladas y una potencia máxima de 280cv, no da para mucho.

 ZSU-23-4 Shilka sirio modificado para combate urbano
ZSU-23-4 tras recibir el impacto de lo que pudo ser un RPG. Se aprecia el blindaje de rejilla deformado, así como los módulos, que parecen estar vacíos. El vehículo con toda probabilidad sobrevivió al impacto. De no poseer este blindaje añadido, tanto el vehículo como la tripulación hubieran sido bajas seguras.

Se echa en falta por parte de Rusia el despliegue de los vehículos de apoyo de fuego BMP-T “Terminator”, una versión más blindada y armada que el Shilka y enfocado al combate urbano. Tal vez los militares rusos hayan estudiado la doctrina de uso de este tipo de vehículos en el ZSU-23-4, y las lecciones se asuman en las futuras unidades en las que se desplegaran los T-15 Armata junto a los T-14. Recordemos que Rusia no va a adoptar los “Terminator”, y que en su lugar se adquirirán los T-15. Para saber más de estos dos vehículos os dejamos los siguientes enlaces:

BMPT Terminator, revolucionando el combate urbano

Los nuevos VCIs rusos, superiores a los de la OTAN. El T-15 Armata (II Parte)

* En un futuro no podemos saber si EEUU o Turquía amenazarán por el aire al Ejército Sirio. Ya se han dado varios ataques de estos a las fuerzas sirias, y conforme vayan cercando a los rebeldes, posiblemente aumenten.

ZSU-23-4 Shilka sirio

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here