Corea del Sur y Estados Unidos intentarán desplegar un portaaviones nuclear, un bombardero estratégico y otros activos potentes en la península coreana, en respuesta a la reciente prueba nuclear norcoreana, ha dicho este lunes el Ministerio de Defensa de Seúl. Posible despliegue de portaaviones y bombarderos norteamericanos en Corea del Sur 

En su informe ante el comité parlamentario de defensa, el ministerio también dijo que el Ejército llevará a cabo este mes un ejercicio militar con fuego real, que involucra el uso de un misil guiado aire-tierra Taurus lanzado desde un caza F-15K.

Los misiles, que poseen un alcance de 500 kilómetros, pueden lanzar ataques de precisión en las principales instalaciones norcoreanas.

Las medidas de demostración de fuerza fueron reveladas un día después de que Corea del Norte llevase a cabo lo que afirma haber sido el ensayo exitoso de una bomba de hidrógeno capaz de ser cargada en un misil balístico intercontinental (ICBM, según sus siglas en inglés), elevando considerablemente las tensiones militares en la península coreana dividida.

En el informe parlamentario el ministerio también dijo que ha detectado continuamente señales de preparativos en el Norte para realizar lanzamientos de misiles balísticos.

El ministerio añadió que, a fin de demostrar que ha conseguido un vector que puede alcanzar el territorio estadounidense, el Norte podría realizar el lanzamiento de un misil balístico intercontinental (ICBM).

En cuanto a la prueba nuclear norcoreana del domingo pasado, el ministerio estimó que la potencia de la explosión fue de unos 50 kilotones, mucho más potente que la previa, realizada en septiembre del 2016, estimada en unos 10 kilotones. Un kilotón equivale a 1.000 toneladas de TNT.

Fuente: Yonhap.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here