Poco a poco el F-35 va superando hitos, a pesar de los percances, como el de la falta de oxigeno, y se va avercando a la plena capacidad de combate. F-35 dispara AIM-9X Sidewinder en vuelo invertido

En esta ocasión, tocaba una situación bastante exigente, como era el lanzamiento de un misil AIM-9X Sidewinder mientras volaba hacia abajo, experimentando fuerzas G negativas.

El F-35A es un cazabombardero capaz de soportar -3G y +9G, mientras que las versiones B y C tienen limitados los factores de carga positiva.

“Queremos proporcionar la máxima capacidad al F-35 para la flota para que dispongan de él donde lo necesiten, ya sea para el entrenamiento o el uso operacional”, dijo James Shepherd, el piloto de pruebas que disparó el misil en la base de la US Navy en Patuxent River. “Esto asegurará que cumplamos con nuestras promesas de entregar el caza de quinta generación más avanzado del mundo. Este peculiar lanzamiento no es una situación en la que se suela ver un piloto a menudo”.

Tengamos en cuenta que un avión de su tipo, aunque muy capaz en el combate dentro del alcance visual, no es su ambiente deseable. Ha sido diseñado para eludir los sistemas de detección del enemigo y disparar desde más allá del alcance visual. Arriesgar una plataforma de casi 100 millones de dólares (se pretende llegar a los 85) contra aviones de generación anterior, en dogfight es una imprudencia.

Sin embargo, para certificar que puede realizar las más exigentes maniobras, hay que llevarlas a la práctica, y esto es lo que se va haciendo paso a paso. F-35 dispara AIM-9X Sidewinder en vuelo invertido

Fuente: Business Insider.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here