El Grupo Táctico de Batallón ruso (BTG) es una organización táctica modular creada a partir de una brigada del Ejército Ruso para desplegar una fuerza de combate a zonas del conflicto. Los BTGs fueron frecuentemente eficaces en combate en Ucrania entre el 2013 y 2015, pero en varias ocasiones, los BTGs fueron derrotados tácticamente por unidades ucranianas del ejército regular, a pesar de la superioridad rusa en potencia de fuego, guerra electrónica (EW) y defensa antiaérea (ADA). Derrotar al Grupo Táctico de Batallón Ruso

 

Este artículo investiga las debilidades que permitieron a las unidades del ejército ucraniano derrotar BTGs rusos y describe las tácticas que una Brigade Combat Team (BCT) puede emplear para crear oportunidades similares para derrotar tácticamente a un BTG si se requiere en un futuro conflicto.

 

Generalidades del Concepto 

El imperativo estratégico del BTG es controlar el terreno1 para influir en las negociaciones posteriores al conflicto. Cuando sea posible, el comandante del BTG empleará sus medios ofensivos para causar bajas al enemigo y para presionarle a unas negociaciones, pero debe también preservar su propia fuerza ya que no puede recuperarse operacionalmente y las bajas son estratégicamente costosas.

Las milicias pro-rusas realizan una labor similar en algunos aspectos a las antiguas tropas del Ministerio del Interior Ruso, en la actualidad, Guardia Nacional de Rusia. En la imagen un separatista pro-ruso en la ciudad de Snizhnye, en Ucrania oriental el 12 de junio de 2014.

Para preservar el poder de combate, los BTGs emplean una fuerza de unidades paramilitares locales como fuerzas proxy para asegurar el terreno2 y proteger3 al BTG de ataques directos e indirectos. Aunque las derrotas tácticas rusas eran infrecuentes y terminaron típicamente en un estancamiento operacional más que una derrota decisiva, los éxitos del ejército regular ucraniano existen en número suficiente para sugerir que las BTGs rusas presentan vulnerabilidades tácticas que pueden ser explotadas por los comandantes de BCT:

  • Escasez en las fuerzas de maniobra disponibles, especialmente en infantería, lo que limita significativamente las capacidades de maniobra rusas. Los BTGs no pueden concentrarse en realizar operaciones ofensivas, y simultáneamente mantener el flanco y la retaguardia seguras. También presentan problemas a la hora de concentrar su artillería contra ataques desde múltiples direcciones.
  • Las limitaciones de Mando y Control (C2) requieren que el comandante del BTG concentre sus recursos de mando y de inteligencia para dirigir los ataques y fuego indirecto. Estos recursos se emplean selectivamente para sustituir las maniobras ofensivas, y no están disponibles en todo el área de responsabilidad del BTG y pueden ser saturados por tácticas agresivas de dispersión y desplazamiento.
  • Los BTGs no pueden regenerar rápidamente el poder de combate sin canibalizar otras unidades en el teatro de operaciones o guarnición. Una vez que los equipos y las unidades sean degradadas por las bajas, perderán rápidamente efectividad hasta que se reconstituyan completamente. Frente a una amenaza creíble, los recursos de maniobra y apoyo probablemente serán retirados y conservados para su uso futuro.

 

Concepto en la práctica

Aunque algunos sistemas de los BTG son tecnológicamente superiores al equipo estadounidense, el BTG no tiene la capacidad de observar, apuntar y atacar a la BCT simultáneamente a través de un frente amplio. No sólo una BCT puede maniobrar tres veces más formaciones de forma sostenible, sino que la naturaleza descentralizada del sistema de mando de Estados Unidos permite a cada formación maniobrar simultáneamente, independientemente del mando a nivel de brigada.

Los jefes del BCT pueden maniobrar contra las vulnerabilidades de los BTGs, evitando despliegues estáticos que permitan al comandante del BTG seleccionar, preparar y ejecutar ataques limitados. Las capacidades del BTG son extremadamente letales cuando se concentran en unidades individuales, pero disminuyen rápidamente frente a maniobras realizadas a un ritmo alto o defensas en profundidad, porque un BTG no puede realizar misiones de economía de fuerza. En cambio, las BCTs americanas tienen ventajas asimétricas en la maniobra y el sostenimiento, que se pueden utilizarse contra un BTG. Para derrotar a un BTG, hay que aumentar la incertidumbre y moldear el campo de batalla para “quemar más calorías” saturando los sistemas y el personal más valioso del mando de un BTG. Una vez que se inicien las hostilidades, hay que atacar desde múltiples frentes para destruir su fuerza de maniobra, desplazar su mando de misión, EW y potencia de fuego, y apoderarse de su terreno.

Tabla 1.

 

Control del terreno

El Ejército Ruso desplegó BTGs para controlar el terreno. En los primeros meses de la crisis ucraniana de 2013, las fuerzas del ejército regular de Ucrania derrotaron en gran medida a las milicias separatistas en Donetsk y Luhansk, al este del país. Para evitar la catastrófica derrota del movimiento separatista, las unidades del Ejército Ruso entraron en el escenario, lograron sorpresas tácticas y operacionales, y destruyeron un gran porcentaje de la fuerza de maniobra regular de Ucrania. Militares rusos, Inteligencia y contratistas privados apoyaron a las milicias locales. Ucrania movilizó sus reservas y luchó contra la fuerza ruso-separatista hasta llegar a un punto muerto en 2014. En la primavera de  2015, ambas partes firmaron el protocolo de Minsk II de cese de fuego, y los combates se redujeron a ataques ocasionales de francotiradores, artillería y EW.

Las brigadas del ejército regular de Rusia desplegaron con asiduidad la mitad de su personal y equipo al teatro ucraniano en forma de BTGs. Un BTG tenía la ayuda y recursos de la brigada entera, pero tenía solamente un batallón de infantería mecanizada, complementada a menudo por una compañía de tanques y artillería lanzacohetes adicionales.4 (Figura 2.) El personal y equipo restantes permanecían en la guarnición de la brigada. Una tercera parte de los soldados desplegados eran soldados profesionales de la alta calidad (reclutados voluntariamente), que fueron reclutados para ser el NCO Corps de un ejército ruso modernizado y profesional. Sirvieron sobre todo en acciones de combate, de EW y de fuego.

La artillería está compuesta por MLRS y obuses autopropulsados. El número de baterías es de dos o tres.

Las unidades de apoyo consistieron principalmente en soldados reclutas de menor calidad. Esta distinción es importante: los conscriptos debían ser supervisados continuamente incluso para las tareas más simples, y rara vez se utilizaron en combate.

La segunda cuestión era que el ejército ruso tenía demasiados pocos soldados profesionales para encarar la estructura actual y futura de la fuerza. Las altas bajas en Chechenia y Georgia redujeron significativamente el reclutamiento de voluntarios. El liderazgo militar ruso quería evitar una situación similar en la que las altas bajas en Ucrania podrían seguir reduciendo el nivel de reclutamiento. Como resultado, aunque el BTG representa el mejor personal que una brigada rusa puede desplegar, dos tercios del personal desplegado son inadecuados para el combate cercano, y la tercera parte restante, preparada para el combate, es demasiada valiosa para arriesgarla innecesariamente.5

En la doctrina de la guerra híbrida, una nación emplea fuerzas militares regulares (unidades militares organizadas, activas y uniformadas de manera oficial) para “resolver contradicciones” durante una guerra para moldear la resolución posterior al conflicto.6 En la crisis de Ucrania de 2014, la contradicción fue que tanto el gobierno nacional ucraniano como las repúblicas separatistas del pueblo reclamaban administrar la misma región geográfica. Aunque la inteligencia rusa, las fuerzas especiales y las pequeñas unidades de artillería habían apoyado a las milicias separatistas desde la anexión de Crimea en 2014, las fuerzas regulares organizadas como BTGs no se comprometieron hasta que el éxito táctico ucraniano en julio y agosto amenazó con derrotar por completo a los separatistas, restablecer la frontera internacional y retomar el gobierno local.

De manera similar a las intervenciones militares expedicionarias de Rusia en Moldavia (1990), Serbia (1998) y Georgia (2008), Rusia envió una fuerza regular organizada como BTGs al teatro ucraniano para asegurarse de que Rusia controlaba suficiente terreno para conseguir una posición de negociación favorable. A diferencia de las campañas anteriores, los BTGs enviados a Ucrania tenían pocas fuerzas de maniobra y se tuvo que confiar en paramilitares proxies para asegurar el terreno necesario.

 

Golpear desde atrás

Los BTGs suelen atacar tras una fuerza proxy porque su imperativo estratégico es controlar el terreno para influir en las negociaciones posteriores al conflicto. Cuando sea posible, el comandante de BTG empleará sus recursos ofensivos para causar bajas, presionando a su oponente para sentarse a negociar, pero debe también preservar su propia fuerza porque no puede ser regenerado operacionalmente y las bajas son son estratégicamente costosas.

Aunque el BTG se despliega con un gran complemento de unidades de apoyo, sólo un batallón reforzado de fuerza de maniobra está disponible para el comandante del BTG. Para compensar la escasez de fuerzas de maniobra, y para preservar el poder de combate, los BTGs emplean unidades paramilitares locales para asegurar el terreno y proteger los BTG de ataques directos e indirectos. Estas unidades están conformadas por milicias locales, veteranos voluntarios rusos y mercenarios que defienden la vanguardia e infraestructura crítica.

Esta fuerza de protección es también la fuente de la libertad de maniobra del BTG – su presencia libera a los soldados de la fuerza de maniobra del BTG de las misiones de seguridad, los protege de ataques y permite al comandante del BTG tanto la libre circulación al punto desde donde se realizará el ataque, así como el tiempo necesario para preparar el campo de batalla para este ataque. Cuando se identifican las oportunidades para atacar a las fuerzas ucranianas o si las fuerzas proxies son atacadas, el BTG puede emplear fuego indirecto desde detrás de la fuerza de protección para destruir a su adversario con un riesgo mínimo para la fuerza regular.

Las operaciones en un BTG físicamente y geográficamente se concentran alrededor del mando. Este es el que solicita la información, decide el curso de la acción y luego dirige personalmente el empleo de las fuerzas, a menudo utilizando un mapa físico. Esta concentración geográfica del liderazgo tiene el beneficio adicional de reducir la firma y tráfico electrónico del HQ del BTG, pero creará una firma física que se puede observar a través del reconocimiento aéreo.

Una vez que se emite el plan, la falta de common operating picture (COP) a nivel de pelotón limita la flexibilidad del BTG y la capacidad de su comandante para difundir rápidamente las actualizaciones sobre el enemigo, cambiar las órdenes de las subunidades y comunicarse con las unidades adyacentes. Las comunicaciones entre las fuerzas del BTG y los paramilitares son particularmente tenues. Los jefes de los paramilitares dijeron que usaban teléfonos móviles, teléfonos satelitales o radios sin encriptar para comunicarse con el HQ del BTG.

El sistema Andrómeda-D mejorará la COP de las unidades aerotransportadas rusas, como así lo hará el ESU-TZ en las unidades regulares.

No hubo reportes de equipos de enlace asignados permanentemente. La estructura C2 (Command & Control) del BTG tiene así una excelente cohesión de mando, pero puede ser vulnerable a incursiones, contraataques y otros movimientos sorpresa porque la dependencia en el C2 limita la capacidad de las unidades subordinadas de entender y reaccionar ante los circunstancias cambiantes.

Los BTGs son excelentes en la combinación de medios de recolección de información de gran calidad, tales como sistemas aéreos no tripulados (UASs), inteligencia electrónica e inteligencia humana por parte de partisanos (HUMINT). Pero todas estas plataformas tienen una capacidad limitada, por lo que el BTG los conserva y concentra para llevar a cabo la preparación de inteligencia del campo de batalla (Intelligence Preparation of the Battlefield, IPB) para los posteriores ataques. Para coordinar estos medios, El C2 del BTG necesita ubicar adyacentemente a las compañías de maniobra, e inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) en zonas de reunión tácticas (TAA), que se convierten en objetivos de alta rentabilidad. Esta necesidad de reunir tan cerca a las unidades, también limita el área geográfica que estos medios de alta capacidad pueden afectar en el campo de batalla en base a su alcance desde el TAA. Por consiguiente, la cobertura ISR fuera del área de vigilada es limitada, y los recursos ISR no se utilizan habitualmente en un rol de protección general para la fuerza paramilitar.8

Los BTGs disponen de una brigada de artillería de apoyo que supera en alcance y potencia de fuego a las BCTs norteamericanas, pero los BTGs tienen solamente un batallón reforzado de observación. Esto es importante porque un BTG no tiene el complemento normal de personal a pie y en vehículo que normalmente serviría como observadores avanzados. Por tanto las plataformas ISR deben de cumplir una doble función como observadores avanzados, o el personal de maniobra debería avanzar hacia la línea de contacto (LOC) para coordinar el fuego indirecto. Los BTGs asumen que la superioridad en artillería y defensa aérea les da la libertad de emplear fuego de largo alcance cuando se tiene contacto visual o electrónico, sin considerar los daños a la infraestructura o los civiles. La superioridad táctica que da la artillería al BTG, le otorga la confianza necesaria para permanecer en el mismo lugar, y proporciona al BTG un fuego indirecto de apoyo constante.

Strelets. Este sistema portátil de gestión de información puede trabajar en conexión, no solo con otras unidades de combate a pie, sino con UAVs como el Orlan-10, radares, elementos de designación de objetivos, etc, creando una imagen del campo de batalla mucho más completa y fácil de gestionar.

Las cuatro compañías de maniobra del BTG no pueden ser utilizadas para la seguridad de flancos y retaguardia, pero pueden proporcionar seguridad local y a los convoyes de las unidades de habilitación y apoyo. Los BTGs son desplegados desde el acuartelamiento con cerca de 200 soldados de infantería en cuatro compañías de maniobra. Según los manuales del ejército ruso, en campaña se pueden requerir hasta un 50 por ciento de soldados de infantería para la seguridad local y tareas administrativas rutinarias. Esto deja relativamente pocos soldados de infantería disponibles para los pelotones en vehículos. Los pelotones son normalmente organizados ad hoc y están incompletos, lo que los hace menos efectivos e independientes. Para el enemigo, también significa que necesitan causarles menos bajas para neutralizar estos pelotones rusos. Los tanques y BMP disponibles son afectados en menor medida, pero el mantenimiento rutinario reduce también la disponibilidad de la fuerza del BTG de 50 vehículos de combate blindados.

La falta de infantería hace que los comandantes de BTG prefieran aislar a la infantería enemiga en posiciones fuertes en las ciudades, dando lugar a asedios prolongados, en lugar de asaltar la ciudad para derrotarlos, como hicieron en Grozny (1999) o los norteamericanos en Fallujah (2004).9 Los BTGs abordan este déficit incorporando infantería ligera de las milicias locales. Desafortunadamente, las milicias son difíciles de coordinar, mover y sostener en la ofensiva, incluso en la defensa, coordinar, apoyar y sostener a los milicianos, supone una carga para el sistema de mando y los recursos disponibles. Por estas razones prácticas y las cuestiones estratégicas discutidas anteriormente, los comandantes rusos en Ucrania eran reacios a arriesgarse a emplear la infantería regular y los vehículos de combate mecanizados. En vez de ejecutar la maniobras de armas combinadas (CAM) para vencer a las inferiores fuerzas ucranianas, los BTGs rusos prefirieron intensificar el contacto, emplear la artillería cuando fuera posible y emplear los tanques solamente después de un reconocimiento minucioso.

De muchas maneras, los BTGs personifican la protección individual moderna del vehículo y el soldado. Los tanques y BMPs de los BTG están equipados con múltiples sistemas de protección activa y blindaje reactivo, que convierten en ineficaces a los lanzacohetes contracarro lanzados desde el hombro de los Estados Unidos. El ejército ucraniano informó del éxito usando equipos de tanques a la hora de destruir los T-72B3s rusos en varias ocasiones. Pero fueron necesarios impactos múltiples para acabar con el blindaje reactivo de los tanques.

La infantería de los BTGs dispone de chalecos y cascos balísticos modernos – incluso las unidades paramilitares fueron equipadas con cascos básicos y de protección para el torso. Las fuerzas rusas también utilizaron para su protección, el terreno, así como trincheras. En 2014, las batallas se centraron en el control de las grandes infraestructuras urbanas, donde los pequeños equipos de infantería confiaron en posiciones improvisadas de escombros para protegerse de fuego de fusilería y de artillería. A medida que la LoC se consolidó en 2015, las posiciones excavadas con cobertura aérea, líneas de trincheras de comunicación, bunkers y otros tipos de abrigos se convirtieron en la norma para ambos bandos del conflicto.

Finalmente, el rey de todos los medios de protección rusos es su sistema integrado de defensa aérea (IADS). Aunque la ADA rusa no fue empleada contra aviones de combate o bombarderos, el ejército ucraniano perdió seis helicópteros y un avión de transporte a comienzos del conflicto debido a la buena coordinación de los sistemas rusos. También, los MANPADS estaban por doquier a todos los niveles de las unidades regulares.

Sistema Pantsir-S1 del Ejército Ruso desplegado a muy escasa distancia de la frontera con Ucrania. Destaca por su movilidad, capaz de dar protección a los BTG con sus dos cañones de 30mm y 12 lanzadores de misiles de corto alcance (hasta 35 Km). A su lado otro sistema SAM, el Tor, de corto alcance y mayor movilidad táctica gracias a sus cadenas. Rusia dispone de unos medios SHORAD muy superiores a los norteamericanos.

No hubo informes de equipos de protección química, biológica, radiológica y de guerra nuclear (CBRN) desplegados en Ucrania y no hay informes de uso CBRN en el conflicto.

El mantenimiento de los BTG era normalmente ad hoc y realizado desde largas distancias. El personal de reemplazo, equipo y piezas fueron traídos principalmente de las unidades restantes que permanecían en sus acuartelamientos, que podían estar a más de 500 kilómetros del BTG. Esto permite que la brigada reponga al BTG, pero no es viable a un sostenimiento regular a largo plazo. Los suministros consumibles llegaron a los almacenes del HQ del WMD (dos niveles por encima de la brigada, similar a un HQ del U.S. Corps) y luego fueron entregados directamente al comandante adjunto del BTG para su distribución.

Los BTGs se pueden desplegar rápidamente desde sus acuartelamientos por ferrocarril. Sin embargo, para la logística de campaña, el BTG requiere de una red de caminos y puentes, pues sus camiones ligeros no tienen la misma movilidad que sus vehículos de combate. Los paramilitares distribuyen los suministros utilizando vehículos privados de movilidad (limitada) variable. Una carencia de apoyo logístico táctico podría haber evitado que los BTGs rusos hubieran perseguido a las unidades ucranianas derrotadas, que eran a menudo eran capaces de reconstituirse a menos de 50 kilómetros de la antigua LoC. Sanitariamente, los BTGs tienen muy pocos profesionales médicos para evacuación (MEDEVAC) así como medios para tratamiento en campaña. Su incapacidad para conseguir rápidamente tratamiento médico avanzado para los soldados heridos aumentó las muertes por culpa de las heridas, lo que tenía un efecto psicológico grande, lo que hacía a los comandantes más reacios a asumir riesgos, y reduciendo una de las capacidades del BTG para regenerar el poder de combate.

Medevac de Kazan Aggregate Plant. Estos medios son muy escasos en el Ejército Ruso. Ha de hacerse una fuerte inversión para reducir las posibles bajas entre los heridos.

En Resumen, un BTG no es una formación de la maniobra en el sentido tradicional; no se acercará a su enemigo para destruirlo a través de la potencia de fuego y la maniobra. En su lugar, es un proveedor de medios a unidades paramilitares relativamente estáticas que, a su vez, actúan como una fuerza de protección para el BTG y niegan el acceso del personal enemigo a las zonas geográficas que el BTG tiene asignadas para su control. Sin embargo, el BTG es capaz de realizar ataques extremadamente letales contra su adversario y ejecutará esos ataques siempre que la garantía del éxito sea alta y el riesgo para el personal y material del BTG sea bajo. Con esto en mente, las BCTs norteamericanas deben emplear tácticas que hagan que una o dos de las cosas mencionadas anteriormente mencionado, inviable.

CONTINUARÁ EN UNA SEGUNDA PARTE

 

 

Notas:

1 “Control,” Field Manual (FM) 3-90-1, Offense and Defense Volume 1: Una misión táctica que requiere que el jefe de la unidad mantenga la influencia física sobre un área especificada para prevenir su uso por el enemigo o para crear las condiciones necesarias para la realización de operaciones exitosas.
2 “Secure,” FM 3-90-1: Una misión táctica que implica impedir que una unidad, instalación o zona geográfica resulte dañada o destruida como resultado de la acción enemiga.
3 “Guard,” FM 3-90-1: Una misión de seguridad para proteger a la fuerza principal combatiendo para ganar tiempo, mientras que también se realizan labores de observación y reportar la información, previniendo la observación del enemigo, así como el fuego directo contra la unidad principal.
4 Dr. Lester W. Grau and Charles K. Bartles, Military Review, Fort Leavenworth, KS: FMSO, 2016. Las páginas 49-53 tratan sobre la formación de los BTGs y analizan el mando y estrategia detrás de un BTG en profundidad.
5 Ibid. Las páginas 20-23 discuten las diferencias entre los soldados profesionales (voluntarios) y conscriptos (leva obligatoria) en el Ejército Ruso.
6 Charles Bartles, Military Review, FMSO, artículo sobre la doctrina Gerasimov, http://usacac.army.mil/CAC2/MilitaryReview/Archives/English/MilitaryReview_20160228_art009.pdf.
7 En estos videos entrevistan a dos comandantes separatistas en primera línea, Motorola y Givi, y son importantes para observar la organización, equipo, tácticas, técnicas y procedimientos de los separatistas ucranianos: https://youtu.be/xP_ozv0qgXU, and https://www.youtube.com/watch?v=OEriH__M6AI.
8 Descargo de responsabilidad: gran parte de este análisis es mi opinión de “leer entre líneas”. La idea de que los medios del BTG no se utilizan para proteger a la fuerza de protección viene de la lectura de testimonios ucranianos tales como “estábamos vigilando nuestra posición y oímos un UAV – de repente las radios dejaron de funcionar y empezamos a recibir fuego de artillería”. Lo que nunca leí o vi fueron testimonios semejantes a “aquí estamos bajo vigilancia constante – los UAVs rusos nos controlan cada día u ocasionalmente dirigen fuego sobre nuestra posición”. Por lo tanto, concluyo que los medios ISR no se utilizan regularmente para la vigilancia rutinaria sino para apoyar ataques específicos.
9 U.S. Army Training and Doctrine Command (TRADOC), G-2 ACE Threats, “[TTR] Report on Russia,” July 2015. El informe describe el ejército actual de Rusia y analiza las operaciones de combate en Georgia, Crimea y Ucrania. La sección de Ucrania informa específicamente sobre la batalla por el aeropuerto de Donetsk.

 

Artículo original (Defeating the Russian Battalion Tactical Group) traducido de la revista Armor Spring 2017.

 

Autor: CPT Nic Fiore is a graduate student at Dartmouth-Tuck University, pursuing a master’s of business administration degree as part of the Advanced Civil Schooling Program. Previous assignments include reconnaissance-platoon leader, 4 thSquadron, 2ndCavalry Regiment, Diyala, Iraq; Mobile Gun System platoon leader, 4th Squadron, 2nd Cavalry, Vilseck, Germany; battalion assistant S-3 (current operations), 4-2 Cav, Kandahar, Afghanistan; battalion assistant S-3 (plans), 4-2 Cav, Vilseck, Germany; and tank-company commander, Company C, 2nd Squadron, 12th Cavalry Regiment, 1st Armored Brigade Combat Team, 1st Cavalry Division, Fort Hood, TX. CPT Fiore’s military schools include Airborne School, Basic Officer Leadership Course), Armor Basic Officer Leadership Course, Combatives Level 1, Maneuver Captain’s Career Course, Ranger School and air-assault school. CPT Fiore holds a bachelor’s of science degree in civil engineering from U.S. Military Academy, West Point. CPT Fiore’s awards include the Bronze Star and the Meritorious Service Medal. After graduation in June, he will return to the active-duty Army line for major key-developmental time.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here