Batalla de Debaltseve

La batalla de Debaltseve comenzó en mitad de una ventisca de nieve del gélido invierno ucraniano un 14 de enero de 2015. Las fuerzas ucranianas, tanto soldados profesionales como batallones de voluntarios, se propusieron retomar el control de Debal’tseve. La ciudad, con 25.000 habitantes, se asienta en el nexo de múltiples líneas de carreteras y ferrocarril que son de importancia crítica para ambos lados del conflicto (Figura 3). La importancia de Debal’tseve’s radica en que es el punto que mantiene las dos mitades de Donbáss juntas, al mismo tiempo que une DPR y LPR con Rusia.

Debaltseve en el contexto de la región de Donbáss.

Recíprocamente, la ciudad es de vital importancia para Ucrania, porque su posesión niega a Rusia y sus aliados en el Donbáss una línea clave de comunicación. Además, la posesión de la ciudad permite a las fuerzas ucranianas la libertad de movimiento en el Donbass separatista. Por último, Debal’tseve es una línea crítica de comunicación entre los soldados en las líneas del frente del conflicto con el cuartel general táctico avanzado de las fuerzas ucranianas en Artemivs’k.18

Las fuerzas rusas y los separatistas prorusos tomaron el control de la ciudad durante la fase inicial de la guerra híbrida rusa en abril de 2014, pero su dominio sobre la ciudad era tenue. Las fuerzas ucranianas reconquistaron la ciudad en julio de 2014 y mantuvieron el control de la ésta hasta enero de 2015, cuando Rusia lanzó un ataque conjunto para retomar la ciudad, destruir al ejército ucraniano que había en ella y enviar un mensaje a los lugareños de que el gobierno ucraniano no podía protegerlos.

Debal’tseve, bajo control ucraniano, se presentaba como un saliente en el territorio controlado por los separatistas (Figura 5). Los BTGs rusos, equipados con los más modernos carros de combate T-80 y T-90, BMP-2s y BM-21 Grads, se establecieron junto a las brigadas mecanizadas separatistas en la mañana del 14 de enero de 2015. Luego atacaron para pinzar el saliente y destruir las fuerzas ucranianas que defendían Debal’tseve.19 El ataque tomó rápidamente la forma de asedio, mientras las tropas rusas y separatistas buscaban infligir un alto coste al ejército ucraniano y a la población civil de Debal’tseve que la ocupaba.

BRDM-2 del gobierno ucraniano en Debaltseve. Posee un blindaje de rejilla contra las cargas huecas. Su escaso blindaje lo hace muy vulnerable en el combate urbano. REUTERS/Gleb Garanich.

Las fuerzas ucranianas, cerca de 8.000 hombres, compuestas principalmente por la 128ª Brigada Mecanizada y el Batallón de Voluntarios de Donbáss, fueron ubicadas en trincheras y posiciones alrededor de la ciudad a la vez que controlaban la infraestructura vital de Debal’tseve. 20 En las primeras horas del 14 de enero, los soldados ucranianos oyeron el ominoso zumbido de los drones de reconocimiento rusos, que les sobrevolaban justo antes de que la artillería y los cohetes impactaran en sus posiciones. Los ataques de las fuerzas acorazadas rusas seguían inmediatamente a los de la artillería y cohetes. Los ucranianos buscaron refugio en sus trincheras mientras intentaban gestionar la situación.

Los ataques rusos y separatistas persistieron de una manera similar durante una semana – el asedio se caracterizó por el bombardeo indiscriminado de la ciudad con los lanzacohetes BM-21 y 9A52-4, mezclado con fuego de artillería y ataques blindados contra las posiciones ucranianas. Mientras los drones rusos patrullaban en busca de objetivos, los Spetsnaz, Glavnoye Razvedyvatel’noye Upravleniye (GRU) y tropas vestidas de paisano, ayudaban en la adquisición de objetivos y reconocimiento local.

Los bombardeos indiscriminados de la artillería devastaron Debaltseve. Maxim Shemetov-REUTERS

Profundamente conscientes de la situación ucraniana fuera de la ciudad y el impacto en la población civil dentro de ésta, las fuerzas rusas comenzaron a bombardear implacablemente Debal’tseve, mientras estrechaban más el cerco a la ciudad. En busca de exacerbar aún más la situación, las fuerzas rusas y separatistas cortan el acceso a la electricidad, calefacción y agua tanto en la misma Debal’tseve como alrededores el 22 de enero, lo que resulta en un rápido empeoramiento de las condiciones de vida de la población civil de la ciudad.21 En pocos días, 8.000 civiles huyeron de la ciudad, y otros 6.000 civiles murieron durante los combates por Debal’tseve.22

Las fuerzas rusas y separatistas controlaban ambos flancos del saliente de Debal’tseve y estaban a punto de pinzar el saliente, convirtiéndolo en una bolsa el 1 de febrero de 2015.

La 128ª Brigada Mecanizada, el Batallón de Donbáss y otras fuerzas ucranianas todavía tenían acceso a sus cuarteles generales y a la base logística en Artemivs’k, al noroeste de Debal’tseve, a lo largo de la carretera M03. Los combates de baja intensidad persistieron desde el comienzo del mes hasta el 9 de febrero, cuando los contrarios se apoderaron de Lohvyne, la última ruta de abastecimiento de las fuerzas ucranianas en Debal’tseve.

La batalla de Debaltseve se intensificó entre el 10 de febrero y el final de la batalla, el 20 del mismo mes. El 10 de febrero, las fuerzas rusas lanzaron dos ataques alrededor de la ciudad, buscando cerrar el círculo alrededor de las fuerzas ucranianas, lo que resultó en 19 soldados ucranianos muertos y 78 heridos. De esta manera, las fuerzas ucranianas fueron aisladas en Debal’tseve.24

Finalmente las fuerzas rusas negaron el acceso a la carretera M03, la arteria entre Debal’tseve y el territorio controlado por el gobierno ucraniano y el HQ operacional en Artemivs’k. El 11 de febrero los rusos lanzaron ataques con cohetes desde Debal’tseve a la sede del gobierno y del ejército en Kramatorsk. También lanzaron ataques con los MLRS y piezas de artillería para negar el movimiento de las fuerzas ucranianas dentro o fuera de la ciudad. En este punto de la batalla, las fuerzas ucranianas se encontraron verdaderamente aisladas y físicamente incapaces de escapar del cerco.

Rusia, buscando explotar el éxito de sus recientes acciones ofensivas, desplegó ese mismo día dos BTGs más del SMD, que consistían en más de 100 tanques, Boyeva Mashina Pekhoty (BMPs) y MLRS. El acuerdo de Minsk II, que debía reducir las operaciones militares en Debal’tseve, se alcanzó el 12 de febrero. Sin embargo, Rusia ignoró el acuerdo, y sus fuerzas continuaron atacando sin compasión a las fuerzas ucranianas que mantenían sus posiciones defensivas alrededor de Debal’tseve.25

Lanzacohetes múltiples BM-21 Grad de los separatistas castigando las posiciones gubernamentales con sus proyectiles de 122mm en Debaltseve.

El 13 de febrero, las fuerzas rusas lanzaron ataques con cohetes desde Debal’tseve a posiciones ucranianas en Artemivs’k. Mientras llevaban a cabo ataques con fuego indirecto desde las afueras de la ciudad, BTGs rusos, y brigadas y batallones mecanizados separatistas continuaron castigando las posiciones defensivas ucranianas. Además, BTGs rusos lanzaron salvas de cohete continuamente contra Debal’tseve, destrozando la ciudad. Entre el 13-17 de febrero, los ucranianos realizaron pequeños intentos para romper el cerco, pero no pudieron reunir las fuerzas suficientes para atravesar las posiciones rusas. Lo que es más, el control ruso de la carretera M03, que vinculaba el HQ táctico avanzado de Ucrania en Artemivs’k con Debal’tseve, negó al gobierno ucraniano la posibilidad de aliviar sus fuerzas cercadas en Debal’tseve.

Rusia, al apreciar la debilidad de la situación ucraniana, inició su golpe de gracia. Las fuerzas rusas y sus aliados separatistas lanzaron un asalto a gran escala contra la ciudad el 17 de febrero de 2015.

Las fuerzas ucranianas, debilitadas por un mes de ataque continuo en las duras condiciones invernales, habían llegado a una situación límite, en la cual ya no podían mantener la posesión de la ciudad. Con la aprobación de su gobierno, las tropas ucranianas comenzaron la retirada de la ciudad. En la noche del 18 de febrero, cerca de 2.500 tropas ucranianas se habían retirado de Debal’tseve, dejando alrededor de 4.500 soldados todavía en la ciudad y alrededores. A la noche siguiente, el 90 por ciento de las fuerzas ucranianas se habían retirado, y a mediados del día 20 de febrero de 2015, Debal’tseve cayó oficialmente en manos de Rusia y las DPR/LPR.26

La retirada de Debal’tseve no se suponía que iba a ser una retirada con combates, sino de manera pacífica a lo largo de un pasillo predispuesto. De manera similar a la acción rusa durante la batalla de Ilovaisk, las tropas rusas no respetaron el acuerdo de retirada pacífica. En su lugar atacaron a los ucranianos a lo largo del corredor. Éstos se vieron obligadas a huir de las carreteras, abandonando sus vehículos y escapando a pie. Durante esta retirada, las tropas rusas destruyeron innumerables vehículos de combate ucranianos y capturaron cerca de 100 soldados.

La batalla por el control de Debal’tseve destruyó la 128ª Brigada Mecanizada y el Batallón de Donbáss como unidades de combate. Las pérdidas ucranianas totalizaron 300 muertos y 700 heridos. Las pérdidas rusas y separatistas son mucho más difíciles de definir, ya que Rusia sigue negando cualquier implicación en la batalla.27

CONTINÚA EN LA SIGUIENTE PÁGINA

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Solve : *
26 × 27 =